Robots por control remoto miden la radiactividad

Japón confirma la fusión parcial de dos reactores de Fukushima

Las barras de combustible de dos de los reactores de Fukushima, el uno y el tres, se han fundido parcialmente. Así lo reconoció ayer Japón oficialmente, aunque se descarta ya la fusión total de ninguno de los seis reactores que componen el complejo nuclear dañado por el tsunami, de mantenerse las labores de refrigeración como hasta ahora.

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha confirmado que las barras de combustible de los reactores uno y tres de la central nuclear de Fukushima se han fundido parcialmente, al tiempo que ha adelantado que las del grupo dos podrían estar dañadas, según informó ayer la agencia de noticias Jiji. Esta es la primera confirmación oficial que se produce sobre los daños ocasionados por el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo en los reactores uno y tres. No obstante, las autoridades niponas ya advirtieron un día después de la tragedia de que las barras del uno podrían estar dañadas, tras detectar cesio radiactivo.

El lunes, dos robots estadounidenses dirigidos por control remoto ya registraron altos niveles de radiactividad en estos dos reactores. El objetivo era determinar si los trabajadores de la central podían acceder a estas instalaciones para reanudar las tareas de refrigeración, especialmente en el número tres, donde no ha entrado ningún operario desde la explosión de hidrógeno del mes pasado.

Además, la agencia ha detectado tecnecio-99 en el reactor dos, un elemento que solo se libera con la fusión de las barras de combustible, por lo que sospecha que también han resultado afectadas, aunque de momento se desconoce el alcance de estos daños.

Las mediciones realizadas en las piscinas del número dos, donde se acumulan 615 barras de combustible gastado que han comenzado a filtrar agua contaminada al exterior, revelan niveles elevados de yodo y cesio radiactivo, con 4.100 y hasta 160.000 becquerelios, respectivamente.

Por su parte, Junichi Matsumoto, uno de los funcionarios de la Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco), encargada de la gestión de la central, ha señalado que los índices de cesio son excesivamente altos, sobre todo, comparados con los detectados en la vasija de contención, lo que apunta a que las barras están dañadas.

En cuanto al yodo, la agencia no cree que proceda de la fusión de estos materiales, porque la vida media de este elemento es bastante corta, así que debería haber sido advertido en los días siguientes a la catástrofe.

Entretanto, el ministro Portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, descartó ayer que vaya a producirse una fusión total del núcleo de los reactores de Fukushima, en la medida que continúen las tareas de refrigeración al ritmo actual. "En comparación con la situación anterior, puedo hablar de estabilización o, al menos, de que hemos conseguido enfriarlos hasta cierto punto. Si podemos continuar con la refrigeración es improbable la fusión total", afirmó Edano, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Kiodo.

Evacuación de agua altamente radiactiva

Tepco comenzó a trasladar ayer el agua altamente radiactiva del reactor dos de la central de Fukushima a un centro de tratamiento de residuos, según informó la cadena NHK. En total, prevé trasladar 10.000 toneladas del agua contaminada que se acumulan en la base del reactor dos, en un proceso que durará 26 días.

La Agencia de Seguridad Nuclear dio el visto bueno al procedimiento, que supone el uso de una bomba que moverá el agua a través de una manguera de drenaje.