En el 'Financial Times'

El presidente de Repsol defiende sus intereses en Latinoamérica

El presidente de la petrolera hispano-argentina Repsol YPF, Antonio Brufau, defiende los intereses de la compañía en Venezuela y otros países latinoamericanos por razones de lengua y de mentalidad, según explica hoy al diario londinense Financial Times.

"A veces la gente preguntan por qué estamos en Venezuela. Y yo les pregunto por qué otras empresas deciden invertir en Irak. En Venezuela hablamos el mismo idioma y Venezuela tal vez ve en España la puerta de entrada en Europa", explica el ejecutivo español.

"Tenemos más cosas en común con Venezuela, así que a largo plazo vamos a sentirnos más estables allí que en países como Irak", agrega el empresario, a quien el diario británico califica de "pragmático".

Brufau desecha la opinión según la cual los sucesivos gobiernos argentinos le han obligado a reducir su participación en la compañía YPF, de la que adquirió un 99 por ciento durante la oleada de privatizaciones de 1999 en aquel país. Hace dos años, Repsol vendió un 15% de YPF al empresario argentino Enrique Eskenazi, que tiene además la opción de compra de otro 10%. Hay además planes para sacar otro 10% a la bolsa de Buenos Aires.

REPSOL 15,17 1,17%

"Quiero profundizar la base de 'stakeholders' (grupos o individuos con intereses en una empresa) para tener el mayor número posible de accionistas argentinos", explica el empresario.

En Brasil, donde las inversiones de miles de millones de euros en complicados programas de exploración 'offshore' (en aguas marítimas profundas) comienzan a dar fruto, Repsol quiere también atraer a inversores extranjeros a una cartera creciente de proyectos de desarrollo.

Ese programa de fuertes inversiones en capital, unido a la caía de los precios del crudo, obligó a Repsol a reducir el año pasado el dividendo que paga a sus accionistas.

Los éxitos obtenidos en Brasil, comenta el periódico, le han ayudado a aumentar unas reservas que se habían quedado muy bajas y a acallar a quienes en broma decían que Repsol era una petrolera sin petróleo. Partiendo de un 35% en 2007, Repsol dice estar en condiciones de llegar a una tasa de reemplazo de reservas del 125% para el año 2012.

En circunstancias normales, la creciente cartera "upstream" (exploración y otras actividades preproducción), sumada a una eficiente operación de refinado, al sólido negocio norteafricano y a la decreciente exposición en Argentina, habrían hecho de Repsol un fácil objetivo para una opa, señala el rotativo.

Sin embargo, explica Brufau, el resurgir del nacionalismo económico y las dificultades de financiación hacen que eventuales predadores se lo piensen dos veces antes de atacar a lo que en la jerga económica se conoce como un "campeón nacional".

Además, la atención creciente a otras fuentes de energía alternativas y la necesidad de que los proyectos acometidos sean sostenibles, hace que muchos grupos petroleros estén abandonando la senda de la consolidación.

"Todas las petroleras se plantean hoy la misma pregunta: ¿Qué estaremos haciendo dentro de diez años?", explica Brufau, quien agrega: "Cada año destruimos un 20% de nuestros activos. Y está claro que no vamos a poder seguir haciendo siempre lo que hemos estado haciendo desde el primer día: algo tiene que cambiar".

La respuesta de Repsol es la creación, anunciada la pasada semana, de una división dedicada las "nuevas energías" con el encargo de desarrollar iniciativas en combustibles alternativos.

Repsol informó ayer de que ha realizado un nuevo hallazgo de gas en el megacampo Perla de Venezuela que le permite elevar en, al menos, un 30 por ciento su previsión de reservas en la zona, que ahora cifra en entre 1.600 y 1.850 millones de barriles de petróleo, el equivalente a siete años de demanda de gas en España.