CincoSentidos

África viaja a Valencia

El Bioparc abre sus puertas con un concepto de zoo sin barreras que recrea distintos ambientes

Rinocerontes, leones, antílopes, jirafas… Una muestra de la fauna de África pasea libremente a escasos metros del centro urbano de Valencia. El nuevo Bioparc, inaugurado esta semana, permite contemplar a un buen número de especies en una recreación de sus hábitats naturales. Es un concepto de parque zoológico sin rejas ni jaulas. Sólo la propia estructura del parque, que oculta y disimula las barreras, separa a los visitantes de los animales.

'Es una zoo-inmersión, ya que el visitante se sumerge totalmente en los hábitats salvajes', explican desde Rain Forest, la empresa que ha diseñado el recinto y que ha invertido 60 millones de euros en este nuevo zoo ubicado en el parque de cabecera de la ciudad, en lo que antiguamente fue el cauce del río Turia en su entrada a la trama urbana de la capital valenciana.

El Bioparc se ha convertido en una nueva atracción en la ciudad y salda al mismo tiempo la cuenta pendiente de contar con un zoo digno, tras décadas en que el único espacio en el que se podían contemplar animales era el recinto del parque de Viveros, donde las condiciones eran del todo indignas, como se encargó de denunciar durante tiempo el propio director de aquel zoo, Ignacio Docavo, a quien se ha dedicado el nuevo parque.

En algo más de ocho hectáreas, el Bioparc ha reproducido tres ecosistemas distintos, la sabana, el África ecuatorial y la isla de Madagascar. En cada una se pasean las especies propias de esa zona. Así, en la sabana se pueden ver cebras, impalas, marabús, grullas o jirafas. En la zona que representa al África ecuatorial se recrean varios ecosistemas en los que los elefantes, los gorilas, los leopardos o los antílopes tienen su sitio. Finalmente, la zona de Madagascar, una isla con gran número de especies únicas en el mundo, acoge, por ejemplo hasta siete especies de lemures, entre ellas algunas en grave peligro de extinción.

Precisamente la conservación de especies, así como la posibilidad de su reproducción en cautividad, es uno de los compromisos que ha adquirido Rain Forest, que ha creado el Bioparc con una concesión del Ayuntamiento de Valencia. 'Queremos ser un zoo completo y que sea respetado por ser activo en la conservación de especies y en la educación', explica Koen Brouwer, director del recinto. A ello contribuirán un buen número de biólogos y veterinarios que forman parte de la plantilla del recinto.

Brouwer aspira a acercar su pasión por los animales a los habitantes de la ciudad y aproximarles a la naturaleza. A ello contribuirán los alrededor de 4.000 animales de 250 especies que pasean por esa África recreada en plena Valencia. Si hace unos años la ciudad estrenó uno de los parques oceanográficos más grandes de Europa en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, ahora la naturaleza sale a la superficie.

Un día en el parque por 20 euros

El precio de la entrada para los adultos es de 20 euros. Para los niños mayores de tres años, 15. Los abonos anuales cuestan 41 euros para los adultos y 31 para los niños. Los grupos y colegios tienen precios especiales. El horario es de 10 a 18 horas en invierno y hasta las 21 horas en verano.

Al margen de contemplar los animales, el Bioparc está pensado como un espacio de ocio al estilo de un parque temático. En el interior hay una zona comercial y varias áreas de restauración. Al parque no se puede entrar con comida.

En la recreación de los espacios naturales se han utilizado tanto especies vegetales auténticas como imitaciones, algo que también ocurre con las rocas.

El Bioparc ocupa diez hectáreas en la zona oeste de la ciudad. En el futuro está previsto ampliarlo, con nuevas zonas naturales del mundo y nuevas especies. Rain Forest tiene una concesión del Ayuntamiento de Valencia para los próximos 50 años.