Ante el Comité bancario del Senado

El presidente de la Fed muestra un moderado optimismo para 2011

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, ha explicado ante el Comité bancario del Senado estadounidense que el ritmo de recuperación va a ser "moderadamente más fuerte en 2011 que en 2010".

Ben Bernanke, durante su intervención en el Comité bancario del Senado de EE UU
Ben Bernanke, durante su intervención en el Comité bancario del Senado de EE UU

No obstante, en su primera comparecencia ante los legisladores del año, el presidente de la Fed explicó que al ritmo en el que se está creando empleo no se va a reducir "materialmente la tasa de paro" y advirtió que sus previsiones pasaban por que esta se mantuviera cerca del 8% en los próximos dos años. "Puede que lleve entre cuatro y cinco años más normalizar la tasa de paro", dijo.

El departamento de Trabajo ha hecho público el informe de diciembre en el que se verificó que se crearon 103.000 nuevos empleos en el último mes del año, menos de lo esperado por los analistas. El escaso ritmo de creación de nuevos trabajos y el descenso de la población activa, los que buscan trabajo en las últimas cuatro semanas previas al cierre de la estadística, ha hecho que el paro descienda al 9,4% frente al 9,8% de noviembre. Según Bernanke, la mejora laboral ha sido "modesta" y una tasa de paro persistentemente alta "puede amenazar la recuperación".

En su discurso, y antes de que los legisladores dieran comienzo al turno de preguntas, Bernanke defendió su política de expansión monetaria cuantitativa para dar un impulso a la economía en un momento de baja inflación que puede convertirse en una amenaza para el crecimiento. "Una inflación muy baja aumenta el riesgo de nuevos shocks adversos que pueden mandar a la economía una espiral de deflación (caída prolongada de precios)", explicó el responsable de la política monetaria antes de recordar que los periodos de baja inflación "generalmente registran muy bajo crecimiento en salarios nominales, rentas y precios".

El presidente de la Fed, terminó su discurso pidiendo al legislativo y Ejecutivo un plan fiscal creíble ante el deterioro de la situación tras la crisis y la recesión. Bernanke puso el dedo en la llaga al recordar que parte del déficit del presupuesto federal es estructural y será insostenible incluso cuando las condiciones económicas vuelvan a la normalidad.

Bernanke criticó que EE UU estuviera en un momento insostenible fiscalmente pero "como nación hemos hecho muy poco para enfrentarnos a esta amenaza para la economía". El presidente de la Fed recomendó a los políticos que trabajaran sobre las base de los planes de reducción del déficit y la deuda presentados el año pasado por la comisión presidencial nombrada para ello y otros grupos de trabajo que estudiaron otras alternativas.