Análisis de valores

Credit Suisse recorta su valoración de la banca

Espera unos beneficios un 7% menores entre 2010 y 2012

Credit Suisse redujo ayer su estimación de los beneficios de los bancos españoles en el periodo 2010-2012 un 7% de media, y los precios objetivos en un 11%. El banco cree que el mercado está subestimando los riesgos que acechan al mercado financiero, aunque no tiene preocupación por la solvencia de los bancos analizados.

El analista Santiago López mantiene sus recomendaciones de infraponderar para Popular, Banesto, Sabadell, Bankinter y Banco Pastor, de neutral para BBVA y de sobreponderar para Santander. La reducción del precio objetivo va desde el 3% de Banesto hasta el 9% del Sabadell, mientras que la caída de la estimación de beneficios por acción para este año oscila entre el 25% para el Popular y el 3% para el BBVA.

El mercado doméstico presenta muchos obstáculos para que mejore el negocio del sector. "Es probable que España siga en recesión los dos próximos años", prevé el informe. "En 2011 la economía puede empezar de nuevo a crecer, pero a un ritmo muy moderado". El desempleo "parece el problema principal", y puede tardar "entre 5 y 10 años en recuperar los niveles previos a la crisis".

López cree que el freno demográfico está influyendo en la desaceleración del mercado de créditos, y que el desapalancamiento de la economía "es un proceso gradual y no debería verse como temporal". Para 2009 espera que el crecimiento del mercado de préstamos sea un 2% menor, y para 2010, un 2,5%.

La desaceleración puede exacerbarse, añade, por la caída del precio de la vivienda, que "parece estar sobrevalorada en un 30%", y el riesgo de non-performing loans (créditos impagados) puede estar subestimado "en torno al 30 o el 40%". También recuerda que el nivel de provisiones (2,8% del total de créditos) cubre "sólo" el 16% de la exposición a los promotores inmobiliarios, lo cual "es insuficiente" puesto que en algunos casos supera 4,5 veces el core capital. "Las pérdidas en 1993 alcanzaron el 15% de la exposición a los promotores".

López reconoce la "buena" posición de capital de los bancos y su "sólida" generación de ingresos, y no tiene dudas acerca de su solvencia, pero no cree que "ninguno de los bancos domésticos pueda obtener retornos por encima de su coste de capital en los dos próximos años.

"Los bancos españoles se beneficiaron en 2009 de un ambiente benigno en cuanto al margen de intereses, pero eso cambiará debido al cambio del tipo de interés y a la flexibilidad limitada para mejorar el precio", entre otras razones. El margen neto caerá un 8% en 2010, según López.

Pérdidas en las cajas

Las cajas "podrían generar" más de 2.500 millones de euros en pérdidas este año. Las fusiones "no resuelven los problemas de fondo, así que es posible que el Gobierno tenga que emitir nueva deuda del Estado para recapitalizar a las cajas, lo cual podría afectar a su prima de riesgo".

Pese a que las cotizaciones de los bancos españoles han caído un 50% de media en los dos últimos años, el analista no cree que estén baratos, y mantiene sus recomendaciones en general negativas.

Sólo los bancos con presencia multinacional se salvan. BBVA tiene "una de las mejores redes de banca minorista en Europa". Entre sus virtudes, su "buena productividad, un core capital del 8% y una posición dominante en México". En el lado negativo, sin embargo, destaca la "excesiva concentración en España", del 60% de préstamos, "el potencial uso ineficaz de su fuerte flujo de caja", el aumento de las provisiones y la presión en los márgenes.

Santander sigue gustando a Credit Suisse por su "impulso positivo en los ingresos" y por tener la menor exposición en España (menos de un 30%) de todos los bancos analizados, entre otras razones. A medio plazo lo más le preocupa es que el banco pueda intentar crecer a expensas de la creación de valor para el accionista.

Potenciales

Los precios objetivos calculados por Credit Suisse suponen un 25% de recorrido potencial para Santander y BBVA, un 12% para Banco Popular y un 2% para Banesto. Banco Popular perdió ayer un 1,10%.

Por contra, a juicio de la entidad financiera están sobrevalorados Sabadell en un 5%, Bankinter en un 16% y Banco Pastor en un 24%. Bankinter perdió ayer un 1,71%, la mayor caída del Ibex.