A diferencia de Obama

La CE mantiene que las políticas de austeridad son las adecuadas para la crisis

La Comisión Europea ha insistido hoy en que las políticas de austeridad y los recortes en el gasto público son las medidas correctas para salir de la crisis y aliviar las tensiones en los mercados de deuda, pese a los indicios que apuntan a una desaceleración económica.

"En Europa, en un periodo de deuda alta y creciente en muchos países, asegurar la estabilidad de las finanzas públicas es un prerrequisito para mantener el crecimiento económico y el empleo", ha declarado en una rueda de prensa el portavoz de Asuntos Económicos de la CE, Amadeu Altafaj.

"No es una cosa o la otra, sino que uno es prerrequisito para el otro", ha añadido al ser preguntado sobre el efecto que las políticas de austeridad defendidas por Bruselas y los principales países de la zona euro, como Alemania y Francia, están teniendo sobre el crecimiento.

Según Altafaj, "la estrategia comunitaria de consolidación fiscal gradual y diferenciada sigue siendo completamente válida" para combatir las "turbulencias persistentes del mercado" y la "incertidumbre sobre la velocidad de la recuperación".

"No se trata sólo de consolidación fiscal y medidas de impulso del crecimiento. Es un paquete legislativo", ha aseverado el portavoz.

"Por eso es tan importante que adoptemos pronto el paquete de gobernanza económica", ha recordado en referencia a las medidas propuestas por la CE para coordinar las políticas presupuestarias de los estados de la zona euro.

La necesidad de que todos los países de la eurozona, incluidos aquellos que no tienen problemas graves para emitir deuda, lleven a cabo políticas de contención del gasto público ha sido cuestionada por analistas y, hoy mismo, por la directora-gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

En opinión de Lagarde, quien hoy pronunció una conferencia en Londres, los estados del euro deben restaurar la sostenibilidad fiscal mediante planes de consolidación creíbles, pero no olvidar que llevar a cabo esas medidas "demasiado deprisa" puede "dañar la recuperación y empeorar las perspectivas laborales".

Es por ello que ha reclamado a los gobiernos nacionales que tomen "medidas poco convencionales" para reactivar la economía.

Lagarde advirtió recientemente que Europa corre el riesgo de recaer en una recesión, mientras que la Unión Europea (UE) y otros organismos internacionales ya han pronosticado un frenazo en el crecimiento por la mala evolución de las economías centrales del continente, sobre todo Alemania y Francia.

A diferencia de la UE, el presidente de EE UU, Barack Obama, presentó ayer un plan de estímulos públicos para fomentar el empleo y aumentar las cifras de crecimiento.

En este sentido, el portavoz de la Comisión ha afirmado que "todos los estados miembros (de la UE) que tienen más maniobra, pueden y de hecho deben permitir que funcionen los estabilizadores automáticos plenamente para mitigar los efectos de una ralentización".

Sin embargo, para el Ejecutivo comunitario "es clave que los estados miembros (presionados por los mercados de deuda) cumplan con sus objetivos de reducción de deuda y déficit".