En sus oficinas de Londres

Lehman Europa paga generosos bonus para evitar la marcha de trabajadores cualificados

El banco de inversión estadounidense Lehman Brothers está contratando nuevos trabajadores y pagando generosos bonus en sus oficinas de Londres para frenar la marcha de su personal más cualificado, según informa 'Financial Times'.

El negocio europeo de Lehman Brothers está contratando personal para ayudar a los administradores de Pricewaterhousecoopers (PwC) a analizar las millones de operaciones que deben ser conciliadas con los clientes y los socios comerciales para determinar qué se debe o qué puede ser

El juez de Nueva York que supervisa la bancarrota de Lehman en Estados Unidos aprobó la semana pasada un extra de 50 millones de dólares destinado al pago de bonus a 230 'traders' en derivados financieros que trabajan para esclarecer la cartera de 10.000 millones de dólares del banco.

El socio de PwC y uno de los cuatro administradores para la rama europea de Lehman, Steven Pearson, resalta que los elevados pagos en Reino Unido reflejan "la demanda de habilidades" que necesita la entidad y la situación singular que atraviesa. "Tenemos que mantener el ritmo del mercado y tenemos que tener en cuenta que nuestro personal tiene unas opciones de desarrollar su carrera mucho más estrechas que en otros bancos", agregó.

En este sentido, Pearson asegura que ha sido beneficioso retener al personal con amplios conocimientos de la entidad. "Cualquier bonus estaba vinculado a la atención de los administradores en maximizar el dinero devuelto a los acreedores", aseguró.

Lehman Europa es la parte más grande y más compleja del banco fuera de sus operaciones en Estados Unidos. Sus operaciones en Europa dan trabajo a aproximadamente 440 personas, cifra por encima de las 360 que calculaba PwC hace nueve meses, frente a los 5.300 trabajadores con los que contaba cuando quebró en septiembre de 2008.

De esos 5.300, 2.800 pasaron a formar parte del banco japonés Namura, 1.000 fueron despedidos y otros 1.000 encontraron otro trabajo. Los que quedan están intentando desentrañar y valorar los millones de transacciones anotadas en los libros de Lehman Brothers, con la colaboración de alrededor de 170 trabajadores de PwC.