Actividad y precios en el segundo trimestre

La locomotora alemana acelera su recuperación e impulsa a la zona euro

La primera economía europea pisa el acelerador y registra un crecimiento histórico: Alemania se anotó una subida del PIB del 2,2% en el segundo trimestre respecto al primero, el mayor incremento desde la reunificación del país en 1990. El motor germano tira así del tren de la zona euro, que experimentó un aumento del 1%. España se rezaga y se sube al furgón de cola con un anémico 0,2%.

Alemania insufló un balón de oxígeno a la asfixiada recuperación de la zona euro: el PIB aumentó un 2,2% en el segundo trimestre respecto al anterior. Un dato que dejó atónitos a los analistas, que esperaban un crecimiento mucho más modesto del 1,3%. Y si la primera potencia de Europa ha sido siempre el impulsor de su economía, ahora los 16 países que comparten la moneda única son más dependientes que nunca de su impulso: gracias a su extraordinaria subida, la zona euro pudo registrar un 1% en primavera.

En España los resultados fueron bastante menos alentadores. El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó los datos publicados la semana pasada por el Banco de España, que estimaron un raquítico 0,2%. Una cifra exigua, pero que aleja la economía de la recesión por segundo trimestre consecutivo, y que ha llevado al Gobierno a afirmar que las bases de la recuperación están asentadas.

Con todo, el PIB español acumula una caída interanual del 0,2%. La moderación de la contracción económica fue posible gracias a una contribución menos negativa de la demanda nacional (consumo e inversión) y al repunte del gasto de los hogares, según el INE.

La economía alemana ahora "está realmente encarrilada"

Los datos de España en tasa interanual contrastan también con el 1,7% de la zona euro y especialmente con el 4,1% de Alemania. Y es que la recuperación de la economía germana no es un milagro, pero casi. La Oficina Estadística Federal de Alemania (Destatis), cree que la recuperación está siendo rápida. Y esos buenos resultados económicos se explican tanto por la demanda interna, como la externa, a juicio de sus expertos. La Oficina Estadística alemana subraya que el motor de crecimiento fue la formación bruta de capital fijo y el comercio exterior, aunque recuerda que el gasto público y el consumo interno también contribuyeron. A pesar de que la economía perdió fuelle a finales de 2009 y principios de este año, Alemania ahora "está realmente encarrilada". Además, el resultado del primer trimestre también fue revisado al alza "substancialmente", y arroja ahora un aumento del 0,5% del PIB.

Medidas efectivas

Pero Alemania no ha sido el único en protagonizar un balance positivo en el sector exterior. De hecho, es el denominador común de la Unión Europea, según los datos que Eurostat dio a conocer el viernes. En junio, la región obtuvo un balance ganador respecto al año anterior, logrando 9.600 millones para el conjunto de la Unión Europea y 2.400 millones para la zona euro.

Los mayores incrementos los registraron aquellas economías con mejores resultados: Alemania y Holanda. A su vez, los países que experimentaron mayores déficits comerciales fueron España, Italia y Grecia. La economía alemana fue la que más se ha beneficiado del intercambio comercial. Y el ritmo que le ha dado al crecimiento es "vertiginoso", según admitió el Gobierno. La salida de la crisis "se está confirmando mucho más fuerte de lo que muchos hubieran creído posible hace poco tiempo", apuntaba el viernes en un comunicado el ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle. "Este desarrollo demuestra que las medidas de ajuste que aplicamos a comienzos de año eran correctas y efectivas", añadió en referencia a las iniciativas de control fiscal adoptadas por el Gobierno teutón. En su opinión, la economía es tan robusta que ya no puede darse "un miedoso aferramiento a las caras medidas de estimulación para hacer frente a la crisis".

Mientras, el resto de los países de la zona euro sigue la estela alemana. Las grandes economías de la región aceleraron la salida de la crisis en el segundo trimestre del año y contribuyeron a la consolidación económica de la región. Así, en Francia, la segunda economía de Europa, el crecimiento del PIB también fue mejor de lo esperado, con un 0,6%. Si bien los expertos no esperan más sorpresas y creen que la recuperación de Francia no se acelerará el año próximo. En Holanda, la actividad avanzó un 0,9%, respecto al 0,5% del trimestre anterior, el mismo resultado que arrojó Austria. Y en Bélgica el PIB aumentó un apreciable 0,7%.

Más allá de las fronteras del euro también se ha abierto un nuevo espacio para el optimismo. Reino Unido cosechó un crecimiento trimestral del PIB del 1,1%, frente al 0,3% del trimestre anterior.

