Presenta un ambicioso plan de 321.000 millones de euros

Bajadas de impuestos y más inversión, receta de Obama para crear empleo

Barack Obama no quiere escatimar recursos para recuperar el pulso de la economía estadounidense. Anoche presentó un plan de gran alcance que contempla inversiones y bajadas de impuestos por 321.000 millones de euros. Queda por ver si logra el consenso político necesario.

Obama ultima otro plan para crear un millón de empleos
Obama ultima otro plan para crear un millón de empleos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apeló hoy al Congreso a dejar de lado las pugnas partidistas y a apoyar un amplio plan de empleo valorado en cerca de 447.000 millones de dólares (320.000 millones de euros) y que, según aseguró, dará "un impulso a la economía".

Un Obama que apostó por abandonar las florituras retóricas de discursos pasados y centrarse en un mensaje concreto y directo hacia las clases medias compareció hoy ante los legisladores para reclamarles que abandonen el "circo político" y se centren en la creación del empleo, por el bien del país.

"La gente de este país trabaja duro para cumplir sus responsabilidades. La pregunta esta noche es si nosotros cumpliremos las nuestras; si, a la vista de una crisis nacional, podemos detener el circo político y hacer de verdad algo para ayudar a la economía", afirmó el presidente.

El plan, de mayores dimensiones de lo que habían apuntado los medios en días previos, requiere para su puesta en práctica la aprobación del Congreso, donde los demócratas controlan el Senado y los republicanos dominan la Cámara de Representantes, lo que puede dar lugar a una pugna partidista similar a la protagonizada este verano en torno al aumento del techo de la deuda.

Previéndolo, la propuesta de Obama contiene numerosos elementos que pueden agradar a los republicanos. Entre ellos, recortes de impuestos que representan casi la mitad del valor del plan, según los cálculos de la Casa Blanca.

Además, el presidente se compromete a que el plan esté completamente pagado.

Para ello propone que el "súper comité" que se creó en el Congreso para identificar antes de diciembre 1,5 billones de dólares en recortes al gasto público sume a esa cifra el costo del plan, bautizado como "Proyecto de ley para los empleos estadounidenses".

El día 19, además, expondrá, según adelantó, un plan complementario "más ambicioso" para atajar el déficit presupuestario y la deuda pública, la prioridad absoluta del Partido Republicano y, sobre todo, de su corriente más conservadora, el Tea Party.

Esa próxima propuesta "no sólo cubrirá el coste de este proyecto de ley, sino que estabilizará nuestra deuda a largo plazo", precisó.

En su discurso, Obama recordó una y otra vez que "todo lo que está aquí es el tipo de propuesta que han apoyado tanto republicanos como demócratas".

Además de las propuestas con un claro guiño hacia los republicanos, el plan contiene también iniciativas del agrado demócrata, entre ellas extensiones de los subsidios al desempleo o asignaciones para contratar de nuevo a maestros despedidos por falta de fondos.

Se prevé también la inversión en infraestructuras, incluida la rehabilitación de viviendas vacías o sujetas a ejecución hipotecaria.

El plan "dará un impulso a la economía que se ha estancado y dará confianza a las empresas de que, si invierten y contratan, habrá clientes para sus productos y servicios", señaló.