Los expertos esperan una rebaja de tipos de interés de al menos 25 puntos básicos

El BCE tiene lista la munición para romper el maleficio del mercado

Llega el turno del BCE tras los avances pactados por los líderes europeos en la cumbre de la semana pasada. Los expertos esperan un recorte de tipos de al menos 0,25 puntos el jueves, que sitúe el precio del dinero por debajo del 1% por primera vez en la historia. Se prevé que vaya acompañado de una rebaja de la remuneración de la facilidad de depósito para fomentar la concesión de créditos y desincentivar a los bancos a guardar el exceso de liquidez en la hucha del BCE.

El BCE tiene lista la munición para romper el maleficio del mercado
El BCE tiene lista la munición para romper el maleficio del mercado

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha pedido a los líderes europeos en reiteradas ocasiones que definan una hoja de ruta clara que ayude clarificar dónde estará Europa en un plazo de 10 años. Los acuerdos adoptados en la cumbre celebrada en Bruselas la semana pasada son un primer paso para asegurar la supervivencia del euro que abren el camino para que el BCE mueva ficha esta semana.

Los expertos esperan un recorte de tipos de interés de al menos 25 puntos básicos desde el 1% actual y no se descartan medidas más ambiciosas que ayuden a devolver la estabilidad a los mercados financieros. La principal expectativa la centra una posible rebaja de la facilidad de depósito al 0% o incluso a negativo, la hucha en la que las entidades europeas guardan el exceso de liquidez y que el BCE remunera actualmente con un exiguo 0,25%.

"Dadas las últimas entrevistas y discursos oficiales, creemos que el BCE está preparando el camino para una rebaja de tipos desde el 1% y parece dispuesto a bajar la facilidad de depósito desde el 0,25% actual. Creemos que ha concluido que las ventajas de hacerlo superan los inconvenientes", auguran desde Nomura, firma que no descarta que se deje el tipo de interés principal en el 0,5%. Una opinión con la que coinciden los expertos de Barclays. "Dada la debilidad de los datos económicos recientes y la retórica oficial del BCE asegurando que no hay riesgos inflacionistas, creemos que el BCE bajará los tipos oficiales al 0,5% y dejará la facilidad de depósito en el 0%", explican. Las encuestas realizadas por Bloomberg y Reuters, no obstante, indican que la mayoría de economistas se inclina por un recorte oficial de 25 puntos básicos.

Muchos analistas abogan por un recorte de la facilidad de depósito para apoyar el crédito

Los expertos reconocen que una bajada de tipos de interés no resolverá los problemas de la zona euro, pero sí supondrá un importante alivio. Por lo pronto, reducirá los costes de financiación de las entidades bancarias más dependientes de la liquidez del BCE y, por otro, apoyará a la economía al fomentar la caída del euro.

"Los tipos de interés están ya en niveles mínimos y no están sirviendo para reactivar la economía. El mecanismo de transmisión no funciona pero que el BCE haga todo lo posible sí tiene un efecto psicológico y de confianza", comenta Nuria García Manteca, de Ahorro Corporación. Benoît Curé, miembro del consejo del BCE, se pronunciaba en esta misma dirección recientemente al reconocer que una bajada de tipos puede "aliviar algunas de las consecuencias de la situación actual, particularmente en términos de confianza", comentó.

La otra expectativa la centran los efectos potenciales de una rebaja de la facilidad de depósito. En principio, debería servir para incentivar a las entidades que tienen casi 800.000 millones de euros depositados en el BCE a prestarlo para obtener beneficios. En el momento actual la aversión al riesgo, la desconfianza y las incertidumbres económicas han llevado a muchos bancos a optar por la seguridad antes que la rentabilidad. De hecho, dejar el dinero en el BCE les sale caro, puesto que pedir al 1% pero recibir tan solo un 0,25% no es rentable ni sostenible en el tiempo. La medida, por tanto, buscaría hacer llegar parte de ese dinero a la economía real y normalizar los préstamos entre entidades, lo que ayudaría a reducir la dependencia de ciertos bancos, como los españoles e italianos, de las líneas de liquidez del BCE.

El problema es que no todos los expertos tienen claro que la decisión surta efecto. Los detractores argumentan que no conseguirá reactivar el crédito si no viene acompañado de otras medidas, porque las entidades no verán compensado el riesgo de prestar si no mejoran las perspectivas futuras. Hay quien argumenta que podría llevar a bancos alemanes a amortizar los préstamos obtenidos al 1% del BCE. Diferente será, sin embargo, si los acuerdos adoptados en la cumbre despejan las dudas sobre el sistema bancario y Europa.

La cifra

0,25% es el tipo al que el BCE remunera la facilidad de depósito, una especie de hucha donde las entidades pueden depositar excedentes de liquidez. En la actualidad tiene 782.238 millones. Antes de las subastas masivas del BCE, la media diaria rondaba los 300.000.