En conjunto, el balance muestra que durante el segundo trimestre, la economía europea tuvo un mejor comportamiento que Estados Unidos. Al otro lado del Atlántico, el PIB experimentó una expansión del 0,6% en el segundo trimestre en relación al invierno, y un 3,2% en términos interanuales.

Los datos se sitúan por debajo de los cosechados por la zona euro. Sin embargo, la Comisión Europea se cuidó de cantar victoria. Las cifras "confirman que la recuperación está en marcha en ambas zonas, pero todavía es frágil y hay elementos de incertidumbre", afirmó el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj.

A juicio del Ejecutivo europeo es importante que la retirada de los estímulos económicos contra la crisis sea decidida para evitar "una situación de estancamiento en las próximas décadas", a la vez que "gradual y diferenciada por países para no matar la recuperación".

Ajuste presupuestario

El portavoz europeo advirtió además que los "países con más espacio fiscal pueden permitirse continuar con el estímulo de algunos sectores de su actividad económica", mientras que otros como España, Portugal, Reino Unido, Grecia o Dinamarca han emprendido ya los programas de ajuste presupuestario.

Los comentarios de los analistas sobre la zona euro fueron en ese sentido. Para los expertos de Markit, los resultados del PIB en el viejo continente incrementan las preocupaciones acerca de la divergencia dentro de la zona euro. "El repentino aumento del 2,2% en Alemania se sitúa incómodamente entre la contracción de Grecia, que continúa en recesión, y el modesto crecimiento del 0,2% de España y el 0,4% de Italia", afirma Chris Williamson, economista jefe de Markit.

Los países que han emprendido fuertes programas de recorte del gasto están registrando las tasas de PIB con peores resultados. Así, en Grecia la recesión se agravó, como muestra la caída trimestral del PIB del 1,5%. Las medidas de consolidación fiscal puestas en marcha para evitar la bancarrota del país y la caída de la demanda asociada a las mismas han derivado en un desplome del crecimiento.

Las buenas noticias que llegan de Alemania no han prendido tampoco entre los analistas respecto a España. El servicio de estudios del BBVA no descarta que la economía española vuelva a caer en el tercer trimestre debido, precisamente, a los efectos negativos que pueda tener el impacto del IVA y de las tensiones en los mercados. En ese sentido, el jueves José Manuel Campa anunció que en el caso de deteriorarse el cuadro macroeconómico el Gobierno tomaría las medidas adicionales que fueran necesarias.

Berlín, la Unión Europea y el círculo virtuoso del euro

La debilidad del euro de los últimos meses ha favorecido el sector exterior y éste, a su vez, ha sido el núcleo del sorprendente crecimiento de Alemania en el segundo trimestre. "Parece que las preocupaciones sobre los países con dificultades ayudan a que el euro se mantenga débil y eso contribuye a que las manufacturas alemanas exporten fuera de la zona euro", afirma Chris Williamson, economista jefe de Markit.

Los expertos señalan que Alemania, precisamente el principal defensor de una moneda única fuerte, se encuentra en una espiral positiva. De hecho, para Lutz Karpowitz, experto en divisas de Commerzbank, lo importante de cara a mantener ese ritmo de crecimiento en los próximos trimestres será la evolución del euro. A su juicio, los países como España y Grecia, con déficits elevados, lastrarán la evolución de la zona euro. Una realidad que puede abrir una brecha entre los países que comparten el euro.

Los expertos señalan que la evolución de la bolsa europea en los últimos días, indica que los inversores buscan valores seguros, por lo que suelen acudir al refugio que les proporciona el billete verde.

Así, como consecuencia de las preocupaciones sobre las perspectivas económicas mundiales, el miércoles el dólar experimentó su mayor subida respecto al euro desde octubre de 2008. Y en ese sentido, la incertidumbre económica mundial podría deparar todavía "sorpresas negativas".

Los riesgos

Euro: una apreciación en el tipo de cambio de la moneda única respecto al dólar podría impactar de manera negativa en el sector exterior.

Tipos de interés: el Banco Central Europeo advirtió el jueves que podría incrementar el precio del dinero y que países en dificultades como Grecia o España se verían afectados.

Consumo: la retirada de los estímulos económicos de los Gobiernos puede influir en la demanda interna.

Mercados: las altas ratios de deuda respecto al PIB de algunos países generan incertidumbre en los inversores.

La cifra

!,5% es la contracción del PIB en el segundo trimestre que registró Grecia. El único país que mantuvo tasas negativas.