Adelanta el abono dos años

Telefónica repaga con antelación 1.000 millones de su crédito sindicado

Hace poco más de un año, Telefónica emprendió una negociación con los bancos para retrasar los vencimientos del préstamo de 6.000 millones que pidió para comprar Cesky Telecom. Ahora, sin embargo, la generación de caja y la liquidez le han permitido repagar 1.000 millones de ese crédito con al menos dos años de antelación.

Telefónica ha vuelto a dar una señal de fortaleza financiera al mercado y, en especial, a los bancos. Todavía le quedan entre dos y tres años para hacer frente a los vencimientos del préstamo sindicado que solicitó en 2005 por 6.000 millones de euros para comprar la operadora checa Cesky Telecom, pero la compañía presidida por César Alierta ha decidido adelantarse a los plazos previstos.

Según consta en un documento remitido a la Comisión de la Bolsa de Estados Unidos -la SEC, por sus siglas en inglés-, Telefónica realizó el 29 de enero de este año un repago voluntario por adelantado de 500 millones de euros sobre ese préstamo. El pasado 11 de febrero decidió anticipar otros 500 millones.

El adelanto resulta llamativo porque, hace algo más de un año, la operadora abrió una negociación con los bancos del préstamo sindicado para retrasar los vencimientos. Según el plan inicialmente establecido, Telefónica debería haber abonado 4.000 millones a las entidades financieras en junio de 2011, pero la compañía quiso prolongar estos plazos. La negociación se cerró con éxito y se consiguió retrasar un año, a junio de 2012, el vencimiento de 2.000 millones de euros, y dos años, a junio de 2013, el repago de los otros 2.000 millones.

TELEFÓNICA 7,50 2,53%

Preferencia por la refinanciación

Ahora, estas cantidades han quedado reducidas, gracias a la generación de caja y a la disponibilidad de efectivo de Telefónica. Pero no se trata de un comportamiento habitual en la compañía.

Telefónica ha esperado en casi todas las ocasiones al vencimiento de su deuda para pagarla. Es más, la operadora es una de las compañías más activas en refinanciación, en un movimiento constante para ampliar la madurez media de su deuda y buscar el pago de menores intereses.

Esta actividad ha llevado a Telefónica a emitir 8.000 millones de euros en el mercado de deuda durante 2009. Con eso, y con el retraso de los pagos del préstamo sindicado de Cesky Telecom, la madurez media del pasivo de la operadora se ha alargado a 6,6 años.

Estos movimientos, además, han permitido a Telefónica disponer de una posición de liquidez superior a las necesidades de repago de deuda que tiene pendientes para este año. De ahí que haya aprovechado para cancelar pasivos que vencen a más largo plazo.

Un endeudamiento en constante movimiento

Telefónica era una operadora con un perfil de deuda muy inferior a sus homólogas. A principios de 2000, cuando Deutsche Telekom, BT, France Télécom, Telecom Italia y KPN vivían fuertes problemas por su pasivo, Telefónica permanecía con ratios de endeudamiento mucho más reducidas. Pero llegó 2005. Telefónica compró Cesky, pero sólo fue un aperitivo. Poco después, la española se hizo con O2 y para eso necesitó el mayor préstamo de la historia empresarial en dólares y libras, 26.500 millones de euros.

La compra de O2 duplicó el pasivo de Telefónica. Ahora tiene cerca de 43.500 millones de endeudamiento, pero sólo después de más de cuatro años de continuas refinanciaciones y movimientos en busca de mejores condiciones para su deuda.