Cree que generarán confianza

Guindos prevé negociaciones en la UE de los objetivos de déficit

El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró hoy en declaraciones a TVE que es "fundamental" que España cumpla con sus objetivos de déficit para generar confianza en los mercados que, "a día de hoy", no han cambiado. Guindos avisó que habrá que estar a tento a las negociaciones que se producen todos los años en la UE de los objetivos de estabilidad. Además, anunció que "controlará" los salarios de toda la banca que ha recibido ayudas.

Luis de Guindos explicó hoy que es "fundamental que España cumpla con sus objetivos de déficit para generar confianza en los mercados, si bien admitió que tendrán efectos negativos en el corto plazo en el crecimiento. Guindos aseguró que España "todavía no" ha pedido que se relajen los objetivos de déficit. "Todo tiene un tono oscuro, aseguró, si bien recordó en una entrevista en TVE que Europa ha caído en una nueva recesión". El ministro avisó que aprovechará la revisión de los objetivos de estabilidad que se hacen todos los años para ser enviados a Bruselas para adaptarse a la nueva situación de la coyuntura europea, siempre de acuerdo con las nuevas previsiones que haga la UE.

A su juicio, el éxito de España en las subastas se debe a que "un Gobierno que llegó el 23 de diciembre [...] tomó medidas el 30 de diciembre" Esto puso de manifiesto que "el Gobierno tiene capacidad de reacción y que "tomará decisiones". Afirmó que por primera vez "en mucho tiempo" los inversores extranjeros están comprando deuda española.

"España tiene una historia de éxito, y eso va a volver a ser así", aseguró confirmando sus recientes declaraciones de que "se verá la luz a final de año" tras un primer semestre "difícil".

Respecto de la subida del IRPF, Guindos ha asegurado que "la subida del IRPF no ha sido un plato de gusto, pero lo hemos tenido que hacer por el desvío de déficit" que encontraron al llegar al Gobierno. "El IVA es un impuesto más indiscriminado que el IRPF", lo que le llevó a descartarlo "por el momento". "No está encima de la mesa".

Respecto de su relación con Cristóbal Montoro, aseguró que "tiene el máximo respeto" por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tanto desde el punto de vista personal como profesional. "Soy su amigo", ha sentenciado, además.

Tasa de paro

"No ha habido ningún país en Europa, ni siquiera en los rescatados, en el que el deterioro del mercado laboral haya sido más destacado", ha asegurado en lo que respècta de la reforma laboral", aseguró. En este sentido, explicó que hay que simplificar esta "selva" de tipos de contrato, además de "mejorar las políticas activas de empleo".

En el tema del despido, Guindos aseguró que su coste "no es la cuestión clave", sino que hay que lograr un mecanismo de terminación laboral que mno implique que cuando la situación de una empresa empeora no se tenga por qué recurrir a echar a los temporales. Guindos valoró el pacto salarial llegado por sindicatos y empresarios, pero insistió en que el Gobierno actuará en el resto de asuntos en los que los agentes no se pongan de acuerdo.

El estado del bienestar es "importantísimo", y para poder mantenerlo es crucial cortar la "hemorragia" que está sufriendo el Estado, para poder mantener las prestaciones.

Reforma financiera

Guindos ha reconocido que el Gobierno está "preocupado" por los salarios de las entidades financieras que han percibido ayudas públicas, y ha anunciado que la próxima reforma financiera impondrá un "control" a todas ellas. El ministro despejó una de incertidumbres que giran en torno a la reforma financiera que se aprobará en los próximos días, al señalar que el control de los salarios afectará a todas las entidades que, de una manera u otra, han recibido ayuda pública.

Este control, por tanto, afectará tanto a las que el Estado ha inyectado capital (Unnim, Catalunya Caixa y Novagalicia) como a las que recibieron en un primer momento un préstamo del Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB), como son Bankia, Banca Cívica, BMN y Caja España.

A finales de diciembre, el Banco de España obligó a todas estas entidades a desvelar los salarios de sus directivos, a la cabeza de las cuales se encuentra el presidente de BFA-Bankia, Rodrigo Rato, con un salario anual de 2,34 millones de euros, seguido del consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, con 2,26 millones anuales.

En las últimas semanas, las entidades que recibieron los préstamos del FROB han argumentado que su situación es diferente a las que han recibido una inyección de capital, dado que no han sido intervenidas y además están pagando puntualmente los intereses que generan sus ayudas, que es superior al 7%.

Sin embargo, el ministro aseguró hoy, al respecto, que habrá límites en los dos grupos, aunque los diferenció en su explicación.

Con respecto a los primeras entidades, las que "están intervenidas y bajo el control del Banco de España", apuntó que los sueldos "tienen que estar controlados, y acordes con una remuneración adecuada".

Con respecto al segundo grupo de entidades, que han tenido ayudas financieras en forma de prestamos, "ahí el Gobierno también va a establecer directrices", dijo el ministro, sin más detalles.

El ministro, además, negó de nuevo la posibilidad de que en España se cree un 'banco malo' público que aglutine los activos inmobiliarios más tóxicos de la banca.

El Gobierno no se va a meter en las parejas", ha dicho Guindos en relación a las fusiones, aunque aseguró que sí es necesario un nuevo proceso de reestructuración bancaria. Resaltó que las entidades se están "llenando de activos inmobiliarios", al que hay que dar salida para lograr que finalmente baje el precio de las viviendas y vuelva la normalidad al mercado inmobiliario.

"Vamos a exigir más esfuerzos para ajustar esos valores", y aseguró que por ello los bancos van a tener "menos beneficios", y que se hará "sin que el "ciudadano tenga que poner un duro más".