La pugna con las 'low cost' sube de temperatura

Vodafone reacciona a la guerra del móvil con una tarifa igual a la de Movistar

El sector del móvil está al rojo vivo. Primero fue Movistar la que atacó a las operadoras low cost, luego Orange y ahora es Vodafone la que mueve ficha.

El fuera de juego en el que se quedó Vodafone tras la andanada de Movistar y Orange no va a durar mucho. La compañía acaba de anunciar el lanzamiento de una tarifa de móvil exactamente igual que la del exmonopolio.

Las llamadas desde el celular costarán seis céntimos por minuto, con SMS a 15 céntimos, una cuota mensual de seis euros, consumo mínimo de nueve y 250 minutos gratis los fines de semana.

Con este movimiento, Vodafone reduce dos céntimos la que hasta ahora era su tarifa más barata y entra de lleno en la guerra de precios desatada por sus compañeras de sector. Todas estas iniciativas son el resultado de la pujanza de Yoigo y las operadoras móviles virtuales, que con sus bajos precios han atraído a miles de clientes de las compañías tradicionales.

Vodafone también lanzará una tarifa plana de llamadas y banda ancha móvil con precios reducidos.

Por ahora, la mejor de las tres ofertas es la de Orange, que tendrá desde el próximo lunes llamadas a seis céntimos, SMS a lo mismo, no tiene cuota mensual y el consumo mínimo es de seis euros. Sin embargo, todavía hay tarifas de operadoras móviles virtuales más baratas, entre los tres y los cinco céntimos, como las de Jazztel, Másmovil, Pepephone o Simyo.

En todo caso, la actitud de Movistar, Vodafone y Orange supone una declaración de guerra hacia esta pujante competencia y el inicio de una nueva estrategia. Hasta ahora, estas compañías habían intentado centrar su política en clientes de valor, no en el precio, pero no les ha quedado más remedio que reaccionar.

Vodafone ya adoptó una decisión radical en este sentido en mayo, al rebajar de forma automática los precios a cuatro millones de sus clientes. Sin embargo, esta iniciativa se ha quedado corta al calor de los últimos movimientos.

Tras la reacción de Vodafone, la operadora que se queda fuera de juego es Yoigo, que no ha movido sus tarifas y se queda por encima de las operadoras tradicionales.