El 22% abandona en los primeros 45 días de su contrato

El 50% de los directivos no dura en su puesto más de tres años

Cuando alguien comienza a trabajar en un lugar desconocido lo normal es que no se habitúe hasta pasados los 90 días, según Lee Hecht Harrison, la consultora del Grupo Adecco especializada en recolocación y gestión del talento. Sin embargo, muchas empresas no tienen ni siquiera ese tiempo, ni a veces las ganas para probar las habilidades de un directivo, cuyo coste se encuentra en los 70.000 y 150.000 euros.

De esta forma, el 22% de los ejecutivos decide abandonar su nuevo puesto en los primeros 45 días del contrato mientras que la mitad no llega o le despiden antes de los tres años.

Estos datos, recopilados por la consultora estadounidense Wynhurst Group, contribuyen a fortalecer la idea de que muchas compañías carecen de prácticas de adaptación formales, lo que genera dificultades en la dirección para desarrollar visión empresarial, credibilidad y confianza en un entorno para ellos desconocido.

Para mitigar estas posibles decepciones en el ejecutivo recién incorporado, la consultora propone que los jefes informen al nuevo directivo sobre lo más importante e indicarle dónde deben prestar su máxima atención. De este modo, la compañía debe asegurarse que las expectativas quedan claras y se propone establecer metas a 30, 60 y 90 días, y también para 12 meses. "Es importante aconsejar al recién llegado sobre cómo plantear las recomendaciones de cambio de forma que sirvan para mejorar los puntos fuertes en lugar de señalar los puntos débiles", explica la consultora.

También se recomienda al nuevo ejecutivo que programe rápidamente las reuniones de presentación con las partes interesadas, aconsejándole que emplee tiempo en conocer los roles, prioridades, objetivos comunes y las expectativas de las personas interesadas. "Estas primeras impresiones y compromisos para permanecer conectados son indispensables para establecer relaciones productivas y colaborativas", añaden en Lee Hecht Harrison

El respeto a la cultura existente es otro de los aspectos básicos que se deben comunicar al nuevo empleado. "Es bueno recomendarle que escuche, que haga preguntas para conocer los procesos de toma de decisiones, de comunicación o de manejo de conflictos", advierten. Sin embargo, el nuevo trabajador también debe asumir cierta responsabilidad en el proceso de adaptación, por ello, debe trabajar con su superior para elaborar un plan formal de desarrollo que incluya el aprendizaje autodirigido.