Mayoría absoluta del Ejecutivo conservador.

El drástico presupuesto de Portugal pasa su primera votación en el Parlamento

El drástico presupuesto del Estado portugués para 2012, que incluye las medidas de austeridad más duras que se recuerdan en el país, pasó hoy su primera votación en el Parlamento, gracias a la mayoría absoluta del Ejecutivo conservador.

Como se esperaba, el Partido Socialista (PS), que gobernó Portugal seis años, hasta las elecciones anticipadas de junio pasado, cumplió su promesa de no rechazar el proyecto y se abstuvo en la votación.

La Asamblea Legislativa lusa hizo, entre ayer y hoy, su primer examen general al proyecto presupuestario del primer ministro Pedro Passos Coelho, que ha reconocido los grandes sacrificios que se le piden al país para superar la crisis económica y cumplir las condiciones del rescate financiero internacional que ha recibido.

Para reducir el déficit y aplicar las reformas que exigen la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que le concedieron un préstamo de 78.000 millones de euros en mayo, Portugal va reducir el peso del sector público en la economía y recortar los salarios de los funcionarios, las inversiones y los gastos estatales.

Los minoritarios partidos marxistas del Parlamento, que han criticado con dureza esas y otras medidas de ahorro previstas en los presupuestos, votaron hoy en bloque contra su aprobación. El Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha) y los democristianos del Partido Popular (CDS-PP), que gobiernan en coalición, fueron las únicas formaciones que respaldaron el proyecto.

Aunque todavía deben pasar otras dos votaciones, los presupuestos lusos tienen garantizada su aprobación por esa mayoría absoluta.

Los socialistas, ahora primera fuerza de la oposición, se mostraron contrarios a los muchos recortes sociales que contiene el presupuesto, pero decidieron no rechazarlo para mantener una actitud "responsable" con los graves problemas financieros del país y sus compromisos con la UE y el FMI.