Bolsas

El Ibex firma su mejor semana desde marzo de 2002

Los expertos advierten de más sufrimiento y volatilidad en el futuro inmediato, pero señalan también que es el momento adecuado para comprar oportunidades de cara al largo plazo.

Hagan juego, señores'. Las Bolsas se han convertido en un casino. Ganar o perder un 30% en sólo tres días está al alcance de cualquier mortal con cuenta de valores. El Ibex 35 sufrió entre el 6 y el 10 de octubre la peor semana de su historia, pero se ha desquitado en la que acaba de concluir con una escalada del 7,31%. Hay que remontarse a la primera semana de marzo de 2002, cuando se disparó un 7,42%, para encontrar un comportamiento igual de brillante.

Los parqués se mueven con violencia extrema, a golpe de rumores, sensaciones o expectativas. Apenas hay argumentos ni tampoco razones fundamentales. El pánico domina por completo y expulsa del mercado a los inversores finales. Lo ocurrido el viernes, cuando el selectivo osciló casi 530 puntos entre su mejor y su peor momento, es un buen ejemplo de lo que ha acontecido en las últimas sesiones.

Finalmente, el Ibex se apuntó un 3,73% el viernes y finalizó en los 9.655,20 puntos. Con todo, se consolida la tendencia de que el dinero negociado en las subidas es inferior al que se mueve en las caídas. Alcanzó los 5.202,9 millones, quedándose un 7,6% por debajo de la media diaria de octubre. En cualquier caso, el selectivo español destacó con el mejor saldo semanal del Viejo Continente, pues el Ftse sumó en los últimos cinco días un 3,33%; el Dax, un 5,22%; el Cac, un 4,83%, y el Euro Stoxx 50, un 4,55%.

En Wall Street, los avances del viernes se convirtieron en pérdidas en los últimos compases de sesión, desluciendo lo que prometía ser claramente el mejor balance semanal desde marzo de 2003. El Dow sumó un 4,75% en los últimos cinco días; el S&P 500, un 4,60%, y el Nasdaq, un 3,75%.

En todo caso, la volatilidad se ha convertido en el rasgo más característico de las Bolsas en los últimos tiempos. Las medidas tomadas por los estados han calmado el mercado interbancario, pero no la renta variable. El índice Vix, que mide la volatilidad del S&P 500, marcó el jueves su récord histórico intradía en el 81,17%, y los expertos vaticinan que esta trayectoria no se modificará en el corto y medio plazo. Este nervioso comportamiento impide la consolidación de las subidas de las jornadas alcistas, pues los inversores intentan rápidamente recoger las plusvalías obtenidas ya que no confían en que se las alzas se sostengan. 'Este factor seguirá siendo bastante alto mientras continúen las incertidumbres y se asienten las medidas adoptadas', señala Javier Ruiz-Peinado, de Saxo Bank.

Asumida esa trayectoria, otros expertos inciden más en la idea de que las Bolsas están tocando suelo y que en el mercado, aun con criterios de selección muy cautos, existen gangas. Desde Schroders señalan que la renta variable europea formará un suelo de aquí a 12 meses. La conclusión mayoritaria de los expertos es que hay que ir atreviéndose, poco a poco, con compras prudentes: 'La exposición debería ser baja, ahora invertiríamos la mitad de nuestra cartera', señala Julián Coca, de Inversis.

Las compañías preferidas son las que cuentan con fuertes posiciones en los sectores en los que operan -siempre son mejores los líderes-, que estén bien capitalizadas y que cuenten con una sólida estructura financiera. También apuestan por las empresas que están en sectores con un alto perfil defensivo, como las telecomunicaciones y las eléctricas, que cuentan con un flujo asegurado de ingresos y con una cierta protección por las tarifas fijadas por los Gobiernos. Sara Duce, de Deutsche Bank, cita además las farmacéuticas: 'Siempre con un objetivo de rentabilidad a medio y largo plazo', concluye. Javier Ruiz Peinado, de Saxo Bank, alerta sobre el significativo apalancamiento y las elevadas necesidades de financiación de las energéticas y tecnológicas, aspectos que ahora pueden traducirse en reveses en los mercados.

