Deportes

Locos por el ‘running’, incluso en verano

El 'running' es un fenómeno en auge practicado por miles de personas en todo el mundo

Se puede practicar en verano siempre y cuando se cumplan varias precauciones

Locos por el ‘running’, incluso en verano

Que el running es un fenómeno en auge lo constata la cantidad de corredores que se ven por la calle. A cualquier hora del día, también de la noche, da igual la estación, llueva, nieve o haga calor. Y es en esta época donde se corre un mayor riesgo para la salud.

 Sin duda, es uno de los hábitos más saludables, fáciles y cómodos de practicar. Tan sólo se necesitan unas zapatillas y ropa confortable.

Es una de la actividad que permite disfrutar del aire libre, lo pueden practicar hombres y mujeres de todas las edades y condiciones. Y además es económico. “La gente se ha cansado de vivir el deporte a través de las pantallas de la televisión y en tercera persona; quiere ver qué se siente, sentir los resultados y experimentar sensaciones distintas”, afirma el fondista Chema Martínez, que ofrece una serie de consejos sobre la practica de este deporte, sobre todo cuando aprieta el termómetro.

Este hábito que nació como una corriente en Estados Unidos hace tres décadas, se ha expandido rápidamente por todo el mundo. Prueba de ello es el elevado número de runners que cada vez se inscriben con mayor afluencia en los maratones de todo el planeta.

Cada vez es más frecuente ver carreras o maratones en las grandes ciudades e, incluso, en pequeñas poblaciones. “Se corre, por ejemplo, para luchar de forma simbólica contra enfermedades poco conocidas o el 31 de diciembre, con la popular carrera de San Silvestre, para despedir el año”, señala el atleta.

Debido al éxito de este deporte, se organizan actividades innovadoras en las que cada vez participan un mayor número de seguidores. Una muestra de ello es el evento que organiza Discovery Max en el metro de Madrid para la madrugada del próximo domingo 28 de julio, en el que, por primera vez en la historia, cien participantes podrán vivir la experiencia de correr bajo tierra en una ciudad durante un recorrido de diez kilómetros.

Se calcula que más del 12% de la población española sale a correr con frecuencia. Se trata de una buena terapia para contrarrestar el nivel de vida ajetreado y estresante de las grandes urbes. Con el running, la excusa de la falta de tiempo no es válida, ya que todos podemos arañar unos minutos al día para correr. Es cuestión de tener ganas y planificarlo bien.

“Es uno de los deportes más agradecidos que hay; se dice que todo lo que le das, te lo devuelve, ya que rápidamente se notan los resultados”, asegura el citado deportista. Permite, además, conocer los propios límites, superarlos y convertirse poco a poco en la mejor versión de uno mismo. No es de extrañar que se haya convertido en un fenómeno con cada vez más seguidores, y que sea una adicción para muchos.

Lo que se debe (y no se debe) hacer cuando aprieta el calor

En pleno verano y, sobre todo, en vacaciones, ¿qué debe hacer la gente que ha estado practicando este deporte durante todo el año? El reconocido atleta Chema Martínez, uno de los mayores fondistas españoles de la historia, ofrece una serie de consejos a seguir.

Continuar la rutina. Es importante no abandonar nunca el hábito del deporte. Para alguien que practica running con asiduidad, sufrir una semana de inactividad física le supondría perder un 10% de todo lo ganado, y luego es muy difícil volver a recuperarlo. Las vacaciones son un periodo para descansar y desconectar, pero no por ello debemos descuidarnos.

Trabajar nuevos músculos. Los destinos vacacionales más habituales son la playa y la montaña, y ambos lugares ofrecen una oferta deportiva más que suficiente. Deportes como el remo, el voleibol playa o el barranquismo son casi imposibles de realizar el resto del año, y aprovechar las vacaciones de verano para experimentar con ellos, permite trabajar nuevos músculos y al mismo tiempo despejarse y olvidarse de la rutina sin perder la forma física. “La clave está en adaptar el deporte al medio físico en el que te encuentras”.

Beber mucha agua. El running se ha convertido en una forma de vida, y no hay que renunciar a él en los meses de verano, siempre y cuando se realice con precaución y de la forma correcta. Es primordial estar siempre hidratado. Con el aumento de las temperaturas son más frecuentes los peligrosos golpes de calor.

Sin correr riesgos. Pequeños detalles, como usar cremas y gafas solares, buscar rutas alternativas por la sombra, salir a correr cuando el sol está más bajo o intentar ir siempre acompañado, son de gran utilidad.

Preparado para parar. En el momento del entrenamiento, al sentir el más mínimo signo de fatiga o molestia, se debe bajar el ritmo de carrera y, si es necesario, parar.

Utilizar ropa adecuada. La ropa ha de ser transpirable debido a la sudoración, desechando las prendas de algodón o licra, y optando por el poliéster; y cuanto más claros sean los colores, mejor. El calzado debe estar siempre adaptado al terrero en el que se practica el deporte. No es lo mismo correr por la playa que hacerlo por un camino de tierra en la montaña.

Normas