Energía

Iberdrola baraja pujar por la primera planta nuclear de Turquía

Iberdrola está estudiando participar en el concurso abierto por el Gobierno turco para construir la primera central nuclear del país. El grupo español ultima una decisión junto al consorcio local Sabanci y la estadounidense General Electric. El Ejecutivo de Ankara ha fijado el 24 de septiembre como límite.

Iberdrola quiere seguir adelante con su apuesta por la energía nuclear. Ahora, su nuevo objetivo es Turquía, donde el Gobierno está impulsando una modernización del sistema eléctrico general que incluye, entre otras medidas, la construcción de la primera central de fisión del país, cerca de la ciudad de Akkuyu.

El proyecto está valorado en unos 8.000 millones de dólares (5.405 millones de euros) y, para llevarlo a cabo, el Ejecutivo de Ankara ha decidido abrir un concurso de ofertas que tiene como plazo límite el próximo 24 de septiembre.

Iberdrola está barajando presentar una oferta definitiva junto al holding turco Sabanci y el grupo estadounidense General Electric. "El proceso de adjudicación está todavía en una fase preliminar y estamos a la espera de que se clarifiquen las condiciones definitivas. Pero estudiamos todas las operaciones que consideramos interesantes", señalaron desde la eléctrica.

IBERDROLA 11,00 0,78%

Ayer mismo, el ministro de Energía turco, Hilmi Guler, se reunió con representantes de las empresas que se han interesado por la licitación, entre los que se encontraban responsables de Sabanci, informó Bloomberg. Entre los aspirantes a construir la central también figuran el grupo francés Vinci, el belga Suez, el chino China Guangdong Nuclear Power, el canadiense AECL, el japonés Itochu y el grupo público ruso Atomstroyexport.

Al término del encuentro, el ministro explicó que había rechazado la petición de cuatro empresas de contar con mayor tiempo para hacer sus propuestas. "No vemos con buenos ojos prolongar el proceso. En cambio, las empresa deben trabajar más para cumplir los requisitos", indicó. Guler recordó que Turquía necesita la energía nuclear para garantizar la seguridad del suministro eléctrico, combatir el cambio climático y contar con un tipo de energía "barata, sostenible y respetuosa con el medio ambiente".

En caso de que, finalmente, presente una oferta, la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán cuenta con varios puntos a favor para llevarse el contrato. Uno de ellos es, además de la experiencia contrastada de General Electric en el sector nuclear, la importancia del socio local. Sabanci es uno de los holding empresariales más importantes de Turquía, con más de 70 empresas, 53.000 trabajadores y una facturación cercana a los 11.000 millones de euros el pasado ejercicio.

El grupo, además, ya está participando de forma muy activa en la reordenación del mapa energético turco. Recientemente, Sabanci junto a la austriaca AG han resultado los adjudicatarios de la distribuidora eléctrica regional Bedaç (que atiende a la capital Ankara) en un proceso privatizador en el que han desembolsado 1.225 millones de dólares (828,5millones de euros).

No obstante, es previsible que a la construcción de la central nuclear también opten otros grupos turcos con posibilidades, como Alarko, Hema Enerji o Dogan, éste último, asociado a la canadiense Bruce Power.

La otra baza principal que puede jugar Iberdrola en el concurso es su propia trayectoria en el sector. En España, la compañía es el mayor operador nuclear, con presencia en todas las centrales en funcionamiento. Su filial de ingeniería participa en más de 20 proyectos relacionados con plantas de este tipo en una decena de países (Francia, México, Brasil, Rusia y Eslovaquia, entre otros).

La eléctrica cuenta con 3.344 megavatios de potencia nuclear instalada, que el año pasado generaron 22.216millones de kilovatios hora, lo que representa el 18% de la producción eléctrica total del grupo. Iberdrola ha mostrado su interés por participar en la ampliación del parque nuclear que va a impulsar el Gobierno del Reino Unido próximamente y, este mismo año, cerró un acuerdo para desarrollar y explotar las unidades 3 y 4 de la central nuclear de Cernavoda, en Rumanía, junto a otros seis grupos europeos.

Más de 160 millones en una nueva eólica en Perú

La filial de energías renovables de Iberdrola está analizando la posibilidad de invertir 240 millones de dólares (162,5 millones de euros) en parques eólicos en Perú, según avanzó ayer el ministro de Energía y Minas del país, Juan Valdivia.

En concreto, la eléctrica está trabajando en un proyecto de 240 megavatios de potencia que servirá para suministrar electricidad a 80.000 familias de la costa sur peruana, explicó el ministro a la agencia Bloomberg.

"La energía renovable garantizará el desarrollo del país. Necesitamos diversificar el suministro energético de Perú para depender menos del petróleo", añadió. Perú ha dado licencias para la construcción de 37 parques eólicos por un total de 5.500 megavatios, en el marco de un plan de desarrollo energético de 2.712 millones de euros. SEGUNDA CENTRAL

El Gobierno turco tiene entre sus planes abrir otra licitación pública para la construcción de una segunda central nuclear que, en esta ocasión, no estaría en la vertiente del Mediterráneo sino en la del Mar Negro. En concreto, cerca de la ciudad de Sinop.