Sobre la posible vuelta a los valores financieros, la cautela que siempre se recomienda se cita con más énfasis. Aunque existen bancos que no están afectados por la contaminación de activos poco recomendables, la crisis del consumo, los problemas de solvencia y el aumento de la morosidad afecta a casi todos. Además, los planes de rescate evitan las quiebras, pero no van a impedir la reducción de los beneficios.

Pero el recorte de resultados podría no sólo afectar al sector bancario. Este es un temor que cunde entre analistas y gestores, que se esperan que algunas compañías presenten profit warnigs -advertencias de que los beneficios no alcanzarán las expectativas- al no poder cumplir sus objetivos de 2009. En las cuentas de los nueve primeros meses del año presentadas hasta ahora hay de todo: las de la estadounidense Google han sido calificados de buenas, y las de IBM y Coca-Cola han batido las previsiones. En el lado contrario, están la finlandesa Nokia y el estadounidense Citi. En cualquier caso, los recortes han comenzado y las expectativas están bajando. Para el tercer trimestre de este año, Thomson Reuters espera una caída del beneficio agregado del 7,4% para las empresas que forman parte del S&P 500, cuando en julio se esperaba un crecimiento del 12,6%. La reducción es sustancial. También en el caso del Dow Jones Stoxx 600 se están acelerando las revisiones a la baja de los beneficios. Se estima que el beneficio por acción para este año retroceda un -2%, frente a la caída del 0,9% que se preveía en la semana que concluyó el 10 de octubre.

En España, los de Banesto y Bankinter han sido mejores de lo esperado, pero los expertos han recortado las expectativas para 2008 respecto a principios de año en el 68,6% de las compañías -24 de 35- del Ibex. Peor suerte, incluso, han corrido los precios objetivos, puesto que tan sólo tres empresas del índice de referencia de la Bolsa española se han librado de algún tipo de recorte, según el consenso recopilado por FactSet.

En este contexto, los analistas y gestores advierten que los bajos PER de los principales índices bursátiles podrían experimentar subidas significativas en la medida que los resultados sean revisados a la baja. Esto, por supuesto, incluye al Ibex 35, que ahora cuenta con un PER de 8,46 veces para este año, según Bloomberg. Es otra de las caras negativas de esta errática etapa: sin duda existen gangas, pero no es tan fácil detectar cuáles pueden ser un espejismo.

El euro se mantiene en 1,34 dólares

La confianza ante las medidas tomadas por los Gobiernos europeos contra la crisis financiera se trasladó a la cotización del euro frente al dólar en los dos primeros días de la semana, pero en las sesiones posteriores parte de lo ganado. Cerró en los 1,34 dólares, un nivel similar al que había concluido el viernes precedente. De esta forma, la moneda única baja un 7,5% en relación a la divisa estadounidense en lo que va de año. El euro perdió también contra la libra esterlina en la pasada semana. Según los expertos, se puede seguir imponiendo el pesimismo respecto a la recuperación económica del área euro y la posibilidad de que entre en recesión, por primera vez, desde la creación de la moneda.

La OPEP reacciona para frenar la caída del crudo

La salida de los hedge funds y el sentimiento de que la recesión económica mundial conllevará una reducción del consumo global ha empujado a la baja la cotización del crudo a ambos lados del Atlántico. El aumento de los stocks en Estados Unidos movió los precios en la misma dirección, y el jueves el Brent -referente en Europa- llegó a cotizar a 65 dólares el barril-. La caída acumulada en esa día desde máximos de julio era del 55%. Pero la reacción de la OPEP no se hizo esperar y ha convocado una reunión de emergencia para el 24 de noviembre, con la perspectiva de aprobar un recorte de la producción. Como consecuencia, el Brent rebotó un 3% hasta los 69,60 dólares el barril.

