Sector destacado

Nomura contradice a Moody's y se deja seducir por la banca española

Una de cal y otro de arena para el sector financiero español. Después de que Moody's le haya dado un tirón de orejas a las entidades españolas, Nomura ha elevado los precios objetivos de Santander, BBVA, Popular, Bankinter y Sabadell.

Los bancos españoles están de enhorabuena después de que la firma de análisis Nomura mejorara las valoraciones que maneja para el sector. La casa de análisis ha elevado los precios objetivos de los dos grandes pesos pesados y de Popular, Sabadell y Bankinter.

Santander, que se cambia hoy a 11,5 euros, ha visto como Nomura mejoraba su precio objetivo hasta los 12,30 euros, lo que supone un potencial de revalorización del 7%. Además, la firma aconseja comprar.

Por su parte, también ha elevado el precio objetivo de BBVA hasta los 15,10 euros, lo que implica un potencial alcista del 21,7% respecto a los 12,40 euros a los que cotiza en la sesión de hoy.

Para Popular la mejora es a los 6,10 euros. En este caso, las acciones de la entidad financiera no presentan potencial de revalorización teniendo en cuenta que cotizan por encima de este precio.

Las acciones de Bankinter se cambian a 8,43 euros, también claramente por encima del nuevo precio objetivo que da Nomura a estos títulos y que está fijado en los 5,3 euros. La entidad financiera, que presenta resultados del tercer trimestre mañana, tiene un precio objetivo medio de Bloomberg de 6,56 euros.

Sabadell también está incluido en el informe de Nomura. La entidad financiera cotiza en el mercado a 4,9 euros y el precio objetivo de la firma japonesa está en 3,5 euros.

Esta apuesta de Nomura por los bancos españoles llega dos días después de que Moody's advirtiera que la travesía del desierto será dura para la banca española. La agencia de calificación crediticia estima que las entidades nacionales deben provisionar 57.000 millones de euros extra para hacer frente a los problemas que ocasione su cartera crediticia.

Los bancos han asistido en los últimos 12 meses a un deterioro de sus activos, un debilitamiento de sus colchones contra insolvencias, un mercado mayorista desafiante y una dura competencia en la captación de ahorro de particulares. "Las entidades españolas han mostrado una resistencia encomiable a estas presiones, pero a Moody's le preocupa que muchas entidades no hayan reconocido todavía la auténtica dimensión del deterioro de su cartera de activos", señalaba el martes la casa británica en una nota.

La firma estima que bancos y cajas deberán afrontar por la crisis unas pérdidas crediticias de 108.000 millones de euros. En la primera mitad de 2008, el sector tenía provisionados 51.000 millones a través de dotaciones genéricas (anticíclicas) y específicas. Quedan pendientes de atender, pues, unos 57.000 millones.