Por primera vez en cinco años hay objetivos precisos de concesión de financiación

La banca da orden a las oficinas para abrir el grifo del crédito a pymes

El sector se ha comprometido a aumentar un 6% el nuevo crédito a empresas

Los balances de algunas entidades ya reflejan el cambio de tendencia

El presidente de la AEB, Miguel Martín, estrecha la mano del presidente de la CECA y CaixaBank, Isidro Fainé, ante el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.
El presidente de la AEB, Miguel Martín, estrecha la mano del presidente de la CECA y CaixaBank, Isidro Fainé, ante el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.

La maquinaria para la concesión de préstamos de la banca española vuelve a moverse. Tras cinco años de cerrojazo, el sector ha empezado a abrir el grifo del crédito para que la financiación llegue a las pequeñas y medianas empresas.

“Por primera vez desde 2008 hemos fijado objetivos específicos a nuestras oficinas para que se vuelvan a conceder créditos a pymes”, explica el máximo responsable de la red de sucursales de una entidad mediana. “Hemos redefinido la política de riesgos para que lleguen más préstamos a las empresas, especialmente en cuanto a la financiación de su activo circulante”, apunta.
Esta situación se está repitiendo en otras entidades del sector, que han marcado la concesión de préstamos como uno de los objetivos prioritarios para este ejercicio.

El compromiso con el crédito a pymes quedó plasmado hace dos semanas con un acuerdo entre el Gobierno y las patronales bancarias (AEB y CECA) por el que la banca española deberá aumentar durante este ejercicio en 10.000 millones de euros el saldo de nuevas operaciones de financiación a empresas (para préstamos de una cuantía inferior a un millón de euros, esto es, los que van destinados especialmente a pequeñas y medianas empresas).

Este tipo de financiación ha venido cayendo de forma imparable durante los cinco años de crisis económica:desde los 394.000 millones de euros que la banca ofreció a las empresas en 2007 a los 146.000 millones de 2012. En caso de que las entidades financieras cumplieran con el objetivo pactado, las nuevas operaciones para empresas deberían sumar al cierre de año 156.000 millones, lo que supondría un avance del 6,1%, frente a las desplomes del 25%, 19% y 17% registrados en los tres últimos ejercicios.

Los balances de algunas entidades ya empiezan a indicar el incipiente cambio de tendencia en la concesión de préstamos a pymes. Banco Sabadell ha mejorado un 13% los créditos a empresas durante los cuatro primeros meses del año, hasta alcanzar los 2.800 millones de euros, con lo que ya se han superado ampliamente los objetivos fijados en su estrategia “Plan Crecimiento”. Su objetivo es conceder 9.000 millones de euros de nueva financiación a empresas durante el conjunto del ejercicio. En cuanto a la intermediación de créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), la entidad ha aumentado su cuantía en 2013 un 35%, hasta los 1.029 millones de euros, y ya tiene una cuota del 36%.

La mejoría en la situación del sector financiero (tras la recapitalización de las entidades más débiles y la mejora global en el acceso a fuentes de financiación), junto con la percepción de que el declive de la economía española ha tocado fondo explican el cambio de tendencia en la financiación a pequeñas y medianas empresas, muy incipiente aún. “También ha sido clave las fuertes presiones recibidas por parte del Gobierno y del Fondo Monetario Internacional [FMI] para que aumentemos los créditos a pymes”, explican en uno de los grandes bancos españoles.

La posición del FMI

El jefe la misión del FMI para España, James Daniel, recordaba ayer que “el crédito es uno de los principales problemas que tiene España” y exigió al Banco de España y al Gobierno que sean “proactivos para acabar con las limitaciones en el acceso a la financiación”. 

El máximo responsable de los inspectores también apuntó que “hay una aversión excesiva hacia el riesgo por parte de algunas entidades” y que “aunque para algunos bancos tenga sentido reducir su nivel de crédito, a nivel agregado es necesario que aumente”. Daniel sugirió que se creen mecanismos para que los organismos públicos “compartan el riesgo de crédito sin interferir en las decisiones de los bancos”.

Una de las entidades que más se ha volcado con la financiación a pymes en los primeros meses de 2013 es Banco Popular, con la puesta a disposición de 6.700 millones de euros para empresas en los primeros meses del año (3.000 millones corresponden a préstamos comprometidos con el ICO y otros 200 millones con el Banco Europeo de Inversiones –BEI–). En lo que respecta a las nuevas operaciones con pymes y autónomos estas aumentaron un 7,6% durante el primer trimestre de 2013 (hasta sumar 1.724 millones de euros).

La vuelta a este tipo de créditos se está concretando especialmente con la distribución de préstamos del ICO, en los que el riesgo lo asume el banco, y con las operacion de financiación de circulante. En el caso de CaixaBank, su cuota de mercado en operaciones de factoring y confirming ha pasado del 7% al 18,2% en los últimos cinco años.

Normas
Entra en El País para participar