Diálogo social

De la Vega: Hay que respetar la autonomía de los agentes sociales

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha dicho en entrevista en la Cadena Ser que el Gobierno hará todo "lo que está en sus manos" para avanzar en el diálogo social, pero subrayó que es necesario respetar la autonomía de los agentes sociales.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega

En la entrevista, la vicepresidenta insistió en que el Gobierno trabajará para que "sea así", porque ese es el modelo del Ejecutivo, "frente a otros que apuestan por un modelo en el que prefieren el decretazo", en referencia a las declaraciones del líder del PP, Mariano Rajoy, que urgió al Gobierno a acometer una reforma laboral.

La vicepresidenta se mostró convencida de que los agentes sociales llegarán a acuerdos en el diálogo social "antes del verano" porque considera que siempre "hay margen para avanzar".

Ha subrayado el sentido de "responsabilidad" de la patronal y de los sindicatos y ha afirmado que el Gobierno ha hecho una apuesta "muy fuerte" por el diálogo social porque es el "mejor instrumento" para acordar medidas que sirvan para dar impulso y promover las reformas que necesita el mercado laboral.

Insistió en que existe una "línea roja" que no se traspasará, en cuanto al abaratamiento del despido o la rebaja de la cotizaciones sociales, pero afirmó que "hay margen siempre" para la negociación.

Cierre de Garoña es "irreversible"

De la Vega ha asegurado que habrá actuaciones desde la actualidad hasta 2013 en el camino del cierre definitivo de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) porque es una decisión "irreversible".

Ha subrayado que, por tanto, no sería "en absoluto razonable" que un Gobierno posterior diera marcha atrás a esta decisión. "Tendría que explicar por qué da marcha atrás a una decisión que ya está en marcha", ha dicho.

En este sentido, ha insistido en que en la propia orden ministerial que decreta el cierre se toman medidas que han desarrollarse en los próximos cuatro años de cara al cierre de la instalación, como por ejemplo, la imposibilidad de hacer más inversiones de las requeridas o más acopio de energía. "Se va a exigir a la empresa que en diciembre de 2011 presente el plan concreto de cierre. Hay actos que de aquí a 2013 van en el camino de lo que se decide, que es el cierre definitivo", ha subrayado.

Por ello, ha precisado que la decisión del Gobierno, a través de la orden dictada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se refiere al cese definitivo de la actividad y no a un alargamiento del funcionamiento. "Es una decisión política y jurídica, fundamentada en función de criterios de política energética, técnicos, de seguridad, económicos y medioambientales", ha insistido.

Finalmente, ha comentado que es el Gobierno el competente en fijar la política energética y que éste no apuesta por la energía nuclear sino por las renovables que, en todo caso, "no significa cerrar las existentes", que se "mantendrán mientras dure su vida de diseño".