Según el diario Handelsbaltt

Los países de la zona euro quieren romper el dominio de las calificadoras

Los países de la zona del euro quieren romper el dominio de las agencias internacionales de calificación de riesgo para cambiar la valoración de la solvencia de los países, según informa hoy el diario alemán "Handelsbaltt".

"Los ministros de Finanzas aspiran a un cambio de rumbo radical en la valoración de la solvencia de los países. El Banco Central Europeo (BCE) debe liberarse de la dependencia de las agencias y poder dar él mismo en el futuro notas a los países", añadió el rotativo en su portada.

El BCE crearía una calificación propia para la deuda soberana de los países de la zona del euro para no tener que fiarse de la valoración de la solvencia de las agencias Moody's, Standard & Poor's y Fitsch.

"Las agencias se confundieron completamente en el caso de Lehman. ¿Quién nos dice que no lo vuelvan a hacer ahora?", consideran fuentes del Ecofin citadas por el "Handelsblatt".

Añade que este planteamiento cuenta con mucha aprobación dentro del BCE.

El descontento en el BCE es grande ya que el futuro de Grecia está en manos de una agencia de calificación: Moody's, argumentan fuentes del banco central, que rehusó pronunciarse al respecto.

Moody's es la única agencia de calificación que mantiene la solvencia de Grecia en "A2", mientras que Standard & Poor's y Fitch han bajado su calificación desde hace tiempo a "BBB".

El BCE acepta la deuda estatal como garantía para prestar efectivo a los bancos comerciales cuando, al menos, una de las tres agencias califica la deuda del estado correspondiente con "A".

Ahora, debido a la crisis financiera, es vigente una reglamentación excepcional por la que el BCE acepta una calificación mínima de "BBB".

No obstante, el BCE ha asegurado que esta excepción expirará a finales de año.

Entonces, si Moody's baja la calificación de la deuda soberana griega, Grecia tendrá dificultades para financiarse ya que los bancos sólo compran deuda, en la mayoría de los casos, si la pueden usar como garantía en las operaciones de refinanciación del BCE, según el "Handelsblatt".

El pasado jueves Moody's amenazó con bajar la calificación de la deuda soberana griega.