Iberia espera cerrar la fusión con British Airways la próxima primavera

El presidente de Iberia, Fernando Conte, apuntó a la próxima primavera como "objetivo razonable" para que culmine el proceso de fusión entre la aerolínea de bandera y British Airways (BA), pese a todavía no hay una fecha cerrada, por lo que consideró prematuro establecer un calendario cuando todavía no se ha definido la propuesta de ecuación de canje para la operación.

Conte, que evitó dar detalles de la operación, aseguró que en estos momentos ambas compañías trabajan en "distintas áreas" y confirmó que ya se ha pedido la pertinente autorización a las autoridades de la competencia.

"El elemento principal, que está por definir, y en el que estamos trabajando intensamente es el futuro plan de negocio conjunto y de las sinergias", aclaró el presidente de Iberia en el marco de la feria 'MRO Europev' que se está desarrollando en el recinto ferial del Ifema en Madrid.

Al respecto, indicó que primero habrá que ver cómo evolucionan los elementos fundamentales de la operación, es decir el plan de negocio y las sinergias que puedan obtener ambas compañías.

Conte señaló que la fusión debe tener un "sentido industrial" para propiciar un "futuro más fuerte para ambas compañías". "En eso es en lo que estamos trabajando ahora", insistió.

El presidente de Iberia se mostró convencido de que el resultado será "bueno" y "positivo", y destacó que en la medida en que eso sea así se comunicará a los mercados y, de alguna manera, se estimulará a los accionistas para que apoyen la operación. "Todavía no hemos terminado este trabajo", puntualizó.

Sin ecuación de canje

No obstante, dejó claro que los accionistas de BA y de Iberia tendrán que definir sus intereses a la hora de establecer la ecuación de canje en la nueva empresa, al ser preguntado si el consejo de Iberia ya cuenta con una propuesta en ese sentido. "Para eso, están los bancos trabajando, UBS para la compañía británica, y Morgan Stanley como asesor de Iberia", afirmó.

A mediados de este mes, los accionistas españoles de Iberia pidieron al consejo de administración de la compañía que lograra "la mejor ecuación de canje posible" para defender sus intereses de cara a la fusión con British. Algunos medios publicaron entonces que existía cierto temor entre los acciones a que el equipo gestor no lograra una ecuación favorable para su presencia en la nueva compañía.

"Tenemos analistas y bancos de inversión dentro y fuera de nuestro proyecto que hacen especulaciones con arreglo a otras experiencias de este tipo. El caso de Air France-KLM es un ejemplo obvio que podemos estudiar en paralelo, no obstante, las condiciones actuales, tanto financieras como de demanda, necesitan una adaptación para nuestro propio plan de negocio", subrayó.

Aunque todavía no se ha establecido en qué país estará la sede, Conte apuntó que como compañía europea se ubicará en un país europeo, pero avanzó que tendrá dos sedes operativas en el Reino Unido y en España y que las marcas seguirán siendo las que conocemos.

"Queremos ser dos líneas aéreas unidas mucho más fuertes de lo que somos ahora y para eso hay que plasmar un plan de negocio, que nuestros consejos y junta lo aprueben y que el mercado también acepte la fusión como lo mejor para su futuro", recalcó.

Acuerdo con American Airlines

Preguntado por la posibilidad de que la futura compañía lance una oferta sobre American Airlines (AA), Conte recordó que las compañías europeas no pueden comprar compañías americanas y viceversa.

"Regulatoriamente todavía existen barreras importantes de cara al futuro; no obstante, hemos firmado un acuerdo de 'joint venture' para el negocio conjunto en las rutas del Atlántico Norte, "avanzó.

Explicó que dicho acuerdo está pendiente de aprobación por parte de las autoridades de la competencia en Estados Unidos por lo que, en caso de ser autorizado, se tratará de "un negocio conjunto, aunque no haya intercambio de capital y no haya fusión de ningún tipo entre AA, BA e Iberia".