Directivos

El empleo para los graduados escasea, ¿y la motivación?

Comerciales, tecnólogos... hay pocos trabajos para los jóvenes, a quienes las empresas les demandan más proactividad

Con una tasa de desempleo del 22,85%, según la última encuesta de población activa (EPA), y en plena recesión, las oportunidades para los graduados de las universidades y escuelas de negocios son escasas. Muy escasas. Las empresas tienen para elegir entre muchos candidatos. Aun así, en un momento en el que la competitividad por un puesto de trabajo debería ser alta, surgen voces que alertan de que no siempre los jóvenes tienen la mejor actitud en las entrevistas.

Para algunos hay más esperanzas. Una parte de los empleos que surgen para los universitarios depende de la coyuntura económica: comerciales, perfiles para departamentos de ventas, desarrollo de negocio, financieros que renegocien créditos, cobros y que sepan manejar la tesorería, según avanza Francisco Muñoz, director general de la web Infoempleo. "Y luego están todos los ligados a las nuevas profesiones tanto en informática como enfocadas a las redes sociales".

Un informe de la empresa de trabajo temporal Adecco señala que los que más posibilidades tienen de encontrar empleo son los egresados procedentes de Administración de Empresas y Economía, ingenierías (especialmente Aeronáutica, Telecomunicaciones e Informática). "Los ingenieros industriales empiezan a conocer el paro", asegura César Castel, director de operaciones de Adecco Professional, "y peor se le presenta a los arquitectos novatos", en una profesión ligada al sector de la construcción en más que serias dificultades. "Incluso los médicos lo tienen complicado. Por primera vez en la historia, a los MIR no los han contratado al acabar su residencia. Peor aún lo tienen los de las carreras de humanidades, muy ligadas al empleo público, que está totalmente parado", añade.

"Antes se podían rechazar ofertas. Los padres animaban a sus hijos a que no cogieran un trabajo mal pagado", explican desde Adecco

Los responsables de recursos humanos consultados (Kellogg's, Philips, Sephora o LVMH) en un foro de empresas organizado por ESIC la pasada semana apuntan al perfil comercial como lo más solicitado, en un afán por vender. "El hecho de que los candidatos tengan un perfil comercial es una habilidad clave actualmente", señala Manuel Solís, director de Manpower Selección.

"Parece sencillo encontrar personas acordes, pero no lo es. Con cinco millones de parados, aun así te encuentras desinterés de los candidatos", cuenta Raquel Ramos, del departamento de recursos humanos de LVMH. "Las empresas buscan una actitud hacia la solución de los problemas. Se puede ser experto en marketing, pero hay que demostrar algo más", apunta el directivo de Infoempleo, que impartió una conferencia en ESIC sobre lo que las compañías esperan de los universitarios. "Quieren también que se esté formado, con idiomas y ciertas habilidades como la capacidad de ventas, de comunicación, la asertividad, la flexibilidad o enfocarse por proyectos", agrega.

"La actitud proactiva, el interés de involucrarse en un proyecto y el compromiso con la empresa son cualidades muy valoradas", confirma Solís. "Están preparados, pero les falta cambiar el chip", asegura Castel, "hacia una proactividad". "Los más jóvenes están enchufadísimos para trabajar y no van a dejar pasar una oportunidad, sobre todo los menores de 25 años", cree Muñoz, quien asegura que el cambio de mentalidad va a llegar por una cuestión generacional. "Los directores de recursos humanos me dicen que no hay un cambio suficiente hacia la proactividad", añade.

Los estudiantes pensarán que encima que ellos sufren la carestía de empleo, como remate las empresas piden más iniciativa por sueldos no muy altos. Un trato que parece poco apetecible. "Las empresas buscan el mirlo blanco, con formación, idiomas, habilidades y movilidad. Y además tienen bastantes candidatos donde elegir", explica el responsable de Adecco. No menos de 150 candidaturas por puesto en Infoempleo, explica su director general. "Pero los jóvenes se tienen que dar cuenta que la situación ha cambiado. Antes se podían rechazar ofertas. Incluso los padres animaban a sus hijos a que no cogieran un trabajo si no lo pagaban bien. Ahora los sueldos son más bajos, pero no importa. Hay que analizar el contexto y entender que lo que les interesa es adquirir experiencia", cree Castel. "El otro día una chica de 20 años se me presentó diciendo que quería aprender de mí. Que le dejara entrar en la empresa aunque fuera sin cobrar. Con muchas ganas de comerse el mundo", recuerda Muñoz. Para Castel, la situación está clara: "Los jóvenes tienen que aprender que todo ha cambiado. Ya no se puede negociar el salario ni rechazar empleos. Deben ser humildes".

Esther Pérez Bravo. Microsoft. "A Microsoft los jóvenes vienen con muchas ganas"

Los licenciados que se acercan a Microsoft nos piden facilidades para trabajar desde casa, están interesados en los beneficios como empleados ya que se identifican mucho con este tipo de empresa y, por otro lado, la posibilidad de desarrollar una carrera internacional", explica Esther Pérez Bravo, gerente de recursos humanos de Microsoft Ibérica.

"Buscamos jóvenes con ganas de trabajar, de comprometerse con la compañía, con capacidad de perseverancia, de promocionar y sin miedo a tener retos internacionales". ¿Y lo consiguen? "Sí. Los encontramos. No es cierto que no tengan la actitud correcta, a Microsoft los jóvenes vienen con muchas ganas", exclama. "Lo que hace falta son mánagers que les incentiven correctamente", cree.

La compañía californiana ofrecerá en España este año una docena de empleos además de becas. Los contratos son fijos para los recién titulados, con ninguna o poca experiencia empresarial, para perfiles técnicos, de marketing y ventas.

