La compañía taiwanesa y Acer muestran los primeros dispositivos con Windows 8

Asus lanza un PC que se transforma en la tableta más grande del mundo

Los ordenadores y las tabletas dejan de ser dispositivos independientes. O eso pretende el fabricante de PC taiwanés Asus, que acaba de hacer una exhibición de cómo serán los primeros ordenadores con Windows 8. Uno de ellos funciona como PC de sobremesa, con el nuevo sistema operativo de Microsoft, y cuando se extrae de su base se transforma en la tableta más grande del mundo (18,4 pulgadas). En ese momento, puede también correr el sistema operativo Android.

Todo vale para animar un mercado, el de los PC, languidecido por la crisis económica (en 2011 cayó un 1,4% y en el primer trimestre de este año creció apenas un 1,9%). Y Asus ha puesto su granito de arena. El quinto mayor fabricante de ordenadores del mundo, la taiwanesa Asus presentó ayer en la mayor feria informática asiática, Computex, cómo serán los primeros ordenadores con Windows 8, el sistema operativo que Microsoft prepara para lanzar este otoño. Muchos de ellos son híbridos, es decir, funcionan indistintamente como PC de sobremesa o portátil y tableta.

Uno de ellos, el Asus Transformer AiO, es un ordenador provisto de una gran pantalla de 18,4 pulgadas. El equipo puede funcionar en modo PC de sobremesa con Windows 8 y como tablet, una vez que la pantalla se extrae de la base. "Es la tableta más grande del mundo y puede cambiar el sistema operativo y utilizar Android 4.0 de Google", explicó en rueda de prensa el presidente de Asus, Jonney Shih.

Parece claro que en modo tableta, el dispositivo no resulta muy apropiado para salir a la calle (por tamaño y peso), pero sí podrá resultar atractivo para utilizarlo dentro del hogar y cambiar el despacho, por ejemplo, por el sofá en el salón donde trabajar de forma más relajada. Asus no ha desvelado todavía ni la fecha exacta de comercialización ni el precio que tendrá el dispositivo.

Portátil con dos pantallas

Las novedades del fabricante taiwanés no quedaron ahí. La compañía presentó también el portátil Transformer Book, cuya pantalla se separa del teclado y se convierte en una tablet. El equipo, con Windows 8, está provisto de la última generación de procesadores de Intel, conocida como Ivy Bridge.

Otro dispositivo híbrido de la firma asiática muy destacado durante la fecha es el bautizado como Taichi. Su apariencia es la de un portátil ultraligero normal, pero la novedad es que tiene dos pantallas, lo cual permitirá que dos personas sentadas una frente a otra vean el contenido de forma simultánea. "No es que haya nada malo en sentarse uno junto a otro, pero de esta manera las dos personas lo ven mucho mejor", añadió Shih. El dispositivo, además, una vez cerrado funciona como tableta, y también trabaja con el futuro Windows 8 de Microsoft.

"En la nueva era pos-PC estamos viendo cada vez más dispositivos que son difíciles de encajar en las categorías tradicionales", dice el analista independiente Jaime García Cantero, que ve en algunos de estos equipos nuevos grandes posibilidades. "Los portátiles con dos pantallas pueden ser de gran utilidad para trabajar de cara al público, en una tienda por ejemplo, y podrán crearse aplicaciones para que los usuarios compartan trabajo en este tipo de máquinas".

Otra empresa que presentó novedades fue Acer, que lanzó dos tabletas con Windows 8, el Iconia W700 y el W510, con buena resolución de pantalla y hasta 18 horas de batería. Ambos dispositivos pueden usarse como tableta, como portátil y como pantalla para presentaciones. Así, el segundo modelo da la opción de comprar un dock en forma de teclado que se engancha en el dispositivo y lo convierten en un netbook.

De cualquier modo, los nuevos equipos de Acer y Asus (esta ha presentado también una tableta con Windows RT, la versión de Windows 8 para dispositivos con chips ARM y no de Intel) dejan clara una cosa: Microsoft va a por todas en el negocio de las tabletas, pues su nuevo sistema operativo es táctil y ha sido diseñado para tablets, portátiles y otros dispositivos portátiles. El gigante de Redmond sabe que será difícil dar la batalla, pues en frente está Apple y su iPad y Google y su Android, pero sabe que tiene una baza con estos equipos híbridos, que están preparados para servir igual como tabletas para ocio que como portátiles para productividad (con el tirón del Office).