Construcción

El beneficio de Ferrovial baja un 92,2% entre enero y junio

La pujanza del euro frente a la libra y el dólar, y un distinto perímetro de consolidación por diversas desinversiones en 2007, han rebajado el resultado neto de Ferrovial en la primera mitad del año en un 92,2%, hasta los 58,7 millones. Las ventas son un 5,1% menores, las inversiones se han disparado un 130,5% y ha caído la deuda en 1.561 millones.

Que el 63% de la facturación del grupo de construcción y servicios Ferrovial dependa del exterior indica su escasa exposición al frenazo de la construcción en España, pero deja sus cuentas al descubierto ante la depreciación de monedas como la libra británica (-15,2%) o el dólar estadounidense (-15,7%) frente al euro. Excluidos todos los efectos que enmascaran la evolución de la actividad, como el citado tipo de cambio, resultados recurrentes o la variación del perímetro de consolidación por desinversiones, el grupo que controla la familia Del Pino cierra los seis primeros meses del año con un ascenso en las ventas del 4% y una caída en el Ebitda del 3,8%.

Pero la realidad es más amarga. Ferrovial presentó ayer una facturación en el primer semestre de 6.734,8 millones (un 5,1% menor que en junio de 2007), un Ebitda con una rebaja del 12,5%, hasta los 1.284,2 millones, y un beneficio neto, de 58,7 millones, que sale mal parado en su confrontación con los 756 millones de hace un año (un 92,2% menos).

El descalabro del resultado neto no es tal si se tiene en cuenta que los extraordinarios (la venta de los aeropuertos de Sidney y Budapest) aportaron 705 millones al beneficio en la primera mitad de 2007, frente a los 213 millones que registra Ferrovial hasta el pasado mes de junio de 2008.

FERROVIAL 24,48 2,77%

Por áreas, la de peor comportamiento es la construcción, con un frenazo en ventas del 5% que se acentúa en el mercado doméstico hasta el 13%.

El otro lastre para el grupo es el gestor aeroportuario británico BAA: el gasto financiero derivado de la participación en esta empresa asciende a 630 millones, frente a los 546 de 2007; los resultados en euros se ven afectados por la depreciación de la libra y se han encarecido los costes de seguridad, a lo que se suman mayores amortizaciones por la puesta en marcha de la Terminal 5 de Heathrow. En todo caso, Ferrovial espera recuperar las subidas de costes gracias a la reciente revisión de las tarifas de sus aeropuertos regulados: 'BAA doblará el Ebitda en cinco años', señala el director financiero del grupo, Nicolás Villén.

Desde Ferrovial se hizo ayer hincapié en que 2008 sigue siendo un periodo de expansión para la entidad, con inversiones durante el semestre por 1.596 millones especialmente en aeropuertos y autopistas. Además, se han destinado otros 60 millones a generar autocartera y 105 millones a elevar la participación en Cintra.

Vista la tarta de ingresos, Ferrovial se parece cada vez menos a lo que fue. La construcción sólo representa el 12% del resultado bruto de explotación, por un 88% procedente de aeropuertos, servicios y autopistas. De hecho, la cartera de servicios, con 9.908 millones en contratos, supera a la de construcción, valorada en 9.217 millones. En cuanto a diversificación geográfica, los negocios en España siguen perdiendo peso en la cifra global y son responsables del 37% de la facturación.

Volcada en la gestión de su deuda, Ferrovial declara 28.702 millones, 1.561 millones menos que hace un año especialmente por la pérdida de valor de la libra. De esa cantidad, BAA aporta 16.231 millones y Cintra otros 8.586 millones, como áreas más endeudadas.

Emisiones de bonos a la vista

'BAA esta preparada para emitir bonos y el objetivo es empezar antes de que acabe el año', explicó ayer el director financiero de Ferrovial, Nicolás Villén. La filial británica tiene capacidad para colocar hasta 50.000 millones de libras en las próximas décadas y, según Villén, una operación 'lógica' para este gestor de aeropuertos partiría de un mínimo de 1.000 millones de libras: 'La cantidad final dependerá de la capacidad de absorción del mercado', expresó el directivo.

BAA tiene pendiente la venta del 75% de su negocio inmobiliario, y Ferrovial traspasará el aeropuerto de Belfast. Sobre estos extraordinarios, Villén espera su impacto en las cuentas del segundo semestre. En cuanto a la posible desinversión en tres aeropuertos británicos por mandato de la Comisión de Competencia de Reino Unido, Ferrovial no ha tomado aún una postura pese a que deberá defenderla el 17 de septiembre.