Mario Fernández Pelaz, presidente de Kutxabank

"La entrada de capital privado al 'banco malo' es impensable"

El presidente de Kutxabank considera que "salvo que salga a precio de derribo" es impensable la entrada de capital privado a corto plazo en el 'banco malo'.

Mario Fernández, presidente de Kutxabank
Mario Fernández, presidente de Kutxabank

Mario Fernández (Bilbao, 1943) se manifiesta con la seguridad y el crédito que da presidir la entidad más solvente del Estado, con un core capital del 11,6%, tras los informes de Oliver Wyman conocidos hace una semana. El máximo responsable de Kutxabank asegura que "salvo que salga a precio de saldo", a corto plazo es impensable la entrada de capital privado en el 'banco malo'. Fernández vaticina que se producirán movimientos con las entidades intervenidas pero no así entre las del grupo cero, es decir las más solventes.

PREGUNTA. ¿Cuál es el modelo de Kutxabank para situarse entre las entidades más solventes?

RESPUESTA. Nuestro modelo de gestión es profesional y se resume hoy en tres objetivos básicos. Primero, capital; segundo, liquidez y, tercero, morosidad, que está creciendo en todo el sistema aunque en nuestro caso en términos menores. Y he dicho modelo de hoy, porque no es lo mismo una época de crisis que una de bonanza. Las cajas -como hemos demostrado nosotros y alguna más- no son malas por definición.

P. ¿Está de acuerdo con el nivel de exigencia que se le pide a la banca española?

R. Creo que las pruebas deben realizarse también a las entidades europeas que han recibido ayudas públicas y también a las que no. Tengo la absoluta certeza, de que en términos profesionales y de haberse sometido a los test que hemos sufrido en el escenario más adverso, su porcentaje de aprobados no diferiría mucho del nuestro. Es más, creo que hubiera sido inferior. El nivel de exigencia que se ha establecido respecto de los bancos españoles es incompatible con el que los supervisores de cada país solicitan a sus bancos. Hace 15 días se ha publicado que una entidad alemana tiene como objetivo alcanzar el 8% de capital principal en 2013. Si es verdad que hoy no lo tiene y fuera española, estaría intervenida.

P. El miércoles el ministro De Guindos desveló algunos detalles sobre el banco malo. ¿Qué piensa usted?

R. Hay que distinguir entre dos tipos de banco malo. Al que se refiere el ministro es el de los activos de los que no han hecho los deberes. Hay otro, producto del segundo real decreto, que nacerá tras establecer la obligación a todas las entidades de crédito para que traspasen todos los activos adjudicados a una sociedad gestora y por lo tanto es solo una segregación de parte del ladrillo.

P. ¿Dónde se encuentran las diferencias?

R. La crisis del ladrillo que nos afecta está compuesta por el ladrillo físico, que serían los inmuebles que han tendido que quedarse las entidades y, ojo, otros activos muy importantes como los préstamos concedidos a los promotores. En el caso de las sociedades que hayan superado el trámite [la última evaluación] solo se concreta en el traspaso a una sociedad de gestión de los activos adjudicados. En el caso de los otros, es todo. Adjudicados y promotor.

P. ¿A qué valor se pueden sacar esos activos tóxicos según su criterio?

R. Pues al valor que resulta tras las dotaciones realizadas de febrero y junio por indicación de los dos reales decretos. Estamos hablando de cosas serias. Si salen a valor inferior y tras las dotaciones realizadas, las entidades deberán realizar provisiones

adicionales por la diferencia entre su precio de coste y el valor de salida. La consecuencia es que los bancos se vuelven a descapitalizar y la foto de Oliver Wyman del pasado viernes ya no vale. Y, para los que tenemos que traspasar activos sin tener ningún problema de capital, alguien nos tendrá que explicar muy bien por qué tenemos que penalizar nuestra cuenta de resultados con una provisión adicional si hemos cumplido todas las normas.

P. El objetivo de la administración, que controlará el 49% del capital de ese banco, es que inversores privados, principalmente bancos, formen parte de su accionariado. ¿Cree que el proyecto tendrá éxito?

R. En el banco de los que no han hecho los deberes me parece que a corto plazo, y ojalá me equivoque, pensar en la presencia de capital privado es un supuesto irrealizable salvo que salga a precio de derribo. En ese caso puede haber algún inversor que apueste a tres o cuatro años, tras conseguir precios de saldo, y que consiga alguna rentabilidad. Lo veo muy complicado. Supongo, no obstante, que se habrá analizado que el futuro banco, si recibe todos los activos en curso, por ejemplo promociones que se están ejecutando, deberá financiarlas lo cual significa la necesidad de poner capital.

P. Con lo que expone seguro que no participarán en el banco malo. Otras entidades han mostrado su disposición...

R. Solo estaremos en un posible banco malo que sería el nuestro y que concentraría los activos tóxicos de Kutxabank.

P. ¿Han creadoustedes ya la sociedad de gestión de activos inmobiliarios?

R. No hemos pasado nada hasta conocer cual es el régimen definitivo. Primero, cumpliremos la ley. A mí lo que me gustaría, y en eso estamos trabajando por razones de eficiencia, es aprovechar para pasar a esa y otras sociedades inmobiliarias el conjunto de los activos vinculados al ladrillo. Tiene una razón. Esos activos requieren de una gestión inmobiliaria y queremos separar el negocio financiero del inmobiliario.

