Sin cambios calificará los bonos como riesgo de impago

S&P presiona para corregir el plan de prórroga de la deuda griega

La agencia de rating Standard & Poor's advirtió ayer que, si no se suaviza, calificará como impago (default) el plan diseñado por la zona euro para lograr que bancos y aseguradoras continúen financiando la deuda griega.

Standard & Poor's lanzó ayer un ataque preventivo contra el plan que prepara la zona euro para involucrar al sector privado en la segunda operación de rescate de Grecia. Y advirtió que cualquiera de las fórmulas barajadas hasta ahora equivalen, según su criterio, a un impago (default) y serán estigmatizadas como tales. La embestida de la agencia obligará con toda probabilidad al Eurogrupo (ministros de Economía de la zona euro) a refinar su plan, para evitar un castigo en los mercados que desestabilice la zona euro.

La Comisión Europea recordó ayer que el plan no está cerrado aún y reiteró que el objetivo es diseñarlo de forma que no pueda ser calificado "ni como impago ni como impago selectivo".

Bruselas insiste en que la participación del sector privado será estrictamente voluntaria y que los contactos con los acreedores (bancos y aseguradoras) se llevan a cabo "de manera informal, descentralizada y sin ningún tipo de imposición".

Esa descripción no parece haber convencido a S&P, la primera de las grandes agencias internacionales que se pronuncia oficialmente sobre el plan.

S&P duda que la participación sea voluntaria y presume que el interés mostrado por algunos bancos en colaborar se debe al requerimiento de la zona euro.

A la agencia también le sorprende que un país como Grecia, con un bono calificado a nivel basura o especulativo (CCC), pueda atraer inversores a largo plazo.

Provisional

El veredicto provisional de la agencia se basa en el análisis de las propuestas presentadas por la Federación Bancaria Francesa para renovar el 70% de su exposición a la deuda griega con nuevos bonos a 30 años o el 90% con bonos a cinco años. "Si se aplica cualquiera de las dos opciones, y a falta de otra información que mitigue sus efectos, probablemente consideraríamos que se trata de un impago con arreglo a nuestros criterios", señaló ayer S&P. La agencia reconoce ce que "la propuesta de la FBF puede cambiar" y obtener "otra calificación".

Los seguros, pendientes también de la operación

Las agencias de calificación no son el único escollo que debe superar el plan de la zona euro para involucrar al sector privado en el segundo rescate de Grecia. La Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA) también vigila de cerca porque le corresponde determinar si el plan desencadena o no el cobro de las indemnizaciones asociadas a los seguros de impago (credit default swaps o CDS). El veredicto de la ISDA es determinante, porque a esa asociación pertenecen los principales actores del mercado de derivados y se han comprometido a aceptar la decisión.

La ISDA parece más abierta que las agencias a aceptar el plan europeo. Su vicepresidente, Robert Pickel, recordó la semana pasada que no todas las reestructuraciones desencadenan un evento crediticio".