Andalucía

El turismo y el sector exterior tiran de la economía

Diversificar la estructura productiva y crear empleo, prioridades de la política económica de la Junta.

El turismo y el sector exterior tiran de la economía
El turismo y el sector exterior tiran de la economía

Las exportaciones y el turismo son las palancas sobre las que se apoya la tímida recuperación de la economía andaluza. Por primera vez desde 2005, el mes de abril presentó superávit en la balanza comercial (3,2 millones de euros), con una tasa de cobertura del 100,15%, casi 20 puntos por encima del conjunto de España, gracias a un crecimiento exportador que duplica a la media española y que significa el 12,6% de las ventas nacionales, según datos de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta. De enero a abril, las exportaciones aumentaron un 34,8%, alcanzando un valor de 7.894 millones de euros, lo que supone 12,6 puntos más que la media nacional. Este dinamismo ha permitido a la región situarse como la segunda comunidad autónoma en ventas, con el 11,2%, de toda España.

Sin embargo, a pesar de esta evolución positiva, el sector exterior andaluz afronta algunos retos claves de cara al futuro, según el informe periódico sobre Andalucía que publica el servicio de estudios de BBVA. El primero tiene que ver con la especialización productiva que, aunque ha permitido mantener el dinamismo exportador desde el inicio del ajuste, podría limitar su aportación al crecimiento en el futuro. "El cambio en la estructura productiva en el sector exportador se configura, por tanto, como un reto de mayor importancia para que la economía andaluza pueda aprovechar en toda su potencia el crecimiento mundial", indica el estudio.

Otro reto del sector exportador es su reducido tamaño. A pesar de que la internacionalización de la economía regional se ha incrementado durante los últimos años impulsada por la política de la Junta a través de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, su grado de apertura alcanza el 29,1%, frente al 39,9% nacional. "En un momento coyuntural donde el negocio internacional será el elemento de soporte del crecimiento durante el presente año, la economía andaluza se encuentra sesgada hacia un menor crecimiento dado el menor peso del sector exterior en su economía. Sería deseable un creciente esfuerzo de internacionalización de las empresas exportadoras regionales", aconseja el informe de BBVA.

La segunda palanca de la economía andaluza, el turismo, representa actualmente alrededor del 11% del PIB regional. A los destinos tradicionales de playa y ciudades monumentales, como Sevilla, Córdoba, Granada, æscaron;beda y Baeza, se ha unido en los últimos años el turismo rural y de interior que ha experimentado un desarrollo importante apoyado en los atractivos naturales de la región. Además, de cara a la actual temporada, el ajuste de precios, con una caída acumulada superior al 15%, supone una mejora de la competitividad del sector, y la inestabilidad política y social en los países del Magreb reduce el número de destinos disponibles en beneficio de Andalucía.

La estructura económica de la comunidad se caracteriza por el gran peso del sector terciario, que acapara el 73,9% del valor añadido bruto (VAB), mientras que la industria y la construcción representan un 21,5% y el sector primario, un 4,6%.

Para el Gobierno andaluz, estos datos reflejan la orientación de las últimas décadas hacia una estructura productiva más equilibrada y eficiente, menos dependiente del sector primario, una industria más dirigida hacia sectores de mayor contenido tecnológico y un sector servicios cada vez más diversificado y con mayor valor añadido, donde el turismo sigue teniendo un papel relevante.

El sector servicios es el de mayor peso relativo de la comunidad, tanto por la generación de valor añadido bruto regional, casi el 80% del total en 2010, como por su importancia sobre el empleo, ya que suma el 74,2% de la población ocupada, y su capacidad de arrastre sobre otras actividades económicas.

Estrechamente ligada a las labores agropecuarias y pesqueras, y muy repartida a lo largo de todo el territorio andaluz, la industria agroalimentaria acapara más de la quinta parte, el 21,1%, del empleo y el 25,8% del valor añadido del sector industrial de la región. Aceites, frutas, hortalizas, bebidas alcohólicas, carnes y lácteos son sus principales productos. La agroindustria andaluza, la segunda más importante de España después de la catalana, está integrada por unas 5.600 empresas y es el motor económico de numerosas zonas rurales. Sus ventas al extranjero suponen uno de los principales capítulos del comercio exterior andaluz. Las exportaciones agroalimentarias ascendieron en 2010 a 6.059 millones de euros, con un crecimiento del 10,7% respecto al año anterior, y con aumentos de casi el 25% en mercados tan maduros como Estados Unidos.

Los presupuestos de la Junta para 2011 mantienen la línea de austeridad fiscal iniciada en 2010, asumiendo la senda de consolidación fiscal pactada con el Ejecutivo central, por lo que prevén un déficit para este año del 1,3% del PIB. Al cierre del año pasado, el déficit se situó en el 2,99%. El crecimiento estimado por el Gobierno autonómico para el conjunto del año es del 1,3%.

La economía andaluza mostró una mejora de la actividad en el primer trimestre de este año en relación al último de 2010. Los datos del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA) reflejan que la comunidad creció un 0,2% en términos trimestrales, lo que supone una ligera mejora respecto a la situación de estancamiento con la que cerró el ejercicio pasado.

La cifra

35% es el porcentaje de crecimiento de las ventas en el extranjero en el primer trimestre del año. Alcanzaron los 7.894 millones.

Objetivos

Estrategia de internacionalización

Exportaciones: incremento del 39,5%, hasta llegar a 20.000 millones de euros en 2013.

Inversiones en el exterior: situarse entre las seis principales comunidades autónomas inversoras en 2013 (actualmente es la décima).

Empresas exportadoras: alcanzar 20.000 empresas en 2013 (más de 3.300 nuevas).

Empleo vinculado a la exportación: crecimiento de un 26,4% (creación de más de 60.000 empleos en el periodo; más de 15.000 anuales).

Mercado laboral, la gran debilidad

Andalucía cerró 2010 con una caída en el número de afiliados a la Seguridad Social superior a las 30.000 personas, lo que supone el 7,8% de la registrada a nivel nacional. Por su parte, el número de desempleados inscritos en las listas del Inem se situó en los 900.000 parados, es decir, el 22% del total de parados existentes en España y un 5,1% más de los registrados el año anterior.

Los datos de la encuesta de población activa (EPA) del primer trimestre de este año señalan a Andalucía como la comunidad autónoma con la tasa de paro más alta de España. Sin embargo, los resultados correspondientes a abril y mayo muestran una perspectiva algo más optimista, con un comportamiento de la afiliación levemente más positivo que en el conjunto de España. El número de personas que perciben una prestación por desempleo alcanzó en abril de este año las 579.000, lo que supone el 21,6% del total nacional. El mercado laboral andaluz, más expuesto a las turbulencias cíclicas, sufre especialmente los envites de la crisis.