Lado positivo del nuevo escenario económico

Luces (y sombras) en los mercados este verano

El Eurogrupo dejó ayer de lado las debilidades de algunos de sus socios más endebles

Las noticias económicas en EE UU ya se interpretan como buenas en los mercados

Asia sigue siendo un foco de tensión

El acuerdo alcanzado hoy entre Grecia y la troika -la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- servía de estímulo para las compras en renta variable.
El acuerdo alcanzado hoy entre Grecia y la troika -la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- servía de estímulo para las compras en renta variable. EFE

El Eurogrupo quiso ayer dejar de lado las debilidades de algunos de sus socios más endebles y desbloqueó la ayuda a Grecia, mientras que también hizo una lectura positiva de los avances en Portugal, a pesar de la crisis política que, de momento, parece haberse resuelto. Los inversores han preferido tomar el lado positivo del nuevo escenario económico y darse una tregua este verano, después de que las tensiones regresaran en junio.

Ya la semana pasada, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, inyectó una dosis de optimismo en las Bolsas europeas cuando se comprometió a mantener las políticas expansivas, al asegurar que los tipos de interés seguirán bajos “un largo periodo de tiempo”. Sus palabras (consideradas como un punto de inflexión en la entidad) despejaban una de las incógnitas que más incertidumbres estaban generando en los mercados, que sin embargo se enfrentan a otros retos durante el verano.

Crecimiento en EE UU vs. Estímulos de la Fed: Ya hace tres semanas que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos anunció la reducción de los estímulos monetarios durante los próximos meses. La decisión, aún intuida por los mercados, no tuvo una buena acogida en ese momento; más bien todo lo contrario (hubo pérdidas generalizadas en la renta variable y se tensionaron los bonos soberanos) y todavía sigue dando coletazos.

Las declaraciones cruzadas de varios miembros de la Fed acerca de cuándo es el mejor momento para levantar el programa de compra de bonos (85.000 millones de dólares al mes) y los datos macroeconómicos que se van conociendo arrojan más dudas si cabe entre los inversores. El viernes pasado, un dato de paro en EE UU mejor de lo esperado incrementó el nerviosismo sobre un posible adelanto de la retirada de estímulos.

La tensión se palpa en la volatilidad que domina los mercados, pero cada vez más está arraigando la idea de que puede que no sea tan malo que la Fed comience a reducir las líneas extraordinarias de liquidez, ya que en el fondo significa que la economía estadounidense de veras está empezando a remontar. "Todo hace pensar que los inversores comienzan a aceptar el hecho de que si la economía estadounidense comienza a crecer de forma sólida y sostenible y a generar nuevos puestos de trabajo eso, a la larga, es positivo aunque ello suponga que la Fed decida comenzar a retirar estímulos antes de lo inicialmente previsto", analizan desde Link Análisis.

Así, los expertos consideran que ha llegado el momento de que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, valore el escenario actual. El miércoles dará una conferencia y se publicarán las actas del de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC). Hay dos opciones, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España: que la Fed actúe con prudencia en el futuro o que esté sorprendida con la solidez de la recuperación norteamericana y considere que la política monetaria debe ser coherente con la evolución del escenario macro.

En opinión de Campuzano, “se mantiene que en septiembre la Fed puede decidir comenzar a reducir la compra mensual de deuda. Y como decía el propio Trichet, "nunca se puede descartar tener que tomar decisiones en el futuro". De esta forma, Bernanke siempre dejará la puerta abierta a tensionar más rápido de lo esperado si los datos siguen evolucionando a mejor”.

Compás de espera en Grecia y Portugal: Los mercados del Viejo Continente no han dudado en aplaudir el acuerdo alcanzado ayer entre el Gobierno heleno y su acreedor, la troika, sobre las políticas económicas y financieras necesarias para continuar su programa de ayudas al país, aunque ello signifique reconocer que existen más retrasos en la normalización de Grecia de lo que cabía esperar y hacen falta acometer ajustes adicionales.

Además, en Portugal, el primer ministro, Pedro Passos Coelho, ha sido capaz de reconducir la crisis que amenazaba con acabar con su gobierno de coalición tras haber alcanzado un nuevo acuerdo para el resto de la legislatura con sus socios en el ejecutivo, los democratacristianos del CDS.

“Así, los dos factores de incertidumbre política que amenazaban con reactivar la crisis de deuda soberana en la eurozona parece que están bajo control, algo que entendemos será celebrado por los mercados financieros de la región, tanto por la renta variable como por los mercados de bonos periféricos”, señalan desde Link Análisis. Asimismo, Renta 4 estima que la renta variable europea pueda verse favorecida por la entrada de flujos desde EE UU, una vez que ya existan pocas dudas de que la retirada de los estímulos monetarios sucedan primero al otro lado del Atlántico”.

Debilidad económica de la zona euro: Del mismo modo que el hecho de retirar la 'respiración asistida' en EE UU empieza a tomarse como positivo (aunque de primeras angustie a los mercados), el anuncio del BCE de dilatar los tipos bajos en el tiempo (que impulsaron inmediatamente las Bolsas) es una señal de que la economía del bloque del euro sigue muy debilitada y todavía necesita grandes apoyos. De hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte de una recuperación más lenta de lo previsto y revisará a peor sus previsiones de crecimiento, al tiempo que pide al BCE más medidas que apuntalen la recuperación.

Economías emergentes: Otro importante foco de tensión es Asia, con China en el punto de mira. La posibilidad de que se produzca una ralentización en el crecimiento de las economías emergentes, tal y como apuntan algunos indicadores económicos, es el talón de Aquiles de las Bolsas asiáticas. Es más, los pronósticos de crecimiento de la economía china se han revisado a la baja, e incluso algunos expertos no descartan que a principios de 2014 crezca por debajo del 7%.

Además, el FMI podría recortar los próximos días su pronóstico de crecimiento mundial ante la situación de las economías emergentes, según dijo este fin de semana la directora gerente del organismo, Christine Lagarde.

Por otro lado, China se enfrenta a una crisis de liquidez por las restricciones del crédito que ha anunciado el Gobierno con el fin de reequilibrar la economía.

Resultados empresariales: Ayer por la tarde, con Wall Street cerrado, Alcoa, como ya es habitual, dio el pistoletazo de salida a la presentación de los resultados trimestrales empresariales. El tercer mayor productor de aluminio del mundo ganó en el primer semestre 30 millones de euros, casi tres veces menos que en el mismo periodo del año anterior, aunque superó las expectativas de los analistas. Le seguirán los bancos JP Morgan Chase y Wells Fargo.

“Previo al inicio de la campaña, el número de "profit warnings" realizado ha sido muy superior al de trimestres anteriores, con lo que las perspectivas de que las compañías logren al menos cumplir objetivos de consenso son más elevadas”, sostienen en Renta 4.

Normas