Oportunidades

En busca de los próximos emergentes

En busca de los próximos emergentes

El maná emergente se ha agotado. Así titulaba Fidelity uno de sus informes a finales de 2012. En él hacía hincapié en que la distribución de la inversión está cambiando. En ese contexto, son muchos los expertos que llevan tiempo buscando los próximos emergentes, es decir, países con gran potencial de crecimiento que puedan revivir las historias de éxito ocurridas en países, principalmente asiáticos, en los últimos años.

Según Schroders, en un entorno macroeconómico global dominado por la incertidumbre, la baja correlación de los mercados frontera con el mundo desarrollado y emergente ofrece a los inversores unos beneficios potenciales de diversificación muy importantes. En ese contexto, los analistas coinciden en destacar África como el principal nicho de oportunidades para el futuro ya que “está solo al comienzo de su desarrollo económico, lo que probablemente lo convierte en el único continente que puede acelerar su ritmo de crecimiento. Además, en la mayoría de los países africanos hay poco capital debido a que los inversores históricamente han tenido miedo a entrar en el continente. En consecuencia, los actores que saben cómo operar en este continente son capaces de disfrutar de un elevado crecimiento y de altos retornos de capital, que son los dos elementos clave que buscan las compañías”, asegura Damien Lanternier, gestor del fondo Agressor en Financière de l’Echiquier, que advierte que “para ser grande en África no hay que limitarse a un solo país, sino que es necesario estar presente en muchos países. El conocimiento local es un factor clave para el éxito”.

Para Xavier Hovasse, gestor de fondos emergentes de Carmignac, “sus sistemas financieros están mucho menos desarrollados. Las familias, las empresas y, en muchas ocasiones, los Gobiernos están muy poco endeudados, por lo que son los mejores países para invertir si consideramos un horizonte no ya de cinco años, sino probablemente de diez”.

En cuanto a países, Financière de l’Echiquier menciona Ghana, “un territorio de 22 millones de habitantes que durante la década ha sido el país de todo el mundo que ha registrado un crecimiento más rápido y que está camino de alcanzar una situación de democracia”. O Kenia, “donde recientemente se han celebrado elecciones políticas con éxito”, resalta Bellevue Asset Management. “En Latinoamérica, Perú es un buen mercado frontera”, según Carmignac.

Alternativa a largo plazo para amantes del riesgo y para un 10% de la cartera

Fidelity recomienda las acciones sudafricanas como puerta de entrada para acceder a todo el potencial de desarrollo del continente, y apuesta por el África subsahariana, donde muchas economías cuentan con un perfil demográfico muy favorable que van a beneficiarse de su mano de obra barata, que da lugar a una importante ventaja competitiva frente a las economías desarrolladas y a otros mercados emergentes. De hecho, el FMI, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Mundial pronostican un crecimiento del PIB de un 5% en los próximos años para esa región.

Pero “las estructuras económicas y políticas de los mercados frontera aún no son tan sólidas como las de los países BRIC. En el caso de Egipto, podemos ver que el desarrollo político y social de estos países no sigue una senda lineal, sino sinuosa”, advierte Markus Heer, socio de Bellevue Asset Management. “En estas circunstancias, consideramos que, para los inversores privados, la inversión directa en empresas africanas sería demasiado arriesgada, por lo que recomendamos aumentar la exposición a través de fondos de diversificados, administrados por especialistas con experiencia”.

Con calma y sin miedo al riesgo

Schroder ISF Frontier Markets Equity, Templeton Frontier Markets, Carmignac Emerging Discovery, Agressor Financière de l’Echiquier y DWS Invest Africa BB African Opportunities son algunos vehículos que se venden en España y que invierten en mercados frontera. Según Juan Hernando, responsable de análisis de fondos de Inversis Banco, el interés español es “aún muy limitado. Tienen poco historial y un elevado riesgo potencial. Solo los aconsejaríamos a clientes agresivos, con vocación de permanencia y para el 10% de la cartera”.

Normas