Movimientos corporativos

Institucionales de Cintra con el 4,2% del capital sellan un pacto para oponerse a la fusión con Ferrovial

Los cuatro accionistas de Cintra que han cuestionado el proyecto de fusión entre la gestora de infraestructuras y Ferrovial, con un 4,2% del capital en su poder, pusieron ayer las cartas sobre la mesa: votarán en contra de cualquier propuesta a menos que la ecuación de canje sea igual, o mejore, la entrega de una acción de Ferrovial por cada 1,5 títulos de Cintra. Se trata de fondos de pensiones extranjeros que temen entrar en el capital de una firma como Ferrovial, que acarrea 24.112 millones de deuda financiera neta.

En este sentido, CP2 y Magellan Asset Management, ambos australianos, el estadounidense New Jersey Division of Investment y el británico Universities Superannuation Scheme, han sellado un pacto para aunar posturas ante el intento que abandera la familia Del Pino de integrar sus participadas. Su posición de partida se encuentra bastante lejos de las pretensiones que manejan los consejos de ambas compañías, ya que en Madrid se habla de una ecuación de canje de entre 5 y 5,6 acciones de Cintra por cada una de Ferrovial.

El acuerdo, comunicado a la Comisión Nacional del mercado de Valores (CNMV), deja entrever que las cuatro entidades no están por la labor de cambiar el escenario de sus inversiones, queriendo evitar su exposición en la compañía resultante "a niveles de riesgo financiero inaceptables, entre otros, el endeudamiento de Ferrovial".

Fuentes cercanas a este grupo comentan que "no es lo mismo ser accionista de una gestora de infraestructuras, con riesgo controlado e ingresos recurrentes como es Cintra, que serlo de Ferrovial, especialmente en el caso de fondos que buscan depositar el dinero de sus ahorradores en inversiones tranquilas".

Al margen del pacto y a la espera de que los consejos de administración de las españolas comuniquen algún avance en la operación, estos fondos estarán representados en la próxima junta de Cintra, fijada el 28 de abril, para votar contra la reelección de Rafael del Pino como presidente del consejo. Su asesor legal en España es el despacho madrileño López Acosta, Rivero & Gustafson.

Críticas

Los trabajos para el retorno de Cintra al grupo Ferrovial trascendieron a la prensa el pasado diciembre. Y las protestas de los cuatro inversores institucionales se remontan al pasado 11 de marzo, cuando el director general de inversión en infraestructura de CP2, Peter Doherty, afirmó que "la racionalidad de la fusión está lejos de ser convincente para Cintra y parece diseñada para lograr los retos financieros inmediatos de Ferrovial".

La postura de los Del Pino es que se buscará el mejor acuerdo para los partícipes de ambas partes. Al controlar los dos consejos, los propietarios de Ferrovial han encargado a los cuatro consejeros independientes de Cintra que negocien los términos de la fusión para que los minoritarios se vean representados. Estos son José Fernando Sánchez Junco, presidente de Maxam (anterior GrupoUnión Española de Explosivos); Jaime Bergel Sainz de Baranda, presidente de Gala Capital; Fernando Abril-Martorell, director general de Credit Suisse España, y Emilio Saracho Rodríguez de Torres, quien fue presidente de JPMorgan en España y Portugal hasta febrero de 2008. Los tres primeros aconsejan a Cintra desde 2004, mientras Saracho ha sido uno de los últimos fichajes, en marzo del año pasado. El objetivo es llevar a una junta de accionistas una oferta que no cause rechazo.