Taller infantil

Cultura del vino para pequeños artistas

Participantes en uno de los talleres de Dinastía Vivanco.
Participantes en uno de los talleres de Dinastía Vivanco.

Nadie, hasta la fecha, se había atrevido a intentarlo. Pero Dinastía Vivanco, una fundación de la bodega familiar del mismo nombre, ha puesto en marcha una experiencia innovadora, que une la cultura del vino con el mundo infantil. Un programa educativo que estimula la capacidad creativa de los más pequeños, adaptándose a las necesidades pedagógicas y lúdicas del mundo infantil.

El programa, que se inicia este fin de semana, nace de la combinación de dos factores. Por un lado, el hecho de que todos los niños nacen con una capacidad creativa que les conduce al conocimiento del medio y al aprendizaje a través de la curiosidad por todo cuanto les rodea. Por otro, la estructura creada por la bodega riojana, que ofrece un espacio arquitectónico expresamente creado para la difusión cultural, que incluye el mayor museo sectorial de Europa.

La conjunción de ambos elementos posibilita que, a lo largo de 15 fines de semana, los niños podrán experimentar y sentir el auténtico significado de la cultura del vino a través del arte, la música, el cine o el deporte. Los más pequeños se convertirán, en la gymkhana especial que se celebrará el 23 de junio, en cicerones de excepción para familiares y amigos para reconocer el vino con naturalidad, como y fruto de la tierra que forma parte de su cultura.

Barricas que se transforman en esculturas, letras de vino para componer un rap, orientarse entre los viñedos con la ayuda del campeón de España de CRON, sonidos de cristal para crear melodías... son algunas de las muchas actividades en las que los niños se sentirán protagonistas.

Los talleres monográficos de esta singular experiencia se dividirán en dos partes. La primera de ellas se realizará en Logroño, en la sede de la Fundación CajaRioja (copatrocinadora del programa), con la intervención de artistas consagrados de las diversas disciplinas, quienes mostrarán a los niños sus particulares itinerarios culturales. Será la exposición de un tema central y la experimentación por parte de los participantes. En la segunda parte, una semana después, un artista de reconocido prestigio mostrará su modus operandi, desde un punto de vista llano y directo, sobre los trabajos realizados hace siete días.

Las inscripciones podrán efectuarse a través del correo merino@dinastiavivanco.es. Los niños a partir de cuatro años podrán participar en las actividades sin necesidad de estar acompañados por un adulto. Se ha establecido una cuota simbólica de diez euros y la bodega ha elaborado también un programa orientado a colegios.