La norma entrará en vigor en 2014

La Eurocámara da su aprobación final a los límites a los bonus de los banqueros

Los bancos deberán reforzar su capital para aumentar su resistencia a futuras crisis

Los límites ya han sido aprobados por los Estados, con la única oposición de Reino Unido

Vista general durante un pleno del Parlamento Europeo (PE), en Estrasburgo.
Vista general durante un pleno del Parlamento Europeo (PE), en Estrasburgo. EFE

El pleno del Parlamento Europeo ha dado este martes su aprobación final -por 608 votos a favor, 33 en contra y 67 abstenciones- a la norma que impone por primera vez topes a los bonus de los directivos bancarios, que entrará en vigor el 1 de enero de 2014.

A partir de entonces, los bonus de los banqueros no podrán superar la cuantía de la remuneración fija. Sólo si los accionistas del banco lo autorizan, los bonus podrían llegar a un máximo del doble del salario. El objetivo de esta medida es evitar que los banqueros asuman riesgos excesivos a corto plazo, que según Bruselas están en el origen de la crisis financiera.

Estos límites ya han sido aprobados por los Estados miembros, con la única oposición de Reino Unido, que alberga en la City de Londres el principal centro financiero de la UE. Londres alega que la nueva norma hará que aumente la parte fija de los salarios y dificultará que se puedan recuperar los bonus de los banqueros cuando las cosas van mal.

“Las reglas pondrán fin a la cultura de bonuses excesivos, que estimuló la asunción de riesgos para ganancias a corto plazo. Es una cuestión de justicia. Si se pide a los contribuyentes que paguen la factura tras la crisis financiera, los bancos también deben hacer una contribución”, ha dicho el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, en un comunicado.

Los topes a los bonus se introducen en la nueva norma sobre requisitos de capital para la banca -que traslada a la legislación comunitaria el acuerdo internacional Basilea III- por exigencia de la Eurocámara.

La legislación exigirá además a los bancos desvelar los beneficios, los impuestos pagados y las subvenciones recibidas de forma desagregada país por país, así como el volumen de negocios y el número de trabajadores. Desde 2014, estos datos deberán enviarse a la Comisión, y a partir de 2015 tendrán que publicarse.

Los bancos de la UE deberán dotarse con reservas de capital más elevadas, que ejercerán de colchón financiero para hacer frente a la devolución de depósitos y al pago de deudas. Las entidades estarán obligadas a guardar un 8 por ciento de capital de calidad, del que más de la mitad tendrá que ser del máximo nivel de calidad y mínimo de riesgo (el doble del porcentaje actual).

También estarán obligados a mantener un “colchón de conservación de capital” que absorba las pérdidas, así como un “colchón de capital anticíclico” con el fin de garantizar que en tiempos de bonanza económica acumulan suficientes fondos que les permitan proveer crédito de forma estable en los periodos de dificultad.

Normas
Entra en El País para participar