Andalucía. Sector primario

El campo andaluz pone su futuro en la producción ecológica

La reconversión de la agricultura y la ganadería extensivas han aupado a Andalucía al primer puesto del sector biológico

El aceite de la Alpujarra, en la provincia de Granada, se vende por toda Europa. Ahora, esta región quiere reconvertir su producción al sector ecológico. Una inversión de 500.000 euros de la Junta de Andalucía ayudará al cambio. æpermil;ste es uno de los últimos gestos de la Administración de apoyo a la agricultura ecológica, líder en España.

Andalucía cuenta con el 52% de la superficie de agricultura y ganadería ecológicas del mapa nacional. "Y no sólo por su extensión, como muchos insisten en destacar, sino por la reconversión de gran parte de la agricultura extensiva", explica Manuel González de Molina, catedrático de Historia de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y autor de varios libros sobre agroecología.

En pleno debate sobre la orientación que tendrá la futura Política Agrícola Común (PAC), que arrancará su nuevo calendario en 2013, el sector agrario en Andalucía es consciente, según González de Molina, de que la agricultura y ganadería ecológicas tienen mayor futuro que las prácticas tradicionales.

En la región se concentra ya el 52% de toda la superficie ganadera y agrícola de España

Los márgenes para los agricultores y ganaderos siguen inmóviles desde hace 30 años, y el campo vive básicamente de subvenciones. La salida es ofrecer mayor calidad, "ésta es la única baza para competir", cree González de Molina.

Por ello, este experto no ve difícil la reconversión del sector. "Andalucía es muy profesional y sus agricultores y ganaderos saben que es una vía rentable. La ganadería y la agricultura extensivas están en crisis, sólo se mantienen con apoyos públicos, para ellos la agricultura ecológica es una salida", añade.

Ahora, ciertos aspectos de la PAC van en este sentido. El cuidado del medio ambiente es ya hoy uno de los requisitos para recibir las ayudas. Pero por el momento, este sector no puede viajar solo. Aún no ha creado mercado más allá del sector público. Colegios, guarderías, hospitales y otros centros públicos ofrecen ya en sus comedores productos ecológicos.

Pero más allá, el sector no representa ni el 1% del consumo nacional, según estimaciones de los expertos, porque no existen cifras agregadas. Su fuerza por ahora reside en el mercado exterior. En Europa, sobre todo en Francia y en Alemania, el ecológico es un sector maduro.

El principal escollo para que esta chispa verde en la agricultura prenda es la distribución. "No existen los canales necesarios, por eso sus productos son aún muy caros", explica González de Molina. Sin distribución adecuada, se estrangula la oferta.

La crisis ha mermado la apuesta de Andalucía por la agricultura ecológica. El sector espera poder reconvertirse pese a la merma de ayudas públicas. Los agricultores saben que si apuestan por esta vía, pueden reducir considerablemente sus costes. Es el caso del olivar, una planta leñosa cuya biomasa, una vez compostada, sirve de abono, evitando así comprar fertilizantes químicos.

El invernadero de plástico también puede ser 'verde'

Los mares de plástico que pueblan Almería y otras comarcas de Andalucía han dado una mala imagen al invernadero. No sólo por las precarias condiciones de trabajo de los temporeros, sino también por el uso excesivo de químicos y por el abuso de los acuíferos, que ha agotado buena parte de los recursos hídricos de esta zona del mapa español.

Pero el invernadero también se puede reconvertir en un modo agrícola más sostenible y vinculado con la protección de los recursos, especialmente el suelo.

Andalucía inventó el invernadero en el siglo XIX. Entonces el fertilizante era estiércol y el uso del agua mucho más eficiente. Hoy, ya hay iniciativas que proponen un uso sostenible de los plásticos de invernadero.

La principal baza para el sector es que podrá comercializar productos fuera de temporada respetando criterios de calidad que superan la agricultura intensiva.

Más allá de la lógica de mercado, en el futuro agrícola europeo más verde, muchas voces reclaman el pago por servicios ambientales a los agricultores y ganaderos. El argumento es que la agricultura ecológica es un instrumento integral, que no sólo contempla el margen de beneficio, sino la sostenibilidad de la agricultura.

En el debate de la futura Política Agrícola Común se tiene en cuenta este elemento, ya que la exigencia de criterios más verdes para los agricultores significaría pérdida de ingresos por el mayor reposo de la tierra.

Las cifras

52% de superficie para la agricultura ecológica representa Andalucía respecto al total nacional.

2013 es el año en el que arrancará la nueva Política Agrícola Común (PAC), que se espera integre criterios ambientales.

1%-2% del consumo de productos agrícolas y ganaderos abarca la agricultura ecológica. La mayor parte de la cuota de mercado se debe a la exportación.