Recesión

Almunia aprueba que se suban algunos impuestos para reducir el déficit

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, consideró hoy "lógico" que se usen algunos impuestos para intentar reabsorber el déficit siempre que se trate de figuras tributarias que puedan hacer llegar más recursos a la Hacienda Pública, aunque resaltó la necesidad de no "ideologizar y generalizar" este debate. Asimismo, afirmó que a España le va acostar "un año más" salir de la crisis por las causas propias.

Joaquín Almunia en el Foro Cinco Días
Joaquín Almunia en el Foro Cinco Días

"Muchos países lo están haciendo [subir algunos impuestos]", señaló en declaraciones a la Cadena Ser, donde insistió en que, en un momento como el actual, en lugar de "ideologizar" este debate hay que centrarse en hacer políticas económicas "eficientes".

"En algunos casos es totalmente racional elevar algunos impuestos para desincentivar, por ejemplo, el consumo de energía u obtener recursos que no se obtienen por otras vías, y en otros casos no es aconsejable subir impuestos en un momento de demanda tan débil", señaló.

Así, resaltó una vez más que no se deben hacer "declaraciones generales o universales teñidas de orientación ideológica", y apostó por aprender de las experiencias del pasado, analizar la actual situación y tomar las decisiones "más racionales".

Una recuperación más lenta para España

Almunia también advirtió que cree que el proceso de recuperación y salida de la crisis en España será "más lento" por las circunstancias propias. "Según nuestras previsiones esto es así, aunque España tenga cifras de crecimiento menos negativas que otros países europeos", señaló. También explicó que "no es tan fácil" pasar "de la noche a la mañana" de una recesión "muy profunda" a cifras positivas de crecimiento.

Aún así, insistió en la necesidad de confiar en que se acabará saliendo de la crisis, saber que los países tienen que coordinarse para superar este periodo y seguir haciendo "lo que hay que hacer", que es poner en marcha políticas económicas para no repetir los errores del pasado.

Preguntado por el dato adelantado de inflación, que se situó en agosto en el -0,8%, Almunia insistió en que la inflación negativa no va a llevar a ningún país a la deflación porque no se trata de una situación "permanente" y porque en los meses que quedan de 2009 se volverá a observar tasas positivas de precios en casi todos los países. Aún así, resaltó la necesidad de no ignorar los riesgos a medio y largo plazo, porque los precios pueden volver a subir en el futuro.

Por otro lado, Almunia celebró que dos de las mayores economías de la zona euro (Francia y Alemania) hayan registrado datos positivos en el segundo trimestre del año, aunque pidió "prudencia" porque aún existen muchas dificultades y "no se puede cantar victoria demasiado pronto". "Hay que tomar en consideración las noticias optimistas, pero hay que ser prudente a la hora de valorarlas", añadió.

En este sentido, explicó que estas cifras se han conseguido gracias a los programas directos de impulso de la demanda que han llevado a cabo los diferentes países, y resaltó la importancia de afrontar la situación teniendo en cuenta el origen de la crisis y dirigir los esfuerzos a que el sistema bancario y los mercados financieros vuelvan a funcionar.

Regular los bonos de los banqueros

Preguntado por la posibilidad de que la CE imponga algunas normas sobre las altas retribuciones de los banqueros en el nuevo sistema financiero internacional, Almunia recordó que la Comisión ya hizo una recomendación en el año 2004 en este sentido que, "desgraciadamente", siguieron "muy pocos países".

Asimismo, recordó que hace un par de meses la CE volvió a hacer otra recomendación en esta misma línea y confió en que en la próxima reunión del G-20, que se celebrará a finales de este mes en Pittsburg, sirva para que todas las grandes economías adquieran este compromiso por ser algo "muy necesario" tanto económicamente como para garantizar cierta justicia social.