Francesca Sagramora. Procter & Gamble. "Nuestra empresa apuesta por la promoción interna"

El caso del gigante estadounidense del consumo Procter & Gamble (P&G) es el de la apuesta por la gente joven, recién graduada, donde sigue habiendo oportunidades de empleo. "Nos apoyamos en el principio de promoción interna, por lo que reclutamos gente sin experiencia. El 99% de nuestra contratación es de gente que sale de las universidades y de las escuelas de negocios", explica Francesca Sagramora, directora de recursos humanos. Disponen de grupos, llamados campus team, que cada uno de ellos se centra en la búsqueda de candidatos en un centro educativo, una docena de instituciones como Icade o la Universidad Autónoma de Madrid.

"En 2012 contrataremos menos que los años pasados, pero incorporaremos a 30 personas. Y otros 30 o 40 becarios", reconoce. El primer puesto será el de asistente de ventas. "Donde más se mueve el mercado es en la parte comercial" y algunos más específicos en técnicos y recursos humanos. Lo que busca la empresa son jóvenes con liderazgo, iniciativa y capacidad de mejora.

Francisco Catalá. NH Hoteles. "No siempre vienen con la actitud conveniente"

"Que un candidato joven pregunte por el horario y el sueldo en una entrevista está bien y, de hecho, aprendemos de ellos a evitar la cultura presencial en el trabajo, pero que la primera pregunta que haga sea sobre la hora de salida no le deja en buen lugar", explica Francisco Catalá, director de recursos humanos de NH Hoteles. Asegura que en más casos de los que se pueda imaginar, los jóvenes no disponen de la motivación necesaria a pesar del nivel de desempleo. "No siempre vienen con la actitud conveniente. Esta semana un candidato vino sin conocer NH. No se había preparado".

Esta cadena hotelera ha contratado en España entre 15 y 20 personas en los últimos dos meses para sus servicios centrales y muchos más para los hoteles. "Buscamos actitud. Se incorporan desde abajo para que adquieran los valores y cultura de la casa. Por ejemplo, el 90% de nuestros directores de hotel son de promoción interna". Cuenta que en el mercado se mueven los perfiles comerciales y están muy bien valorados los ingenieros.

Luis López. Deloitte. "Queremos contratar a más ingenieros"

Los números de contratación de Deloitte en España son altos: 1.000 nuevos empleados al año debido a la gran rotación del sector, con un 80% de recién titulados universitarios. De ellos, más del 60% son licenciados en Económicas y Administración de Empresas, un 20% de ingenieros y algo más de un 10% de formación jurídica. "Para este año queremos contratar más ingenieros, que el porcentaje llegue al 30% del total", apunta Luis López, director de recursos humanos de Deloitte. Su justificación se encamina a que estos jóvenes han desarrollado carreras más duras: "Han demostrado durante los estudios una gran capacidad de trabajo, de abstracción, y además suelen trabajar en inglés o alemán. Dan mucho juego y se adaptan bien a cualquier negocio".

"Buscamos gente que tenga ganas de desarrollar un proyecto de vida propio, que tenga motivación y las competencias necesarias", relata. "Y para los que tienen un título, idiomas, talento y ganas hay trabajo", asegura, "y si no se lo ofrecemos vendrán las empresas de fuera y se los llevarán".

Webs de Empleo. Los siete pecados de internet

JobandTalent, web de empleo muy enfocada a graduados universitarios, alerta de varios "pecados capitales" a evitar a la hora de buscar empleo por internet y preparar un currículum. Entre sus clientes están grandes multinacionales y más de la mitad de las firmas del Ibex 35, así que saben de lo que hablan.

1 Un perfil incompleto. Aconsejan que toda la información en las webs de empleo y redes sociales (como Facebook o profesionales, como LinkedIn) debe estar completa al cien por cien. "Las empresas no perdonarán que no hayas completado todos los datos del perfil o que lo hayas hecho a modo de telegrama. Solo lo interpretarán de un modo: falta de interés", cuentan.

2 Participar por participar. "Solicitar ofertas de trabajo cuyos requisitos no cumplimos es un error. En el mejor de los casos no considerarán tu candidatura y lo más común es que seas incluido en la carpeta de descartados, ganándote un merecido punto negativo para el futuro", advierten estos expertos.

3 No cuidar la imagen en la red. "Quizás no nos guste, pero pueden hacerlo: del mismo modo que cuando una compañía se interesa por ti la buscas en Google o Facebook, las empresas también pueden hacerlo contigo. Cuida tu reputación online, vigila qué compartes, comentas, dónde haces like, las fotos en las que apareces o tus tweets y retweets", advierten. "Todo lo que no sume para la búsqueda de empleo, resta".

4 No ser activo. Esperando no se encuentra un trabajo. Además de inscribirse a las webs de empleo, hay que ser activo. "Tómatelo como tu trabajo actual, visita dichas webs a diario para conocer qué oportunidades hay para ti, en qué empresas y sectores".

5 Agregar contactos que no se conocen. Las empresas pueden solicitar referencias a conocidos de un candidato, por ejemplo, de LinkedIn. Si hace 20 años que no se ve a un amigo, ¿para qué se incluye?

6 No aprovechar las oportunidades de un currículum online. "Aprovecha que no tienes las limitaciones en espacio del papel", recomiendan.

7 Y no descartar la vía tradicional. "La probabilidad de que tu próximo empleo lo consigas a través de internet crece día a día, pero mientras esa probabilidad no sea del cien por cien no descartes la vía offline". Hay que avisar a amigos y familiares de que se está en paro.