Tendencias

Retrato robot del absentista laboral

Las faltas al trabajo se duplican en España en los últimos cuatro años, según Adecco TrainingTendencias

Con Ronaldinho, Rijkaard siempre medía sus palabras con la intención de no herir al jugador. Cuando llegaba con retraso a los entrenamientos del Barcelona, el técnico lo recibía con buena cara y se ponía a correr con él. Pero alguna cuestión de fondo afectaba al jugador. Desmotivado y aburrido, el brasileño y su club excusaban sus ausencias alegando problemas de salud. La afición llegó a no tragarse tanta enfermedad y tanta lesión. Le ocurría algo más.

Lo suyo, para muchos, era puro absentismo laboral. Una mala práctica laboral que no cesa de ganar terreno en España, donde según un informe presentado ayer por la consultora Adecco Training, se ha duplicado en los últimos cuatro años pasando del 3% al 6%. Ese porcentaje sitúa a España por encima de la media europea, en el 4%.

Los perfiles administrativos -sector servicios, funcionariado y seguros- son los más proclives a ausentarse de manera reiterada de su puesto. Y las mujeres entre 26 y 35 o mayor de 55 años, por las dificultades para conciliar vida familiar y laboral, quienes con mayor frecuencia se ausentan. En general -justifica Mercedes Rodríguez, consultora de Formación de Adecco- porque se sienten desmotivados. Ya que la mayoría de las faltas son injustificadas. En buena parte, el perfil psicológico del absentista determina que así suceda. Según describe Adecco, las personas con un nivel de estudios, introvertidas e inseguras, además de con baja autoestimada y limitada capacidad de comunicación suelen tener mayor predisposición al absentismo.

El síndrome posvacacional

Ronaldinho fue amonestado con cinco días sin jugar después de retrasar 48 horas su incorporación al club a costa de prolongar sus vacaciones de Navidad. No fue la única falta del brasileño ni el primer caso de absentismo en el colectivo de futbolistas. Junto a él, Deco fue castigado a entrenarse solo. Y es que la época posvacacional registra la mayoría de faltas laborales. Tras temporadas de descanso prolongadas, la reincorporación al puesto laboral se antoja complicada para buen número de trabajadores. 'La vuelta a la rutina requiere un periodo de adaptación y es frecuente que aparezcan síntomas de desequilibrio físico y emocional', advierte Adecco en su informe.

Actuar contra este síndrome representa hoy uno de los principales retos empresariales en materia de gestión de recursos humanos. En la conferencia titulada El control del absentismo y la rotación, Mercedes Rodríguez desglosó ayer una serie de herramientas para combatir esa epidemia.

El termómetro de este mal laboral se mide a través del rendimiento. 'Es éste el que influye en la satisfacción y no al contrario', matiza Mercedes Rodríguez. 'Observar la productividad del empleado facilita anticiparse al absentismo', aconseja. Más vale prevenir... primero, con los de arriba, cuya forma de dirigir moverá el ánimo general de la compañía, para luego, seguir en escala, hacia abajo.

Adecco propone actividades de coaching (análisis de competencias y actitudes), planes de incentivos y de motivación (ocio y excursiones), hasta programas de retribución para rebajar esta tendencia. En el caso de Ronaldinho, quizá los 12 millones de euros mensuales que le ofrece el Manchester City estimulen su trabajo.

Las mujeres se ausentan más por conciliar

Ellas faltan más que ellos. Pese a los esfuerzos de muchas organizaciones por flexibilizar jornadas laborales y disponer de instrumentos para compatibilizar tareas (guardería, reducción de horario, teletrabajo...), las dificultades para conciliar vida familiar y laboral continúan enfrentándolas con la disyuntiva de elegir o solaparlas. Ellas, que asumen más cargas fuera del trabajo, son también las que más se ausentan de su puesto.