Compañias participadas

China Unicom y Cesky Telecom reducen el pago de dividendos a Telefónica

La crisis financiera mundial ha afectado a empresas de todo el globo y las participadas de Telefónica no son una excepción. China Unicom y Cesky Telekom ya han anunciado su dividendo para este año y ambas lo recortarán, lo que supondrá 82 millones menos para la española.

China Unicom y Cesky Telecom reducen el pago de dividendos a Telefónica
China Unicom y Cesky Telecom reducen el pago de dividendos a Telefónica

Telefónica ha dado buenas noticias a sus accionistas en materia de dividendo. Con cargo a los resultados de 2009, el abono es de 1,15 euros por acción, un 15% más alto que el año anterior. Y para 2010 también hay subida, hasta 1,40 euros por título. De hecho, si nada cambia, los inversores de la operadora española tienen asegurados incrementos escalonados hasta 2012, cuando se pagará un mínimo de 1,75 euros por valor.

Pero este comportamiento no se verá correspondido este año con los dividendos que va a ingresar Telefónica de las compañías en las que participa. Ninguna de las cuatro grandes participadas de la operadora en Europa y Asia va a subir su remuneración al accionista. Es más, dos la van a bajar y la merma será de unos 82 millones de euros para las arcas de la compañía nacional.

El mayor recorte en términos absolutos procederá de Cesky Telecom, la filial en la República Checa. Al menos, la gestión de la participada está en manos de Telefónica, que cuenta con el 69,41% del capital, así que la decisión última de recortar el dividendo ha sido suya.

La española ingresará 89 millones menos de su filial checa

TELEFÓNICA 7,57 0,05%

En cualquier caso, Cesky planteará a la junta del próximo 7 de mayo el reparto de un dividendo de 40 coronas checas por acción a pagar en 2010, pero con cargo a los resultados de 2009, lo que supone un recorte del 20% con respecto al último abono. Esta cantidad es la menor desde 2005, cuando la compañía no pagó dividendo. Para Telefónica, esta reducción conllevará una merma de unos 89 millones de euros. A tipos de cambio constantes, el año pasado cobró 443 millones en dividendos de Cesky y este ejercicio se verán reducidos a 354 millones.

La rebaja de dividendo de China Unicom es igual que la de Cesky en porcentaje, el 20%, pero el impacto es mucho menor para Telefónica por una doble vía. En primer lugar, los dividendos que paga Unicom son más reducidos, como también lo es la participación que tiene la española en la firma china, del 8,37%. El segundo motivo es que Telefónica ha aumentado su capital en Unicom desde el último pago de dividendo, así que el ingreso total será mayor.

El próximo 11 de junio, por tanto, Telefónica cobrará 34,5 millones de euros como dividendo de 2009 de China Unicom. El año anterior ingresó 28 millones. Si la operadora asiática hubiera mantenido estable su remuneración, la española hubiera conseguido 43,5 millones.

En el caso de Unicom, la rebaja lleva el dividendo a su nivel más bajo desde 2006.

Telefónica está teniendo mejores noticias de sus dos otras grandes participadas europeas, Portugal Telecom y Telecom Italia. La operadora lusa ya ha establecido el dividendo para 2010, que será de 0,575 euros por acción, el mismo que en 2008 y 2009. Con ello, Telefónica recaudará algo más de 50 millones.

Telecom Italia es la última de la lista. Todavía no ha comunicado oficialmente su dividendo, aunque la previsión es que lo mantenga si el escándalo de su filial Sparkle no afecta demasiado a las cuentas.

Noticias dispares de América

Al otro lado del Atlántico, Telefónica está recibiendo noticias dispares de sus filiales. Vivo, la operadora brasileña de móvil que la española comparte con Portugal Telecom, pagará su primer dividendo, lo que deja 55 millones más en la caja de Telefónica.

Por el contrario, la también brasileña Telesp ha recortado drásticamente el dividendo con cargo a los resultados de 2009. Esta filial es más grande que Vivo y Telefónica tiene más participación, así que esta rebaja supondrá una merma para la española de 115 millones.

Quizá para compensar este descenso, Telefónica casi duplicó el año pasado la repatriación de fondos desde Latinoamérica. En total, la cuantía neta -la diferencia entre lo recibido y lo aportado- ascendió a 1.760 millones.