Rentabilidad superior al 4% para el bono alemán

La rentabilidad del bono alemán a diez años -que se mueve de forma inversa el precio- se mantuvo durante toda la semana por encima del 4%, cerrando a 4,012%. Este activo mantiene todavía un significativo diferencial con su homólogo español, cuya rentabilidad superó el umbral del 4,68% el lunes, aunque terminó la semana en el 4,498%. Pero lo más espectacular de la semana en el mercado de la renta fija fue la acogida que los inversores dieron a las subastas de las letras del Tesoro a tres y 12 meses, con lo que los tipos marginales cayeron al 3,25% y el 3,405%, respectivamente. Estas últimas habían rentado un 4,34% en la subasta anterior.

La guía del análisis técnico

Ibex 35

La reacción alcista del lunes y el martes lo llevó a tocar los 10.572 puntos intradía, lo que suponía recuperar un 61,8% del último tramo bajista. Si los superaría, se abriría la posibilidad de que llegara a los 12.000 puntos. Desde Noesis, señalan que su soporte más poderoso radica en los 8.838 puntos. Antes puede buscar apoyo en los 9.146 puntos.

Dow Jones

Los soportes de medio plazo, entre los 9.700 y 10.000 puntos, fueron incapaces de frenar los retrocesos. Sin embargo, después rebotó con virulencia hasta los 9.785 puntos. A juicio de los expertos de Noesis, la clave está en que no pierda los mínimos anuales intradía de 7.884 puntos. Más abajo, la referencia está en los 7.500 puntos, nada menos que los niveles más bajos del año 1998.

Euro stoxx 50

Ha chocado contra su antiguo soporte -ahora resistencia- en la semana, en torno a los 2.850 puntos. Al igual que en el Ibex 35, su principal soporte se sitúa en el mínimo anual intradía del 10 de octubre, los 2.327 puntos, Si lo perforara a la baja en las futuras sesiones, habría que mirar hacia los 1.850 puntos, los mínimos que marcó en el mes de marzo de 2003.

S&P 500

Su referencia clave está en los mínimos de 770 puntos que marcó en marzo de 2003. Los expertos técnicos subrayan, con todo, que el entorno de los 800 puntos es muy relevante, ante su elevada carga psicológica. Eso sí, al igual que en el resto de los índices, el mínimo intradía del pasado 10 de octubre, en los 839 puntos, se configura como un escudo ante eventuales bajadas.

La opinión de los expertos

Rosa Duce, Deutsche Bank

'Los programas de rescate aprobados por las autoridades de EE UU y Europa son una forma de evitar quiebras bancarias, pero no impedirán una reducción de los beneficios, pues sigue subiendo la morosidad, se reducen los volúmenes de crédito y bajan las comisiones. Esto hace que seamos muy cautos a la hora de recomendar la inversión en el sector financiero. Tan sólo apostaríamos por algunas empresas de seguros'.

Bruno Berry, Aviva

'El sentimiento de los inversores está en niveles históricamente bajos, y esto significaría que es el momento de empezar a comprar acciones. Sin embargo, el mercado desconfía de las valoraciones y parece estar dominado por vendedores 'forzosos', especialmente los hedge funds. La cuestión clave es cuándo finalizará el proceso de desapalancamiento. Así, lo más prudente es comenzar a comprar sin apostar aún todo el dinero'.

Q. Fitzsimmons, Threadneedle

'Creemos que la crisis tiene todavía mucho que decir y que el desapalancamiento seguirá siendo crucial por un tiempo, lo que afectará a una amplia gama de activos. Por ejemplo, no esperamos que la crisis residencial de EE UU, Reino Unido y otras partes de Europa se recuperen, por lo menos, hasta dentro de 12 meses. Con el desempleo al alza y los salarios a la baja, es probable que el consumo continúe siendo frágil'.

