El mercado vuelve a cotizar a cero

Las renovables cubrieron un 60% de la demanda eléctrica

Las energías renovables volvieron a cubrir gran parte de la demanda de electricidad: más del 60% el lunes. Como se trata de tecnologías que acuden al mercado sin ofrecer precio y que ellas fueron suficientes en las horas nocturnas, la subasta del mercado volvió a cotizar a cero entre la una y las cuatro de la madrugada.

Energía eólica.
Energía eólica.

El mercado mayorista de la electricidad (pool) sigue manteniendo el mismo comportamiento de un invierno marcado por la suficiencia de las energías renovables durante varias horas al día. Esto, a su vez, ha vuelto a provocar que el precio marginal resulte cero euros durante dichas horas.

Los datos de la operación del sistema de REE correspondientes al lunes 8 así lo demuestran. Así, la demanda programada para ese día fue de 800,7 GWh, de los cuales 538 GWh correspondieron a energías renovables (333,6, al régimen especial y 204,4 a toda la hidráulica), lo que representa más del 60% del total. La acumulación de agua por las lluvias y el viento, que ha llevado a la eólica a cifras récord, así lo han propiciado.

Si se tiene en cuenta que otros 147,9 GWh fueron de origen nuclear, que, junto a las renovables, componen las llamadas energías de precio aceptante (que entran a cero para no perder su producción y cobrar el precio marginal) se explica que de nuevo se vuelve a repetir la tónica de muchos días de este invierno en que varias horas del día las subastas horarias del mercado hayan casado a cero euros.

Así ocurrió en las subastas de ayer (que rigen para hoy) durante cuatro horas: entre la 1 y las 4 de la madrugada, según los datos del operador del mercado, Omel.

Al final, el precio medio del día lo marcaron las centrales de ciclo combinado de gas, cuya demanda programada para el lunes fue de 124,6 GWh, y las de carbón, que apenas superó los 24 GWh.

Desde finales de año, más de 200 horas de la energía vendida en el pool han casado a cero. Esta situación beneficia sobremanera a las comercializadoras a tarifa, pues cobran a los consumidores domésticos el precio estipulado para todo el semestre (60 euros MWh) y a las que están en el mercado libre. Estas, que suministran a los clientes con más de 10 kW de potencia, firman contratos con plazos aproximados de un año.

Grandes márgenes que no sirven para reducir déficit

Con el anterior sistema de tarifas integrales que fue sustituido en julio por la tarifa de último recurso (TUR) los fuertes márgenes que están registrando las comercializadoras se hubiesen destinado a reducir el déficit de tarifa. Una deuda de los consumidores con las eléctricas por la aprobación, por parte del Gobierno, de tarifas que no cubren los costes que, con todo, les reconoce la ley.

La tarifa integral incluía el coste de la energía y el peaje por uso de las redes de distribución. En la TUR el precio de la energía (cuyo superávit ya no liquida la CNE) se fija en subastas periódicas (Cesur). Y es ahora la tarifa de acceso (el citado peaje) la que financia el déficit (más de 14.000 millones). Esto lleva a fuertes aumentos de esta tarifa (que pagan los clientes regulados y los que están en el mercado libre), que chocan con los actuales precios cero del pool, de los que no se beneficia el consumidor.