Posible intervención de las autoridades

Vigilancia regulatoria e impacto en las Bolsas

La disputa entre Adobe y Apple, con participación de sus principales espadas, incluido Steve Jobs, ha empezado a trascender las fronteras de la propia industria. De hecho, además de la entrada de otras grandes empresas como Microsoft y Google, las autoridades reguladoras estadounidenses amenazan con entrar. Esta semana se ha sabido que las autoridades de la Competencia de EE UU (en este caso la Comisión Federal de Comercio y el Departamento de Justicia) están vigilando los contratos de Apple con los desarrolladores y podrían poner en marcha una investigación formal.

En este sentido, algunos medios especializados de EE UU han apuntado la posibilidad de que esta intervención de las autoridades reguladoras haya venido motivada por una protesta de Adobe, bajo el argumento de que la decisión de Apple de impedir la entrada de Flash en el iPhone y el iPad perjudica a la competencia.

Pero mientras, las tensiones han tenido su impacto en los mercados financieros, especialmente en Adobe. La compañía que dirige Shantanu Narayen ha visto como sus acciones de esta última se han dejado cerca de un 10% desde que se inició la polémica.

De todas maneras, en el sector hay convencimiento de que Adobe empezará a moverse. Algunos expertos advierten que las críticas de Apple suponen un jaque para la compañía, que debería de empezar a pensar fórmulas para mantenerse en el negocio. Otros indican que, con la llegada de HTML5, Adobe actualizará sus herramientas para que los programadores puedan desarrollar en este formato como sucedía con Flash con anterioridad.

La cifra

629 millones de euros serán generados anualmente por iAd, la plataforma publicitaria de Apple, para los desarrolladores, según

Bernstein Research.