En Portada
Comprar coches ‘low cost’
sin complejos

Comprar coches ‘low cost’ sin complejos

No se puede ir a contracorriente. Les guste o no a los fabricantes, los españoles se están enganchando a los coches low cost. Aunque la mayoría de las marcas no quieren que se les identifique con el bajo coste, ya existe algún modelo en el mercado español que podría ajustarse a las características que responden a esta tendencia. 

“Compra inteligente”, “coches asequibles” o “anticrisis” e incluso “concepto Ikea” son algunas de las denominaciones utilizadas por las marcas para no pronunciar el denostado término low cost y justificar la máxima de que “en España estos vehículos no tienen cabida”, como dicen en el sector. Una obstinación difícil de entender teniendo en cuenta que en esta época de vacas flacas los más pequeños, pero también más baratos, son los automóviles más vendidos. De hecho, el pasado enero el Dacia Sandero, una segunda marca comercializada por Renault desde 2006, que se puede adquirir desde 4.700 euros, estuvo a la cabeza en las ventas.

Y Lada es el primer fabricante que se ha atrevido a llamar a las cosas por su nombre. Ya ha comenzado a fabricar un vehículo low cost “en toda regla”, explican en la compañía. Lo reconoce sin complejos. El Granta llegará a España el próximo agosto. Aún no se sabe el precio, pero en Rusia no cuesta más de 6.200 euros. Eso sí, hablamos de un coche con 1.600 cc de cilindrada, 16 válvulas y 102 caballos, características que en otras marcas subiría bastante el precio.
Ante este escenario, la realidad es que la mayoría de los fabricantes están potenciando modelos más básicos, es decir, sin extras, y por supuesto, más baratos. Todo para responder a una tendencia de consumo que crece día a día. Y es que, según se desprende del estudio Observatorio europeo del automóvil de Cetelem, actualmente, a la hora de elegir coche, el precio es el factor decisivo para el 71% de los españoles, por delante de la seguridad y las características técnicas, llevando a la cola incluso criterios más emocionales, como la marca o la imagen, hasta hace poco muy importante.

Lada venderá en agosto el primer vehículo ‘low cost’, el Granta

“Se aprecia una bipolarización del mercado entre gama premium y low cost”, resalta Luis Ramos, portavoz de Seguros.es. “Ahora los consumidores buscan soluciones de movilidad al menor precio”, al menos hasta que salgamos de la crisis, aseguran en la Federación de Asociaciones de Concesionarios (Faconauto).

El Dacia Sandero ha sido líder de ventas en enero

“Hasta las familias compran vehículos más pequeños”, remarca Ramos. Prueba de ello es que los segmentos medio-bajo (Corsa, etc.) han sido los que menos han caído (3,3%) en lo que va de año, frente al medio-alto (6,3%) y al de lujo, que ha bajado un 41%. Este cambio estructural en la demanda no solo ha bajado el precio de los coches un 10% en los últimos cinco años, como estiman en Anfac, sino que también “traerá al mercado modelos más básicos, más eficientes y con menores consumos”.

En Renault deben estar frotándose las manos. Cuando hace siete años decidió comprar la planta de Dacia, en Rumanía, y fabricar una segunda marca, seguramente no imaginaba la que se avecinaba. Una apuesta certera a tenor de los resultados. Actualmente, el 40% de los vehículos que vende a particulares en España son de marca Dacia. De hecho, su cuota de mercado ha subido desde el 9% al 11% en cinco años.

Pese a que en la firma no hablan de low cost sino de “compra inteligente”, sus modelos, Sandero (el coche preferido por las mujeres) y Logan, entre otros, son, en la práctica, autos baratos. “Tienen motores de primera generación, fabricados con el mismo aparato industrial, ingeniería y estándares de calidad de Renault”, aseguran, pero son más baratos. El ahorro estriba en que las gamas son más sencillas, tiene menos versiones y carecen de algunas dotaciones tecnológicas.
Chevrolet, de momento, no vende coches de este segmento en España, pero todo se andará. Caracterizada por sus precios más asequibles, un 25% más baratos que la media del mercado, comercializa modelos low cost en Suramérica y Asia, pero no en Europa, donde los estándares son más elevados. Su apuesta en el Viejo Continente es vender autos asequibles con cierto equipamiento, que es lo más demandado en estos momentos donde “las compras son muy racionales”. Desde 7.500 euros, el Aveo es uno de sus modelos más atractivos por su buena relación equipamiento-precio.

La estrategia de Citroën es “aumentar el valor de marca y el bajo precio no crea valor”, opinan en la compañía. Esta apuesta implicaría “una deslocalización masiva de sus fábricas de Europa Occidental”, además de la creación de una enseña y una red específica, algo que de momento no se ha planteado. Sin embargo, sí ha apostado por modelos de gama media más acordes con la realidad del mercado. El C-Elysée es el primer coche anticrisis lanzado por la compañía. Su producción en la fábrica de Vigo, la plataforma más económica del grupo PSA, ha permitido disminuir los costes de desarrollo con un alto grado de equipamiento. No obstante, el C4 sigue siendo aún su modelo más vendido.

Tanto en Seat como en Ford el objetivo es ofrecer precios más competitivos con el máximo equipamiento, no bajo coste. Ford reconoce que con la crisis se ha producido un deslizamiento de la demanda desde el segmento C al B, “más pequeños pero no peor dotados”. De hecho, el Fiesta ha pasado de nuevo a ser el modelo más vendido tras unos años en los que primaba el segmento C (Focus, etc.). Por su parte, en Seat dicen que el modelo que más se ajusta a una buena relación valor-precio es el Toledo, desde 13.900 euros.

Los modelos del segmento A (coches urbanos) de Fiat han liderado el mercado los últimos cinco años, con sus dos enseñas Fiat 500 y Panda. Según dice la compañía, en 2012, uno de cada tres coches vendidos en este segmento fue un Fiat. Aunque la entidad comercializó más 500, los resultados del Panda de tercera generación, un subsegmento B, más grande, más tecnológico y con menores emisiones, demuestra que muchos españoles aún no quieren renunciar al confort de un compacto de cinco puertas. Desde 7.400 euros.

El próximo lanzamiento del Note de Nissan demuestra también la potenciación del segmento B de la compañía asiática, líder en España. Aunque su modelo más popular en 2012 fue el Qashqai (crossover del segmento C) y el Juke (segmento B), también destacaron los resultados del eficiente Micra, más pequeño.

Desde 6.500 euros se puede adquirir el modelo Aygo de Toyota, el más asequible de esta marca. Si bien es cierto que tiene mayor aceptación una versión superior que cuenta con climatizador, bluetooth, etc. Y es que “el cliente suele optar por versiones más equipadas” –señalan en esta compañía–, donde, no obstante, el Auris, vehículo mediano del segmento C, es hoy por hoy líder de ventas.

Normas
Entra en EL PAÍS