Por la reforma energética del Gobierno

Fitch pone en revisión la solvencia de todo el sector energético español

Fitch pone en revisión la solvencia de todo el sector energético español

 La agencia de medición de riesgo Fitch ha amenazado con revisar a la baja la calificación crediticia de Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, Enel, Energías de Portugal (EDP) y Red Eléctrica de España (REE) y sus respectivas filiales, entre otras, tras la reforma energética aprobada por el Gobierno.

En un comunicado, la agencia de calificación sostiene que el nuevo paquete normativo anunciado el viernes por el Ejecutivo para resolver el problema del déficit de tarifa del sistema eléctrico afectará a los flujos de caja de estas empresas, al tiempo que limita sus inversiones.

Fitch pone de manifiesto el empeoramiento del entorno operativo para los servicios públicos en España, el recorte de los ingresos regulados, el creciente riesgo político que atraviesa el sector, así como la incertidumbre regulatoria y la efectividad real de estas medidas para atajar el desequilibrio que se genera en el sistema eléctrico cuando los ingresos son insuficientes para cubrir gastos.

En concreto, esta amenaza se extiende a Iberdrola y sus filiales, Gas Natural Fenosa y sus subsidiarias, la eléctrica italiana Enel y sus filiales, su participada Endesa y filiales, EDP y HC y REE, para la que no prevé una rebaja a pesar de que la compañía se verá a afectada por las medidas.

En la mayoría de los casos, Ficht subraya como dato positivo el impacto limitado de las medidas aprobadas, y como factores negativos el deterioro del entorno y la reducción de los flujos de efectivo.

Por otro lado, Fitch indica que, a pesar de la voluntad del Gobierno por resolver el desajuste del sistema, es poco probable que se revise la perspectiva negativa para el sector hasta que el problema del déficit de tarifa no se elimine en gran medida.

“Queda por ver si la nueva propuesta es más exitosa en la reducción del déficit de tarifa después de que las medidas reguladoras introducidas en 2012 y principios de 2013 no alcanzasen esa meta”, subraya la agencia, que señala como causas principales la debilidad de la demanda y la alta remuneración de las energías renovables.

Normas