Crisis económica

Aprobado el expediente de Renault que mandará a casa a 10.311 trabajadores

La medida recorta la producción hasta en 50 días mientras los sindicatos también están pendientes de la reunión de General Motors en Alemania. Además, TDK, Dell y la china Lenovo anuncian más despidos masivos para hacer frente a la crisis.

El empleo se ha convertido en la principal víctima de la recesión económica, tanto dentro como fuera de las fronteras españolas, y no hay día en el que no se anuncien nuevos despidos masivos o expedientes de regulación por parte de las multinacionales en todo tipo de sectores, ya sea de la informática, la construcción o la automoción. En este último sector, donde está pendiente el futuro de hasta 70.000 empleados sólo en España, la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo e Inmigración ha autorizado el expediente de regulación de empleo (ERE) temporal presentado por Renault para sus cuatro factorías españolas, que afectará a un máximo de 10.311 trabajadores.

De esta forma, el Departamento que dirige Celestino Corbacho ratifica la propuesta de resolución emitida por la Junta de Castilla y León, que acumula al 80% de los trabajadores afectados. El Ministerio destaca, en este sentido, que se ha reducido sensibemente el número de jornadas, así como el período de suspensión, en relación con la propuesta inicial formulada por la compañía.

En concreto, el ERE autorizado contempla la suspensión de 50 jornadas para los trabajadores afectados de la factoría de carrocería y montaje de Valladolid, y de 24 jornadas para la planta de motores, también de Valladolid, y las fábricas Sevilla (cajas de cambio) y Palencia.

De otra parte, los sindicatos españoles también están pendientes hoy de Alemania, donde el Comité Restringido Europeo de General Motors se reúne para revisar el plan de reducción de producción y el ajuste laboral en todas sus plantas europeas, incluida la de Figueruelas (Zaragoza).

Más despidos

Otras grandes empresas que han anunciado hoy recortes de personal son el fabricante japonés TDK, que pretende despedir a 8.000 personas; o el segundo fabricante de ordenadores del mundo, Dell, que quiere eliminar entre 1.900 y 3.000 puestos de trabajo en su planta irlandesa de Limerick o trasladarlos a Polonia. Asimismo, la china Lenovo, propietaria de la filial de PC de IBM y cuarto fabricante mundial, despedirá a 2.500 trabajadores en todo el mundo, un 11% de su plantilla, para hacer frente al "actual estado de incertidumbre económica".

En este sentido, sólo en Estados Unidos, las empresas del sector privado han eliminado 693.000 puestos de trabajo en diciembre. Además, la pérdida de empleos afecta a todas las empresas, da igual el sector o su tamaño. El gigante industrial Alcoa se sumó ayer a una lista que ya integran AT&T, DuPont, 3M o DowChemical, al anunciar que va a eliminar 13.500 empleos, el equivalente al 13% de su plantilla global. El ajuste del productor de aluminio puede afectar a la planta en Sabiñánigo, que emplea a 180 personas, aunque no lo hará en los centros que la multinacional posee en Asturias y Galicia.

El epicentro de esta crisis está en el sector financiero, donde se habla de 250.000 despidos. Barclays, que acaba de hacerse con parte de la quebrada Lehman Brothers, prevé 400 nuevos despidos en Reino Unido. Y los empleados de IBM temen que la recesión se lleve por delante hasta 16.000 empleos.

Y entre tanto van creciendo los temores sobre la suerte en el comercio, donde pasada la temporada de compras navideñas se espera una oleada de bancarrotas y liquidaciones. La británica Marks & Spencer eliminará 1.230 empleos, el 1,6% de la plantilla.

En Estados Unidos, la consultora laboral Challenger, Gray & Christmas calcula que los despidos anunciados por las empresas son un 275% mayores que hace un año. La última vez que se vivió una situación similar fue en 2003, cuando el mercado laboral arrastraba con las consecuencias de la recesión de 2001. Y advierte que los recortes de plantilla serán notables hasta la segunda mitad 2009.