Y deja abierta la puerta a más bajadas

S&P sitúa la deuda de Grecia en la categoría de bono basura

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha rebajado la nota a largo plazo de la deuda de Grecia a 'BB+' desde 'BBB+', lo que coloca la deuda helena en grado especulativo o 'bono basura', con perspectiva "negativa" y deja abierta la posibilidad de más recortes.

Acropolis de Atenas.
Acropolis de Atenas.

"La rebaja es el resultado de actualizar nuestra valoración de los desafíos políticos, económicos y presupuestarios a los que se enfrenta el Gobierno de Grecia en su intento de colocar la deuda pública en una trayectoria sostenible", dijo el analista de S&P Marko Mrsnik.

A este respecto, la calificadora de riesgos considera que las opciones del Gobierno griego cada vez son "más estrechas" a raíz del debilitamiento del crecimiento de su economía en un momento en el que aumentan las presiones para un mayor ajuste fiscal.

La rebaja del 'rating' soberano de Grecia coincidió con la decisión de S&P de recortar en dos escalones la calidad de la nota de la deuda de Portugal, que pasa a 'A-' desde 'A+' con una perspectiva "negativa".

S&P rebaja la calificación de la deuda de Portugal

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha rebajado la nota de la deuda a largo plazo de Portugal hasta 'A-' desde 'A+' con una perspectiva "negativa", lo que deja abierta la puerta a más recortes de 'rating' a medio plazo, ante el incremento de los riesgos fiscales a los que debe hacer frente la economía lusa.

"Esta rebaja de dos escalones refleja nuestra opinión respecto al incremento de los riesgos fiscales a los que se enfrenta Portugal", dijo el analista de Standard & Poor's Kai Stukenbrock, quien apuntó que el nuevo escenario económico manejado por la agencia contempla que el Gobierno luso podría tener dificultades a la hora de estabilizar sus elevados niveles de deuda para 2013 y destacó la "debilidad estructural" de las finanzas públicas portuguesas a pesar de las reformas del sector público.

En este sentido, la calificadora de riesgos ha revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento para Portugal, cuyo PIB podría estancarse en 2010, como consecuencia en parte de la dependencia de Portugal en el pasado del exterior para financiar su crecimiento, un recurso cada vez más escaso.

De este modo, S&P espera que la deuda del Gobierno continúe incrementándose rápidamente, hasta el 95% del PIB en 2013, frente al 66% de 2008. Además, apunta que los desequilibrios fiscales y el alto endeudamiento colocan a Portugal en una posición "vulnerable" a los cambios en la confianza de los inversores.

"La perspectiva 'negativa' sobre Portugal refleja nuestra opinión del potencial de una nueva rebaja si el déficit y el nivel de deuda superan nuestras expectativas y si las medidas de consolidación no son aplicadas completamente", dijo Stukenbrock.

El Ejecutivo socialista de José Sócrates presentó el pasado marzo a Bruselas el Programa de Estabilidad y Crecimiento (PEC), un severo plan anticrisis para reducir el déficit público del actual 9,3 por ciento al 2,8 en 2013.

El PEC, que luchará contra el déficit con medidas como la congelación de salarios de los funcionarios, el aplazamiento de grandes obras y la venta de empresas públicas, prevé que la economía lusa crezca de forma paulatina en los próximos cuatro años desde el 0,7% previsto este ejercicio hasta un 1,7% en 2013.