P. ¿Se producirá una nueva ronda de fusiones o integraciones en el mapa financiero español tras el último informe de Oliver Wyman?

R. Se ejecutarán movimientos y, en principio, los actores pasivos serán las entidades intervenidas. Pero desconozco cómo lo puede hacer ahora el Gobierno si entiende, por ejemplo, que lo mejor es transmitir las redes en vez del conjunto del patrimonio. No lo sé. La duda es si van a reestructurarlas o van a pasar a la siguiente fase que sería la liquidación. Habrá movimientos para bien o para mal.

P. ¿Y el resto?

R. También se producirá en el segundo grupo, es decir a los que se les va a dar una opción para recapitalizarse sin dinero público. Entre los del grupo cero, los que no tenemos necesidades de inyectar recursos, no veo movimientos a corto plazo.

P. ¿Y, con este escenario, ustedes qué tienen previsto hacer?

R. No tenemos ninguna prisa. Nuestro criterio es antes de hacer nada saber de qué estamos hablando y el ladrillo es muy importante. No es lo mismo una determinada entidad con todo su ladrillo y la misma limpia de todo su riesgo. Eso, hoy en día, los desconocemos. El efecto principal de haber aprobado con sobresaliente, aparte de que nuestra plantilla tenga derecho a recibir esa nota, es que tenemos la libertad para decidir. Nadie nos podrá obligar a hacer algo que no queramos. Eso no significa que nunca vayamos a hacer nada. Me reafirmo en que no tenemos prisa y que haremos una operación que nos convenga. No vamos a estar a toque de corneta.

P. Pero ustedes ya manifestaron que les interesaba Catalunya Banc....

R. El proceso se suspendió pero tenga claro que nosotros no presentamos ninguna oferta. Sí mostramos nuestro interés en conocer la entidad.

P. Kutxabank y CaixaBank son el fruto de la fusión o absorción de varias cajas que ahora son sus accionistas. ¿Qué le parece la idea del memorando de que las cajas reduzcan su peso en el capital de esos bancos?

R. El enunciado del memorando dice que las cajas se tienen que transformar en fundaciones. No me parece una decisión muy acertada pero de ahí se deriva una obligación y el Gobierno deberá poner en marcha un real decreto ante de noviembre en este sentido. La exigencia de que una fundación excaja deba situar su participación por debajo del 50%, el memorando la difiere en el tiempo y dice que finalmente, repito finalmente, se inicie un proceso de revisión que concluya en eso.

P. ¿Concluirá?

R. En el caso italiano fueron nueve años y eso en época de bonanza. Por tanto no veo ninguna razón para que en España sea algo diferente teniendo en cuenta, además, que aun siendo una norma general, tiene nombre y apellidos y sabemos a qué cajas nos estamos refiriendo.

Si ve usted el resultado de la quiniela de Oliver Wyman me da la sensación de que a las entidades de ahorro que afectaría esa obligación no son un peligro para el sistema financiero. Tengo serias esperanzas de una modulación de este asunto y que se tenga en consideración que la transformación de las cajas se ha producido de una manera reciente. Por lo tanto no hay ninguna razón para tener prisa en revisar el modelo.

P. ¿Cree que tienen futuro esas fundaciones especiales?

R. Es perfectamente compatible el equilibrio de sensibilidades que se manifiestan en una caja, políticas o sociales, con una gestión profesional que no se vea influida.

"No habrá chollos en la venta de participadas"

PREGUNTA: Kutxabank tiene una importante cartera de participadas con sociedades como Euskaltel, en la que

pretendían reducir su posición en una operación que ya se daba por cerrada y que se truncó el viernes. ¿Qué ha pasado?

R. Quedamos el famoso viernes pasado, cuando se conoció también el resultado de Oliver Wyman, con Trilantic para cerrar el acuerdo de desinversión y resulta que habían modificado a última hora lo pactado para Euskaltel y querían rebajar el precio.

P. Sí, pero ustedes dicen que quieren vender algo de cartera para cumplir con Basilea III...

R. Tenemos interés en reducir nuestra cartera pero no de cualquier manera y eso no significa que dejemos de cumplir con los objetivos de Basilea III. No estamos en época de liquidaciones. Se equivoca el que quiera comprar a precios de saldo. Tenemos tiempo pero queremos empezar y ya estamos haciendo una gestión efectiva en este campo para adaptarnos a las nuevas normativas.

P. ¿Qué resultados esperan para final de este año?

R. Somos prudentes. Propondré al consejo de administración con toda seguridad que hagamos al cierre del año el mismo ejercicio de prudencia que hicimos el 30 de junio, cuando realizamos unas provisiones voluntarias de 248 millones. El esfuerzo en este campo será muy importante.

P. ¿En qué situación está el crédito? ¿Está fluyendo?

R. La realidad es que cada vez son más altos los requerimientos de capital. ¿Qué significa incentivar el crédito? Supone crear más activos sujetos a riesgo. Los elevados requerimientos de solvencia a la banca española no existen en ningún lugar del mundo y eso es un circulo vicioso que debemos romper de alguna manera.