En el mercado no hay activos que coticen a menos del 97% del nominal

Un quita del 5% duplicaría el descuento que el mercado aplica a la deuda española

El descuento que pueda aplicar la autoridad bancaria europea a la deuda española en sus planes de recapitalización marcará las necesidades de financiación de la banca española. Aunque en Bruselas se barajan cifras del 5%, en el mercado no hay deuda española que cotice con descuentos superiores al 3%.

¿Cómo debe computar la deuda soberana española en la recapitalización de la banca europea? La UE debe debatir este fin de semana, o antes incluso, cómo computa la deuda de los países afectados por la crisis soberana para sentar las bases de la recapitalzación de la banca europea. España está entre estos países, y de la posibilidad de que se aplique un descuento o quita sobre el valor nominal de la deuda depende con cuánto dinero habrá que capitalizar la banca española.

Si en un primer momento se filtraron cifras del orden del 20%, Bruselas baraja hoy por hoy la posibilidad de que, a efectos de necesidades de capital, la deuda del Tesoro español se rebaje en un 5% sobre su precio real. De momento, lo único que ha salido de Bruselas es que el descuento estará en línea con el mercado. ¿Qué dice el mercado?

Según los datos de Bloomberg, que toma las emisiones de bonos más líquidas, a España en ningún caso se debería aplicar un porcentaje superior al 3%. La deuda del Tesoro a 10 años con vencimiento en 2021 cotiza levemente por encima de su valor facial. Los títulos de deuda a 10 años con más descuento sobre su valor facial (éste cambia en función del cupón que pagan) cotizan al 97%.

Para la deuda a cinco años, la referencia proporcionada por Bloomberg está en el 98,5% del nominal, y para los títulos con vencimiento a dos años, en el 98,5%. Es decir, ningún bono español cotiza en el mercado con un descuento superior al 3%. Por tanto, una quita del 5% ya obligaría a la banca a cubrirse ante una depreciación que casi duplicaría la aplicada por el mercado.

Para el resto de los países afectados, Italia cotiza con tipos algo superiores a los de España, aunque en su caso las cotizaciones en los plazos cortos son ejores que las de la deuda española, y en plazos largos el ataque a Italia ha sido más severo. La deuda griega cotiza con descuentos del orden del 60%, la portuguesa en el entorno del 40% al 20%, según los plazos, y la irlandesa menos del 20%.

La quita del 5% supondría que la gran banca española (la que se puede considerar sistémica) tendría que recapitalizarse el 19.000 millones para llegar a un ratio de capital del 9%. Además, desde el sector se reclama que, si la autoridad bancaria europea aplica la quita a la deuda española, ésta dejará de ser líquida en los mercados, pues estaría marcada a ojos de los inversores como un producto poco solvente.