COLUMNA

¿Cuánto capital para la banca europea?

Los bancos europeos necesitan más capital. Ese el punto de vista del FMI, el comisario de competencia de la UE y un número creciente de políticos de la eurozona. La cuestión que todos plantean ahora es: ¿cuánto?

Para averiguarlo, empecemos con un default adecuado. Los 90 bancos que participaron en las pruebas de estrés de la Autoridad Bancaria Europea de julio tienen casi 80.000 millones de euros de deuda griega. A precios de mercado, un recorte adecuado supondría un 62%. Recapitalizar los bancos a un Tier 1 del 5% -el mínimo exigido en las pruebas- supondrían 22.000 millones. Pero el déficit dañaría casi solo a los prestamistas de Grecia y Chipre.

La banca prestó también 250.000 millones a compañías helenas, familias y otras instituciones. Los retrasos actuales en estas exposiciones son de alrededor del 12%. Una reestructuración ordenada no conduce necesariamente a un aumento de la morosidad. Pero aún así, la contracción prevista del 5% del PIB griego para 2011 es más seria de lo que las pruebas tuvieron en cuenta. Si los retrasos llegan al 20% y los bancos solo recuperan la mitad de su dinero, el déficit de capital llegaría a los 47.000 millones. Aunque la mayor parte escaparía con razonable suavidad.

Pero un default griego tendría también efectos en cadena para la deuda soberana de la eurozona. Si los bancos se vieran obligados a marcar todas sus tenencias de deuda a precios de mercado actuales, el déficit de capital se elevaría a unos aún manejables 50.000 millones. Con todo, las pruebas marcaron una nota para el aprobado demasiado baja. Para recuperar la credibilidad de los inversores, los Gobiernos tendrán que aumentarla. Si se exige una Tier 1 capital del 8% tras una grave recesión, los bancos necesitarían 175.000 millones. De los cuales, Alemania y Francia precisarían 27.000 y 23.000 millones, respectivamente.

Con las acciones de las entidades cerca de sus mínimos de principios de 2009, estos podrían verse obligados a recurrir a sus Gobiernos, que quizás tendrían que pedir prestado del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. En todo caso, parece que llega el momento para incrementos de capital fresco.

Por George Hay.