Consecuencias del accidente de Fukushima

Japón concluye su plan de ahorro energético

Japón ha concluido el plan especial de ahorro energético puesto en marcha tras la crisis nuclear de Fukushima y la paralización del 80% de las centrales atómicas del país. El plan incluía medidas para la industria, el comercio, la administración púlbica y los hogares.

Japón concluye hoy el periodo de ahorro energético decretado por el Gobierno durante el verano para reducir el consumo de particulares y empresas un 15%, a fin de evitar cortes inesperados en el suministro en plena crisis nuclear.

El Ejecutivo nipón, que en un principio se había propuesto mantener las restricciones hasta el 22 de septiembre, decidió adelantarlo porque el suministro eléctrico ha mejorado y las altas temperaturas veraniegas han disminuido, informaron medios locales.

El nuevo ministro japonés de Industria, Hachiro Yoshio, agradeció tanto a las empresas como a los ciudadanos su cooperación en el ahorro de electricidad este verano, que a su juicio ha sido vital para "evitar una crisis".

Las restricciones energéticas comenzaron en Japón, por primera vez en 37 años, el pasado 1 de julio ante la difícil situación por la crisis nuclear en la central de Fukushima Daichii, que condujo a la parada, como medida de seguridad, de numerosos reactores del país.

Actualmente tan solo once de los 54 reactores del archipiélago se encuentran en funcionamiento, mientras el resto, casi el 80%, están paralizados por precaución y revisiones, lo que complica el suministro eléctrico.

Según la agencia local Kyodo, los esfuerzos de ahorro, unido a un verano menos caluroso de lo habitual, han conseguido lograr la meta de que tanto en Tokio como en el noreste del país, las zonas más afectadas por la crisis energética, el consumo se haya reducido en más del 15 por ciento.

La campaña de ahorro incluyó medidas como la de la industria automovilística nipona, que cambió turnos para hacer funcionar sus fábricas los fines de semana, cuando el consumo es generalmente menor, y pararlas en cambio los jueves y viernes.

Otras empresas modificaron sus horarios para empezar antes la jornada laboral o ampliaron las vacaciones en verano, mientras las autoridades redujeron el transporte público, adelantaron la apertura de algunos horarios comerciales y fomentaron el uso de ventiladores en vez de aire acondicionado.

Pese al levantamiento de las restricciones hoy a las 20.00 hora local (11.00 GMT), el Gobierno ha solicitado la colaboración de todos para continuar con un consumo responsable hasta finales de septiembre, ya que el calor podría hacerse notar de nuevo en las próximas semanas.

El Ejecutivo desconoce aún si las eléctricas serán capaces de satisfacer la demanda durante el invierno y el verano siguiente, por lo que espera reanudar el funcionamiento de los reactores paralizados tan pronto como superen las pruebas de seguridad necesarias y en conformidad con las administraciones locales.