Tensión en las finanzas europeas

El temor al contagio pesa más que el rating

La prima de riesgo de España se reduce pese al cambio de calificación de Standard & Poor's.

Lo pasó peor la deuda española durante la mañana que por la tarde, después de conocerse la rebaja de calificación practicada por Standard & Poor's. Al cierre del mercado, el bono español a 10 años cotizaba en el 4,119%, frente al 4,064% de la sesión anterior. Durante la mañana, el tipo de interés había alcanzado el 4,266%, pero se moderó a medida que las agencias de noticias apuntaban la ampliación del crédito del FMI y la Unión Europea a Grecia. El diferencial entre el bono español y el alemán, es decir la prima de riesgo de la deuda española, acabó la sesión en 108 puntos básicos, cuatro menos que el martes.

Quizá sea ésa la noticia buena -o menos mala- de la sesión. Los inversores parecen más preocupados por el riesgo de contagio de Grecia a Portugal y de Portugal a Italia y España que por la propia salud de las cuentas del Estado. Y, en este sentido, la mayor tranquilidad que aportaban las noticias que llegaban desde el Parlamento alemán ayudan a poner un cortafuegos al incendio griego. Con todo, con la prima de riesgo española ayer en los 108 puntos básicos, ésta se ha disparado el 83% en 2010, y está a un paso de los 128 puntos marcados en 2009, que a su vez fueron la lectura más elevada desde la existencia del euro. El credit default swap (CDS) de la deuda española, que asegura frente a un impago, retraso o reestructuración del bono doméstico, bajó a 191 puntos según Bloomberg. Es un mercado más especulativo y menos líquido que el de bonos, y este nivel implica que el mercado ve similar riesgo de impago en Indonesia, Kazajistán, Turquía o Filipinas que en España.

Portugal e Italia

La cosa marchó peor para Portugal que para España. La economía vecina está señalada por todos los analistas como el eslabón más débil de la zona euro después de Grecia. El tipo de la deuda a 10 años cotizaba en el 5,809%, frente al 5,709% del martes y el 4,17% de principios del mes de abril. En el caso portugués, además, los riesgos se han trasladado a los plazos cortos de la curva, una señal de debilidad que hizo saltar las alarmas respecto a la deuda griega. Cuando suben más los tipos de interés de corto plazo que los del largo significa que el mercado prevé que los problemas de financiación sean inminentes. La deuda a dos años de Portugal cotiza en el 4,8%, frente al 0,787% alemán y el 2,06% español.

En Italia, el bono también fue castigado por los inversores, y de hecho el tipo de la deuda a 10 años subió más que el español, 6,6 puntos básicos, y cerró en el 4,114%. Italia tiene un rating de A+ según S&P, dos escalones por debajo del bono español.