Las compañías dejan de emitir deuda desde marzo por el elevado coste

El riesgo soberano seca la financiación para las grandes empresas españolas

El rally que mantiene la prima de riesgo exige a las empresas españolas un sobrecoste en sus emisiones de deuda. Las operaciones se han parado desde marzo y los expertos dudan de que se reactiven mientras el diferencial no baje de los 400 puntos.

Ilustración de Bolsa
Ilustración de Bolsa

El alza de la prima de riesgo no solo es el azote del Tesoro y la banca española, sino del conjunto de sus empresas. El diferencial con la deuda alemana está cerca de máximos al tiempo que continúa el deterioro del valor en Bolsa.

La situación es peor ahora que al principio de año tanto. Y esto está teniendo múltiples consecuencias para las compañías. Una de ellas es que las entidades han tenido que paralizar las emisiones de deuda debido al elevado coste que supone salir al mercado en este momento; desde marzo no se ha realizado ninguna operación, según datos de Société Générale. "El mercado está seco, no se hacen operaciones, no hay demanda. La situación es comparable a los críticos momentos de esta crisis como la quiebra de Lehman Brothers septiembre de 2008", explica Ignacio Victoriano, responsable de renta fija de Renta 4.

Las emisiones de deuda corporativa realizadas este año se centraron en los tres primeros meses, arropadas en gran parte por el efecto de las megasubastas de liquidez del BCE en diciembre y febrero. En este periodo, el diferencial de la deuda se movió sobre la cota de los 300 puntos básicos; ayer cerró 258 por encima, en 558. En total, las entidades financieras captaron 11.750 millones de euros en un total de 11 transacciones, que supusieron un total del 49% del total emitido. Santander, Sabadell, Banesto, BBVA, CaixaBank, Bankia, CAM, Bankinter y Popular son las que acudieron al mercado. Por su parte, las empresas no financieras emitieron 4.300 millones en 5 operaciones que realizaron Repsol, Gas Natural, Telefónica, OHL e Iberdrola.

En todos los casos, las rentabilidades a las que cotizan los bonos en el mercado secundario (donde se puede acudir a comprar o vender) son muy superiores al cupón ofrecido. Por ejemplo, Popular emitió deuda el 2 de marzo con vencimiento el 16 de septiembre de 2013 a un interés del 3,625%; esta rentabilidad alcanzó ayer el 8,9% en el mercado. OHL tiene un bono al 9,35%, y más aún ofrece la deuda de Abengoa, con intereses que llegan hasta el 12%. "A nivel europeo sí hay actividad corporativa, aunque se diferencia entre países periféricos y el resto. Hay buena aceptación de emisiones alemanas, nórdicas, francesas... Pero incluso vemos que hay más apetito por el riesgo italiano que español", comenta Fernando García, director de deuda de Société Générale. El experto destaca que hay varias operaciones que están preparadas esperando a que se tranquilice la situación. "Las empresas tienen que emitir entre 70 y 80 puntos básicos por encima del secundario para que sea atractivo. Esto ocurre de media en los países periféricos; en los core la prima para emitir está entre 10 y 15 puntos básicos", explica Fernando García.

Por su parte, Borja Gómez, de Inverseguros, asegura que "el mercado de deuda corporativa está roto y muestra de ello es que los diferenciales entre la oferta y la demanda son muy elevados. Se nota que hay una falta de interés importante, y de forma particular en el caso de España; no hay contrapartida", dice.

Para los expertos se hace casi imposible hacer previsiones para los siguientes meses del año, pero calculan que sería necesario que la prima de riesgo bajara por debajo de los 400 puntos básicos para que las emisiones se reactivaran. "Es necesario una estabilidad duradera para que el inversor final vuelva. Ahora prima la desconfianza sobre España y del euro", dice Borja Gómez.

Resumen del primer semestre

Menos emisiones en la banca

Los bancos ejecutaron el 31% del total de las emisiones de deuda realizadas en el primer semestre, un porcentaje elevado, pero que contrasta con el 45% realizado en el mismo periodo del ejercicio anterior. Santander captó el mayor importe, con 3.500 millones de euros, el 27% sobre el conjunto del sector. BBVA acudió al mercado con una emisión de deuda por valor de 2.000 millones.

Tipo del 12% en Abengoa

La compañía ha emitido deuda con vencimiento en enero de 2017 con un cupón del 8,87%, que en el mercado ha alcanzado una rentabilidad del 12,3% sin que se crucen posiciones desde hace tiempo. Algunos expertos consideran estos bonos high yield, ya que Abengoa tiene asociados riegos inherentes a su negocio de energías renovables. Ayer Moody's bajo su rating a B1 (bono basura).

Las empresas tienen liquidez

Las compañías españolas han dejado de acudir al mercado por las exigencias que impone el momento. Pero desde Société Générale aseguran que en líneas generales no hay grandes necesidades de financiación. "Disponen de una situación de liquidez cómoda, aunque las empresas aprovecharán a emitir cuando se abra la ventana en el mercado", dice Fernando García, de la firma.

El negocio cae el 60%

Los últimos datos publicados por Bolsas y Mercados Españoles (BME) recogen que en el primer semestre de este año se negoció en deuda corporativa 1,25 billones de euros, cifra que supone un recorte del 60% sobre el mismo periodo de 2011. Solo en junio, la contratación se contrajo un 40%. En renta variable, el volumen cayó un 22,5% en los seis primeros meses del año.