Colin Beveridge. SWIP

'Las razones de esta crisis son muy diferentes a las que hemos experimentado anteriormente: hay un exceso de apalancamiento que choca con bajos niveles de provisiones. La lucha contra estos problemas tiene como objetivo permitir descongelar los mercados de crédito después de que hubiesen sido paralizados. La confianza en los mercados financieros ha sido golpeada y necesitará tiempo para arreglarse'.

El oráculo: Buffett aboga por entrar ya

El oráculo de Omaha, Warren Buffett, ha lanzado un mensaje de tranquilidad a través de un artículo publicado en el diario The New York Times. Explica que ha llegado el momento de comprar acciones -se refiere fundamentalmente al mercado estadounidense- y señala que, hasta el momento, mantenía su inversión personal en bonos del Estado. Eso sí, el multimillonario reconoce que el mundo financiero es un 'desastre' y que en el corto plazo seguirán llegando malas noticias en el ámbito económico.

El mercado interbancario consigue relajarse

Lo están consiguiendo. El ataque concertado de las autoridades mundiales contra la falta de liquidez en los mercados interbancarios ha dado frutos en su primera semana. Las medidas, acordadas el pasado fin de semana, ni siquiera han entrado en funcionamiento, pero su efecto ya es real. Son, esencialmente, cuatro: avales gubernamentales para emitir deuda, inyecciones de capital y provisión de liquidez por parte de los organismos monetarios. La tensión de los diferentes termómetros del mercado ha caído bruscamente. Con todo, José Luis Martínez Campuzano, economista de Citi en España, aboga por medidas adicionales, como más rebajas del precio oficial del dinero. En la zona euro, se sitúa en el 3,75% tras el recorte de 50 puntos básicos que llevaron a cabo de forma concertada la Fed y el BCE el jueves 8 de octubre. El experto aboga también por que este último organismo penalice la acumulación de liquidez.

¦bull; Euríbor. Revela el miedo de las entidades de la zona euro a prestarse dinero entre sí. En las últimas seis jornadas, ha bajado en todos los plazos. El euríbor a 12 meses -al que está referenciada la mayoría de las hipotecas en España- finalizó el viernes en el 5,202%, frente al 5,512% correspondiente al 9 de octubre. Son sus niveles más bajos desde el pasado 5 de junio. Entre tanto, la referencia a 3 meses ha pasado al 5,045% desde el 5,393%.

¦bull; Líbor. London Interbank Offered Rate. Es la referencia en cuanto a los créditos empresariales. El líbor a un año ha descendido en las últimas seis jornadas 26,2 puntos básicos -100 equivalen a un punto porcentual-, hasta el 3,972%. Marcó su máximo histórico en el 4,234% el pasado 9 de octubre. Por su parte, el líbor a tres meses ha pasado al 4,419% desde el 4,819% del 10 de octubre.

¦bull; Ted Spread. Es el diferencial entre las letras estadounidense a tres meses (que rentan en torno al 0,86%) y el líbor a tres meses. Se sitúa en el 3,57%, de forma que se aleja del récord que marcó el pasado 10 de octubre en el 4,635%.

¦bull; CDS. Al margen del mercado interbancario, los credit default swaps (CDS), que miden la prima de riesgo de la deuda de las entidades financieras, han bajado hasta niveles que no se veían desde junio en la mayoría de los bancos y cajas. Aunque el mercado de CDS es poco líquido, sí se ha confirmado la capacidad predictora de este indicador a la hora de detectar entidades con problemas. Como ejemplos, los CDS de BBVA y Santander cerraron el viernes en 68,3 y 77,2 puntos básicos, respectivamente, sus cotas más bajas desde el mes de junio.

¦bull; Itraxx Crossover. Este índice de derivados de crédito mide el riesgo de impago de 50 compañías europeas que emiten bonos de alto rendimiento. Al contrario que el resto de los indicadores, marca niveles récord. De hecho, el viernes alcanzó su máximo intradía en los 765 puntos básicos.