Dudan de la constitucionalidad de muchos aspectos de la reforma

Los sindicatos acceden a negociar pero mantienen la movilización

Tras la primera reunión entre la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y los sindicatos CC OO y UGT después de la reforma laboral aprobada el viernes, los sindicatos dudan de la constitucionalidad de muchos aspectos de la nueva norma. Mantienen además, la convocatoria de la manifestación del domingo 19 de febrero.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha recibido hoy a los representantes de la patronal CEOE-Cepyme y de los sindicatos CC OO y UGT.
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha recibido hoy a los representantes de la patronal CEOE-Cepyme y de los sindicatos CC OO y UGT.

El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, ha tildado la medida de "precipitada e injusta" en la rueda de prensa posterior a la reunión. Los sindicatos han valorado la predisposición del Gobierno para seguir discutiendo los términos de la reforma durante el trámite parlamentario y han recogido el guante lanzado por el Ejecutivo. Pero han lamentado que esta misma actitud no se hubiera mantenido "antes de pasar por el Consejo de Ministros".

Una vez aprobada la reforma por medio de un Real Decreto, el Gobierno ha de llevar la norma al Parlamento para su convalidación. Durante este trámite, los grupos parlamentarios tiene la posibilidad de introducir enmiendas en el texto original.

Báñez ha dejado abierta otra puerta para la intervención de los sindicatos, al ofrecer "discusiones técnicas" dirigidas, en principio, a explicar los detalles de la reforma a los agentes sociales. Toxo ha señalado que uno de sus objetivos será lograr que en el caso de los despidos improcedentes, el trabajador puede optar entre la readmisión o la indemnización.

Las sindicatos ha anunciado, además, que los servicios jurídicos tanto de CC OO como de UGT ya han empezado a estudiar las vías para recurrir la posible inconstitucionalidad del paquete de medidas, en caso de que no se eliminen los "borrones inconstitucionales", tal y como los ha definido el secretario general del UGT, Cándido Méndez.

Ante las preguntas de los periodistas Méndez ha citado dos casos que, en su opinión, vulnerarían la norma fundamental. En primer caso, el nuevo periodo de prueba en los nuevos contratos para emprendedores en empresas de menos de 50 trabajadores, que queda establecido en un año. Los sindicatos entienden que existe una discriminación en función del tamaño de la empresa, ya que para las compañías de más de 50 empleados, el periodo de prueba es de tres meses.

El segundo ejemplo que ha expuesto el secretario general de UGT es relativa a la ultractividad de los convenios y la nueva competencia otorgada la Comisión Nacional de los Convenios Colectivos. Este órgano será a partir de ahora el encargado de actuar como árbitro en las negociaciones entre sindicatos y empresa en materia de negociación colectiva.